Indice Anterior Siguiente
ACTA MÉDICA 2000; (1-2):101-5

Formato PDF

Tratamiento de la neumonía extrahospitalaria

Dr. José Gundián González,1 Dr. Carlos Gassiot Nuño,2 Dr. Pedro Pablo Pino Alfonso,3 Dra. María M. Ramos Gómez4 y Dr. Lázaro Hernández Lima5

Resumen

Se revisaron algunos aspectos novedosos acerca de la neumonía extrahospitalaria, diagnóstico relativamente frecuente en la práctica medica. Se consideraron la causa, los criterios de ingreso y de cómo abordarla desde el punto de vista terapéutico, de forma empírica o específica.

Descriptores DeCS: NEUMONÍA/quimioterapia; ANTIBIOTICOS/uso terapéutico; NEUMONÍA/etiología.

El enfoque del tratamiento de un paciente con una neumonía adquirida en el medio extrahospitalario se realiza en la mayoría de las oportunidades de forma empírica, sobre todo por las dificultades diagnósticas desde el punto de vista microbiológico. El cultivo del esputo (a pesar de las controversias suscitadas acerca de su valor) continúa teniendo gran valor orientativo, especialmente cuando se interpreta a la luz del resultado de la tinción de Gram, que constituye una prueba diagnóstica básica.1,2

Empirismo en medicina no quiere decir desconocimiento, por el contrario cuando nos referimos a ello es basado en la experiencia clínica, teniendo en cuenta fundamentalmente, evaluar los siguientes aspectos en la enfermedad que nos ocupa:

En la tabla 1 exponemos los gérmenes que pueden identificarse como agentes causales, así como su prevalencia.

En la tabla 2 señalamos algunas enfermedades predisponentes y los gérmenes observados como agentes causales de la neumonía comunitaria con mayor frecuencia en cada una de ellas.

Antes de referirnos al tratamiento empírico, o al tratamiento específico, según corresponda, queremos hacerlo a las tendencias actuales sobre el tratamiento ambulatorio o no, del paciente con un proceso neumónico extrahospitalario. Hoy día se prefiere:

 

Tabla 1. Agentes causales de la neumonía extrahospitalaria

Germen

Prevalencia %

Streptococcus pneumoniae

30 - 70

Staphilococcus aureus

3 - 9

Haemophilus influenzae

8 - 20

Legionella spp

2 - 8
Mycoplasma pneumoniae

2 - 15

Clamydia pneumoniae

2 - 6

Enterobacterias

4 - 12

Pseudomona aeruginosa

Menos 2

 

J. GUNDIÁN GONZÁLEZ

Tabla 2. Enfermedades predisponentes para la neumonía comunitaria

 

Enfermedad

predisponente

Gérmenes más frecuentes

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Streptococcus pneumoniae
  Haemophilus influenzae
Neoplasia de pulmón Streptococcus pneumoniae
  Haemophilus influenzae
 

Staphilococcus aureus

Influenza

Streptococcus pneumoniae
  Haemophilus influenzae
 

Staphilococcus aureus

Alcoholismo crónico

Streptococcus pneumoniae
 

Haemophilus influenzae

 

Legionella pneumophila

 

Klebsiella pneumoniae

 

Anaerobios

 

El objetivo de esta política, además de un fundamento económico, es no someter al paciente a la agresión que representa el nosocomio para él mismo, y ha sido posible gracias al poderoso arsenal antimicrobiano desarrollado en la última década, que permite garantizar una terapéutica segura, eficaz y cómoda de forma ambulatoria.

No obstante, se observan los siguientes criterios de ingreso.3

Teniendo en cuenta las consideraciones anteriores se comienza el tratamiento de antimicrobianos de la siguiente manera:

1. Paciente con enfermedad subyacente no significativa.

Las drogas de elección, con un espectro limitado, pero adecuado, son:

Si existe alergia a las penicilinas puede utilizarse eritromicina o doxiciclina.

Si se desea ampliar el espectro puede utilizarse la combinación de ampicillín con sulbactam o cefuroxime acetil.

Si el cuadro se presenta de una forma atípica, se recomienda comenzar con macrólidos de nueva generación como la claritromicina o la azitromicina.4

2. Paciente con enfermedad subyacente severa o mayor de 50 años.

Comenzar el tratamiento con:

Si hay alergia a las penicilinas:

Se incluyen aquí, como alternativa, el uso de las quinolonas (fluoroquinolonas), que aunque pueden ser una alternativa de los betalactámicos, se prefiere utilizar otros antibacterianos pues el agente causal más frecuente es Streptococcus pneumoniae, el cual in vitro ha mostrado cierta resistencia.5 De igual forma no se justifica su uso si se sospecha aspiración pues no tienen efecto antianaeróbico.

3. Paciente con neumonía severa o rápidamente progresiva

En este grupo se comienza el tratamiento sin consideraciones respecto al grupo etáreo. Se sugiere comenzar el tratamiento con cefalosporinas de segunda o tercera generación (cefuroxime, cefotaxime, ceftriaxona) o penicilinas con inhibidores de betalactamasas (ticarcilina + ácido clavulánico) y a una de las 2 opciones ante

TRATAMIENTO DE LA NEUMONÍA EXTRAHOSPITALARIA

riores añadir eritromicina 1 g EV c/6 h. Esta asociación se justifica por la posibilidad de cuadro atípico, ya sea por Legionella pneuo-móphila o Mycoplasma pneumoniae.6

4. Si se sospecha aspiración o la presencia de gérmenes anaerobios

Sin enfermedad subyacente: puede ser utilizada penicilina G, ampicillín, solo o combinado con sulbactam.

En los casos severos puede utilizarse clindamicina.

Si tiene una enfermedad subyacente:

En caso de alergia a las penicilinas utilizar cefotetán o clindamicina.

Estos tratamientos son eficaces no solo contra la flora gramnegativa bucal aspirada, sino contra la anaerobia deglutida.7

Terapéutica antimicrobiana específica

La introducción en el mercado de nuevos macrólidos y azálides como la azitromicina y la claritromicina, con la posibilidad de administrar dosis únicas, por cortos períodos con una mayor vida media plasmática y el alcanzar mayores concentraciones intracelulares, ha revolucionado el tratamiento de la sepsis respiratoria de forma ambulatoria.8

Las dosis son variables, los esquemas terapéuticos más aceptados son los siguientes:

Otras opciones terapéuticas la constituyen el uso de las tetraciclinas (doxiclina), clindamicina y sulfaprim. La combinación de una penicilina con inhibidores de betalactamasas (amoxicilina + ácido clavulánico) constituye una alternativa eficaz, con estudios que reportan hasta el 93 % de tasa de erradicación de la sepsis por neumococo del tracto respiratorio inferior.9

En los últimos años aparecen cepas de Streptococcus pneumoniae resistentes a penicilina, lo que ha provocado grandes problemas a escala mundial.10 Esta resistencia se transmite a otros betalactámicos, los glicopéctidos (vancomicina y teicoplamina) son los antibióticos a utilizar en estos casos.11

· Neumonía por Estafilococos: tratamientos de elección: penicilinas semisintéticas (oxacillín, nafcillín, meticillín). Si fuera necesario utilizar otro betalactámico: cefazolina. Si aparece resistencia puede utilizarse vancomicina o teicoplamina.10,11

Otras opciones: sulfaprim, clindamicina, cefuro-xime, ceftriaxona, imipenem, fluoroquinolonas.

Son poco efectivos frente a estafilococos los macrólidos y las tetraciclinas.

En nuestro medio generalmente estos fármacos se utilizan combinados, fundamentalmente el metronidazol o la clindamicina con cefalosporinas de tercera generación o aminoglucósidos.7

La dosis del metronidazol es de 500 mg EV cada 8 h y la de la clindamicina oscila entre 900 y 1 200 mg en 24 h fraccionada cada 8 h.

J. GUNDIÁN GONZÁLEZ

Como alternativas pueden ser utilizadas:

Moraxella (Branhamella) catarrhalis: es otro germen frecuentemente responsabilizado con los cuadros respiratorios bajos extrahospitalarios, se observan incluso cepas productoras de betalactamasas.

Responde muy bien a la terapéutica con penicilinas y en el caso de la resistencia por producción de betalactamasas, pueden utilizarse combinadas con inhibidores.

La doxiciclina es muy eficaz como opción terapéutica, así como los nuevos macrólidos y las fluoro-quinolonas.13

Neumonías comunitarias atípicas

Puede utilizarse la tetraciclina a iguales dosis o la doxiciclina 100 mg 2 veces al día.14

Se ha observado sensibilidad in vitro a las fluoroquinolonas y los nuevos macrólidos, no así in vivo.15

Como alternativa puede ser utilizada la doxiciclina 100 mg 2 veces al día.17 El sulfrapim, las fluoroquinolonas y los nuevos macrólidos tienen buena actividad in vitro.

Los enfermos deben recibir el tratamiento de 2 - 4 sem. según respuesta clínica. Se han reportado casos de fracaso terapéutico con el uso de la eritromicina,18 por lo que de forma general se sugiere que ante un cuadro de neumonía atipíca extrahospitalaria se comience el tratamiento con doxiciclina sobre la base de su espectro, inocuidad y costos.17,19

SUMMARY

In medical practice is almost frequent diagnosis of extrahospital pneumonia. In present paper, authors review some of new features about cause, admission criteria, as well as how to approach this disease from therapeutical point of view, wheter empirically or specifically.

Subject headings: PNEUMONIA/drug therapy; ANTIBIOTICS/therapeutic use; PNEUMONIA/etiology.

TRATAMIENTO DE LA NEUMONÍA EXTRAHOSPITALARIA

Referencias Bibliográficas

  1. Barret-Cooner E. The nonvalue of sputum culture in the diagnosis of pneumococcal pneumonia. Am Rev Respir Dis 1971;103:845-8.
  2. Drew WL. Value of sputum culture in diagnosis of pneumococcal pneumonia. J Clin Microbiol 1997;6:62-5.
  3. Fine MJ, Smith DN, Singer DE. Hospitalization decision in patients with community acquired pneumonia: a prospective cohort study. Am J Med 1990;89:713-21.
  4. Bryan JP. New macrolides. Curr Opin Infect Dis 1991;4:722-76.
  5. . Mac Dougat LK, Facklam R, Reeves M. Analysis of multiply antimicrobial resistant isolates of Streptococcus pneumoniae from United States. Antimicrob Agents Chemother 1992;36:2176.
  6. Renaudin H, Bebear C. Comparative in vitro activity of Azitromicin, Claritromycin, Eritromycin and Lomefloxacine against Mycoplasma pneumoniae, Mycoplasma hominis and Ureaplasma urealyticum. Eur J Clin Microbiol Infect Dis 1990;9:838-41.
  7. Mc Cue JD. Pneumonia in the elderly. Special considerations in special population. Postgrad Med 1993;94:39-51.
  8. Gaillat J. La strategie antibiotique dans les infections bronchiques. Press Med 1997;26:16-21.
  9. Neu HC, Wilson APR, Grunenberg RN. Amoxycillin/clavulanic acid: a review of its efficacy in over 38 500 patients from 1979 to 1992. J Chemother 1992;5(2):67-93.
  10. Jacques A. Multiresistance du pneeumocoque. Un bilar a lechelon mondial-Impact Medical Hebdo 1994;242-46.
  11. Goldstein F, Acar J. Comparative activity of teicoplanin and vancomycin against 400 penicilin susceptible and resistant Streptococcus pneumoniae. Eur J Clin Microbiol Infect Dis 1991;13:124-33.
  12. Fass RJ. Actiology and Treatment of community-acquired pneumonia in adults: an historical perspective. J Antimicrob Chemother 1993;32:17-27.
  13. Rodnick JE, Gude JK. Diagnosis and antibiotic treatmen of community-adquired pneumonia. West J Med 1991;154:405.
  14. Silva S, Sergio P, Mateo C. Infecciones por micoplasmas. Rev Chil Obstet Ginecol 1994;59(6):485-91.
  15. New HC. Clinical epidemiology of resistance to macrolides. New Macrolides, Azalides and Strep-togramins in Clinical Practice 1995.
  16. Moflie BC, Mouton RP. Sensitivity and resistence of Legionella pneumophila to some antibiotics and combinations of antibiotics. J Antimicrob Chemother 1998;22:457.
  17. La Force FM. Antibacterial therapy for lower respiratory tract infections in adults. Clin Infect Dis 1992;14:8233-7.
  18. Rudin JE, Evans TL, Wing EJ. Failure of erytromycin in treatment of Legionella pneumophila. Am J Med 1984;76:318.
  19. Neil SS. Screening for Chlamydia trachomatis infection. Am Fam Phys 1995;51(4):821-6.

Recibido: 4 de agosto de 1998. Aprobado: 7 de septiembre de 1998.
Dr. José Gundián González. Hospital Clinicoquirúrgico "Hermanos Ameijeiras", San Lázaro 701, municipio Centro Habana, Ciudad de La Habana, Cuba.

 

1 Especialista de I Grado en Medicina Interna. Médico Intensivista.
2 Especialista de II Grado en Neumología. Instructor.
3 Especialista de II Grado en Neumología.
4 Especialista de I Grado en Medicina del Trabajo.
5 Especialista de I Grado en Administración de Salud.
Ind

Indice Anterior Siguiente