Indice Anterior Siguiente 
ACIMED 2000;8(3):216-20
Formato PDF

INFORMES TÉCNICOS

Los servicios de información en salud en la provincia de La Habana

Rosa Bermello Navarrete,1 Ivi M. Kessel Sardiñas2 y Héctor Herrera Medina3

A las puertas de un nuevo milenio es evidente el incremento extraordinario de la demanda social de información. En la llamada "era de la información" no es concebible la existencia de investigaciones científicas sin el empleo de las nuevas tecnologías de comunicación e información. En el campo de la salud, el uso de la información, tanto para la asistencia como para la investigación es una condición imprescindible e insoslayable.

El progreso integral de una nación implica su desarrollo científico-técnico y, por consiguiente, el desarrollo de su acervo de información, donde se atesoren tanto fuentes nacionales como internacionales. No puede existir una ciencia vigorosa, sin una sólida base informacional, generada a partir de investigaciones nacionales sólidas y rigurosas.1

En Cuba existe un sistema único de salud dirigido por el Ministerio de Salud Pública, que cuenta con un subsistema encargado de garantizar la información cientifico-técnica con rapidez, eficiencia y eficacia a los profesionales que laboran en la esfera de la salud. El Sistema Nacional de Información en Ciencias Médicas (SNICM) está formado por el Centro Nacional de Información en Ciencias Médicas (CNICM), como órgano cabecera, 13 centros provinciales y el municipio especial Isla de la Juventud, así como por 784 bibliotecas y pequeñas unidades de información situadas en las diferentes dependencias del Sistema Nacional de Salud (SNS).2

En cada provincia del país, el Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas (CPICM) responde por el aseguramiento de información a los profesionales del sector de la salud en su respectivo territorio. A continuación se exponen los servicios de información en salud brindados por el CPICM de La Habana en el período 1995-1999.

El trabajo de los centros provinciales de información de ciencias médicas

Entre las funciones que desarrollan los CPICM en cada provincia se encuentran:

El CPICM de La Habana como parte de la Red de Información en Ciencias Médicas

Con la inauguración en 1980 del CPICM en Güines, el núcleo hospitalario-asistencial más importante de la provincia de La Habana, se sentaron las bases para el desarrollo de una red de bibliotecas médicas que hacen frente a las necesidades de información de los profesionales y técnicos de la salud.3

En 1982 se inició el desarrollo de la red provincial de información en ciencias médicas con la apertura de bibliotecas médicas en Güines, Guanajay, Artemisa, San Antonio de los Baños, Güira de Melena, San José de Las Lajas, Melena del Sur y San Nicolás de Bari así como de libreros en Caimito, Bauta, Batabanó, San José de las Lajas, Santa Cruz del Norte, Güines y Nueva Paz, municipios de mayor desarrollo de la provincia con posterioridad se ha incrementado el número de bibliotecas en unidades de salud hasta cubrir actualmente los 19 municipios de la provincia, a la vez, que se ha seguido la política de eliminar los libreros y convertirlos en bibliotecas. Hoy la red cuenta con 8 bibliotecas en hospitales, 21 en policlínicos, 3 en institutos politécnicos de la salud, 2 en clínicas estomatológicas, 3 en centros de higiene y epidemiología y una en el centro provincial.

La creación y consolidación de esta red constituyó un elemento esencial para el desarrollo de la docencia y la investigación en la provincia, y ha contribuido considerablemente a la superación sistemática y a la actualización del personal de salud que en ella labora.

El CPICM de La Habana se encuentra subordinado metodológicamente al CNICM y administrativamente a la Filial de Ciencias Médicas de la provincia; cuenta con una plantilla formada por 14 trabajadores, puede ser visitado de lunes a viernes en el horario comprendido entre las 8:00 am y las 5:00 pm y en el mismo se brinda a sus usuarios los siguientes servicios:

Servicios brindados por el cpicm en el período 1995-1999

Para garantizar la información a la docencia y la investigación, el CPICM ha trabajado en estrecha coordinación con la Filial de Ciencias Médicas de la provincia, y ha brindado sus servicios según el plan de investigaciones y la labor docente que esta desarrolla.

Durante el quinquenio 1995-99 se atendieron en el CPICM 8952 usuarios, [(CPICM. Reportes estadísticos anuales del CPICM de La Habana, 1995-99 (observaciones no publicadas)]. Son los especialistas el tipo de usuario más frecuente en el centro de información, hecho que revela la necesidad de actualización sistemática que estos poseen en las respectivas áreas del conocimiento. En el caso de los residentes, acudieron para documentarse sobre los temas de sus trabajos de terminación de residencia (TTR) (figura).

Figura. Distribución porcentual de la asistencia de usuarios.
Figura. Distribución porcentual de la asistencia de usuarios.

Por otra parte, en el transcurso de este período se prestaron en el centro 10 910 documentos, de ellos 9 237 en la sala de lectura, lo que se corresponde con la asistencia de los usuarios a la biblioteca. Los tipos de documentos más consultados fueron las revistas, de cuyos ejemplares se solicitaron 8 345. El comportamiento del servicio de búsquedas bibliográficas estuvo afectado en 1996 y en 1997 por rotura de la computadora donde estas se ejecutan, no obstante, se realizaron en el quinquenio 2 110 búsquedas. El servicio de traducciones, sin embargo, tuvo poca demanda, pues sólo se realizaron en estos 5 años 222 del inglés al español en la modalidad de traducción oral [CPICM. Reportes estadísticos anuales del CPICM de La Habana. 1995-99 (observaciones no publicadas)]. No todos los usuarios pueden asistir al centro para utilizar este servicio por las dificultades que presenta el transporte en la provincia. En los últimos años, fundamentalmente se ha recibido la visita de los usuarios del municipio Güines y en muy escasas ocasiones la de los otros municipios.

El servicio de corrección de estilo se mantuvo en estos años, aunque dirigido en lo fundamental a la revisión de los TTR y trabajos a presentar en eventos. La edición de la revista provincia de ciencias médicas que patrocina nuestro centro se vio interrumpida por carencia de recursos materiales, no obstante, se han continuado recepcionando trabajos para publicar, y se ha trabajado en un proyecto para convertir esta en una publicación electrónica, única forma posible para difundir el quehacer científico-técnico de los profesionales de la salud de la provincia, proyecto que se materializó en 1999 con la edición en versión electrónica de la misma (se envió a todos los CPICM vía correo electrónico mediante INFOMED). Además se tramitó (a solicitud de los propios usuarios) la publicación de algunos trabajos en las revistas nacionales.

El servicio de correo electrónico se mantuvo en el quinquenio, y fue utilizado no sólo para la tramitación de mensajería y búsquedas bibliográficas, como una vía alternativa al no disponer de los discos actualizados de MEDLINE y LILACS, también posibilitó el contacto de los médicos que cumplen misiones en países de Centroamérica y sus familiares.

Es evidente que las características geográficas y la ubicación física del CPICM, no le permiten desempeñar de manera eficaz todas las funciones a él atribuidas como entidad rectora de la provincia. Para enfrentar esta realidad, se emprendió un proyecto de regionalización de sus funciones y servicios que aún no se ha materializado íntegramente. Este proyecto se sustenta en la creación de dos centros territoriales de información de ciencias médicas (CTICM) que ofrezcan cobertura a los municipios distantes del CPICM. Para materializarlo se atendió el factor territorialidad, se seleccionó Artemisa para atender los municipios del oeste, y a San Antonio de los Baños para los del centro; mientras que el CPICM asumiría directamente la atención a los territorios del este.3

En el quinquenio finalmente se crearon en la provincia dos centros, el primero en Artemisa con el objetivo de apoyar la labor del CPICM en el territorio de la zona este, es decir, brindar sus servicios a la comunidad de usuarios de los municipios de Artemisa, Mariel, Guanajay, Caimito y Bauta y el segundo en San Nicolás de Bari, para atender a los usuarios de esta localidad y los del municipio de Nueva Paz, este último con las características de un CMICM.

No cabe dudas de que la apertura de estos centros ha repercutido favorablemente en el avance del sistema, sobre todo en las áreas de servicios de información, de gestión comercial, de asesoría metodológica a las nuevas unidades y de capacitación del personal técnico,3 sin embargo, en la consolidación del proyecto de regiona-lización falta aún la creación del centro de San Antonio de los Baños.

A nivel de las unidades de base (policlínicos, hospitales, institutos politécnicos de la salud y clínicas estomatológicas), se priorizó la información al personal vinculado con la docencia mediante la entrega de copias manuscritas de 21 tablas de contenido según intereses temáticos, L.N.A. de los documentos ingresados al fondo de la unidad y del CPICM, así como de 335 hojas informativas, 62 hojas informativas a dirigentes y 4 212 documentos a través del servicio de DSI.

El CPICM, en coordinación con las bibliotecarias de las unidades a él subordinadas, ha participado en actividades conjuntas como reuniones de los grupos básicos de trabajo y de técnicas administrativas, entre otras, a fin de mantener actualizado a los profesionales de la salud y, en especial, a los relacionados con la actividad docente; además de poner a su disposición los servicios que brinda el centro. En caso necesario, por el CPICM, se han tramitado sus solicitudes de información y se han organizado e impartido actividades de superación (seminarios, conferencias, etcétera).

En el quinquenio, el CPICM impartió en las unidades de base de la red 18 conferencias y 29 seminarios a los que asintieron 2 045 usuarios. Además mediante el servicio de D.S.I. se entregaron 1152 documentos, 25 hojas informativas, 42 hojas informativas a dirigentes y 3 tablas de contenido. [CPICM. Reportes estadísticos anuales del CPICM de La Habana. 1995-99 (observaciones no publicadas)].

Como consideraciones finales planteamos que en el entorno de la provincia La Habana y con las limitaciones del momento, los profesionales y técnicos del CPICM han desarrollado actividades en coordinación con las bibliotecarias de las unidades de base, para hacer llegar los servicios de información a los usuarios del sector de la salud. Se pretende mejorar en el 2000 la atención a los mismos con los pocos recursos disponibles, de ahí que se preveé continuar con la edición de las hojas informativas para los dirigentes y colocar en INFOMED la revista provincial de ciencias médicas de manera que se difundan los resultados de las investigaciones, innovaciones, y en general del quehacer científico-técnico en el campo de la salud del territorio habanero.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. CNICM. 30 años de labor del CNICM. La Habana: CNICM; 1995.
  2. Hernández Ojito J, Oramas Díaz J. El Sistema Nacional de Información del Ministerio de Salud Pública y su red de bibliotecas médicas. Acimed 1995;3(1):15-20.
  3. Rodríguez Camiño R. El Sistema de Información en Ciencias Médicas en la provincia La Habana. Acimed 1999;7(1):67-70.
Recibido: 20 de octubre de 1999
Aprobado: 15 de diciembre del 2000
Lic. Rosa Bermello Navarrete. Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas. Ave. 73 No. 8282 entre 82 y 86, Güines. CP 33 900. La Habana, Cuba. Correo electrónico:rosa@infomed.sld.cu
 

1 Licenciada en Información Científico Técnica y Bibliotecología. Jefa de Servicios Técnicos. Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas de La Habana.
2 Licenciada en Lengua Rusa. Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas de La Habana.
3 Doctor en Estomatología. Director del Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas de La Habana.Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas de La Habana.
 
 

Indice Anterior Siguiente