Indice Anterior Siguiente

En el 40 Aniversario... un comentario...

Una familia que ha fructificado


Por: Lic. Magali González Camacho

Cuarenta años, cuatro décadas, casi medio siglo, son cifras que junto a otros elementos indicativos pueden resultar insignificantes ... Pero si las mismas se plantean para describir ", una intensa labor estudiantil", "un ininterrumpido quehacer informativo", "un dedicado trabajo extra - docente "una información actualizada, didáctica y científica", y se aclara demás que los conceptos señalados identifican a una de las publicaciones periódicas más antiguas del país -a pesar de ser escrita y dirigida por estudiantes-, entonces podemos decir, sin temor a equivocarnos, que se trata de la revista "16 de abril", el órgano informativo de los estudiantes de Ciencias Médicas de Cuba.

Para mi, que he permanecido dieciséis de esos fructíferos cuarenta años, compartiendo con varias generaciones de la juvenil familia, ha sido una rica e inolvidable experiencia, que me ha permitido desempeñar mi profesión como periodista, pero también, adentrarme en el interesante mundo de la Medicina.

Aquí, en la "16 de abril", los estudiantes que han sido dirigentes o colaboradores de la publicación, desde los primeros hasta el último año de la carrera, han ido dejando en sus páginas el resultado de los trabajos premiados en jornadas científicas, la labor sistemática como insomnes compañeros de los libros, los conocimientos de su activa participación en las aulas y el desbordante entusiasmo en cualquiera de las tareas docentes o no, que les ha correspondido cumplir en las diferentes etapas.

Sin dudas, resulta estimulante haber convivido en la labor editorial con muchos de esos jóvenes que hoy prestigiosos especialistas, laboriosos Médicos de la Familia, profesores y hasta connotados cuadros científicos. Por eso, constituye ocasión propicia recordar aquel 5 de mayo del año 1984, en el Palacio de las Convenciones, cuando el Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz, reunido con los estudiantes de Ciencias Médicas, accedía a la solicitud de los que entonces dirigían la revista, de incorporar una pequeña plantilla de trabajadores de la misma.

A partir de aquel momento, hermanados en un objetivo común -estudiantes y trabajadores- hemos luchado con tesón, a pesar de todas las dificultades objetivas y subjetivas, para lograr una publicación a la altura de estos tiempos, tratando de que cada día responda más a los intereses de los estudiantes, sea más didáctica, científica y amena.

Han transcurrido ya cuarenta años desde su creación, y la revista no ha interrumpido ni por un minuto su diario batallar; esta es una realidad que nos enorgullece y nos compromete aún más a redoblar todos los esfuerzos para que se mantenga viva, cumpla su cometido y perdure en el futuro.

Como todo buen labrador espera con ansias que las semillas que siembran fructifiquen, yo, como parte de este colectivo, me siento satisfecha, porque nada puede resultar más reconfortante que ver convertidos en médicos a aquellos jóvenes que tímidamente preguntaron al presentar su primera colaboración en la revista: -¿le pareció buena esta nota breve?, -¿cómo encontró el ¿cuál es su diagnóstico? ... ni mucho menos dejar pasar un homenaje tan bonito como el recibido de los compañeros de la Dirección de Publicaciones Periódicas, en la recién finalizada décima edición de la Feria Internacional del Libro.

Compartir en el stand con el compañero Luis Camejo, un eterno defensor y amigo de la revista, así como el resto de los integrantes de dicha institución; encontrarnos con otros editores, y sobre todo, con el público que participó en el concurso alusivo al 40 aniversario de la publicación, además de recibir el Diploma de Reconocimiento por los resultados de la labor editorial, fue para mi y el resto del colectivo una agradable sorpresa que constituye un estímulo, y a la vez nos convoca a ser cada día más exigentes con nuestro trabajo, para mantener y elevar aún más el nivel alcanzado.
Por eso hoy, me atrevo a expresar con orgullo que todo lo que hemos logrado ha sido posible porque "somos una familia que ha fructificado".

Indice Anterior Siguiente