Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Educ Med Super 2001;15(3):234-41

Formato PDF

Facultad de Ciencias Médicas “Dr. Ernesto Che Guevara de La Serna”, Pinar del Río

Teorías de aprendizaje y la enseñanza de los componentes de la lengua inglesa en los centros de educación médica superior

Lic. Julia Antonia Mauri Crespo,1 Lic. Vicente Iglesias González,1 Lic. Carlos Correa Fernández,2 Lic. Aurora Benítez Gener3 y Lic. Luis Guerra García3

Resumen

A lo largo del siglo XX una gran variedad de métodos de enseñanza y teorías lingüísticas han sido aplicadas y aún se siguen aplicando en diferentes partes del mundo en la enseñanza de lenguas extranjeras, pero la práctica ha demostrado que al menos en los países como Cuba, y particularmente en los centros de educación médica superior donde se enseña el inglés como lengua extranjera, muchos egresados de estos cursos son incapaces de comunicarse correctamente. Sin embargo, en nuestro medio existe poco conocimiento de las diferentes teorías de aprendizaje que han tenido su incidencia de una forma u otra en los diferentes métodos de enseñanza de idiomas. Es por ello que nuestro trabajo intenta lograr un acercamiento a estas teorías lingüísticas, sus características principales, sus técnicas y procedimientos para enseñar los diferentes componentes de la lengua y el desarrollo de las habilidades lingüísticas, y se aborda una experiencia al utilizar un enfoque integral de dichas teorías en los cursos para colaboradores de la salud.

DeCS: ENSEÑANZA/métodos; EDUCACION MEDICA; ESCUELAS MEDICAS; LINGÜISTICA/educación.

La enseñanza del idioma inglés, además de su significación social y cultural, constituye una disciplina cada vez más importante en el mundo de hoy, por el alto nivel de desarrollo científico-técnico y la colaboración internacional entre los pueblos. Sin embargo, no ha sido fácil para los especialistas al nivel mundial, encontrar un método adecuado que pueda dar respuesta a ciertas interrogantes relacionadas con el aprendizaje de lenguas extranjeras en general, y del inglés en particular, en el sentido de que muchos egresados de estos cursos son incapaces de comunicarse correctamente.

A lo largo del siglo xx una gran variedad de métodos y teorías lingüísticas han sido aplicadas y aún se siguen aplicando hoy en diversas partes del mundo para la enseñanza de lenguas extranjeras,1 pero la práctica ha demostrado que al menos en los países como Cuba, donde se enseña el inglés como idioma extranjero, resultan insuficientes para desarrollar con efectividad las cuatro habilidades fundamentales del idioma (hablar, comprender, leer y escribir), y mucho menos alcanzar un dominio aceptable de los diferentes componentes de la lengua, es decir, la gramática, la semántica, el léxico y la pronunciación.

La situación generada por los cambios y avances que han tenido lugar en el campo de la lingüística desde finales de los años 60 y principios de la década del 70, trajo sin dudas nuevas expectativas en cuanto a la enseñanza y aprendizaje del idioma inglés.

En teoría, tales cambios significaron un paso de avance desde el punto de vista conceptual, al pasar de un enfoque estrictamente estructuralista sobre la enseñanza del idioma, a un enfoque funcional de la naturaleza de su enseñanza y, en la práctica, de una metodología audiolingual a la enseñanza del idioma con un enfoque comunicativo.2

Los centros de educación médica superior en el país se hicieron eco de estos nuevos cambios en la concepción de la enseñanza del idioma inglés, y a partir del año 1985 se introduce un método con enfoque comunicativo (Serie Kernel) orientado por la Dirección de Docencia Médica, con el propósito de lograr en cinco años un egresado con mayor calidad, a tono con los nuevos tiempos y compromisos internacionales. En la práctica, sin embargo, el método revolucionó la enseñanza del idioma inglés, pero al poner demasiado énfasis en el aspecto comunicativo, soslayó la necesidad de crear una base sólida en el aprendizaje de la gramática, el vocabulario y la pronunciación, sin los cuales es imposible una comunicación correcta.

Nuestro trabajo tiene el propósito de abordar algunas de las teorías de aprendizaje más importantes que han tenido su incidencia de una forma u otra en los diferentes métodos de enseñanza del idioma inglés a lo largo de este siglo, así como sus enfoques para el logro de los diferentes componentes de la lengua y el desarrollo de las habilidades lingüísticas. Abordaremos asimismo, en qué consiste el problema real en nuestras aulas, y los logros alcanzados por nuestro colectivo en los cursos de posgrado para colaboradores de la salud.

Una aproximación a las teorías del aprendizaje

Las concepciones sobre el aprendizaje han estado marcadas a lo largo de todo este tiempo y de forma especial por las teorías del aprendizaje, que aportan los elementos esenciales de cómo debe transcurrir el proceso de aprendizaje.3

Entre los años 1900 y 1960 se sucedieron y coexistieron teorías tales como el asocionismo, el conductismo, el cognitivismo y el funcionalismo. Y más tarde desarrollaron otras teorías basadas en el “procesamiento de la información”, el “humanismo”, el “constructivismo” y basadas en “la actividad”.

El método audiovisual y el método audiolingual, por ejemplo, surgieron en gran medida, como resultado del estructuralismo en la lingüística y del conductismo en la psicología,4 métodos en esencia estructuralistas cuyos principales defensores fueron los lingüistas Bloomfield Fries. El conductismo sería una teoría basada en el aprendizaje de estímulo-respuesta y asociada con los cambios del sujeto como resultado de la experiencia. Esta teoría exigiría precisión en la enseñanza, en los objetivos y en las habilidades y utilizaría técnicas, procedimientos y situaciones que “conducirían al aprendizaje deseado”, al manejar especialmente el reforzamiento positivo y evitar en lo posible el castigo. Según esta teoría conductista, los patrones necesitarían ser exageradamente aprendidos o reiterados hasta convertirlos en hábitos inconscientes, sin tomar en cuenta el significado, lo cual sería, a la luz de las nuevas concepciones, una de sus grandes deficiencias.

Su unidad básica serían los patrones oracionales (sentence-patterns), y la práctica oral estaría dirigida principalmente al aprendizaje de la forma5 y se buscaría a toda costa una pronunciación perfecta.1 El estudio y conocimiento de la gramática estaría prohibido y se evitaría toda explicación gramatical.

Otra de sus grandes deficiencias, quizás la más importante, sería la de no tomar en cuenta la comunicación y la interacción entre los estudiantes, e ignorar el factor social del aprendizaje de todo idioma y, por tanto, no permitiría usar el idioma de forma creativa por parte de los estudiantes.

Esta teoría basada en el trabajo de Skinner sobre naturaleza del aprendizaje de un idioma fue en su tiempo duramente atacada por Chomsky, el cual produciría con los años otra teoría llamada a suplantar el modelo estructuralista de Bloomfield y sus seguidores, pero no tuvo trascendencia.

Posteriormente se desarrolló una teoría de aprendizaje alterna que pondría énfasis en la comprensión consciente de reglas gramaticales que luego conducirían a la producción de patrones lingüísticos. Es decir, las reglas serían aprendidas y aplicadas a los elementos del idioma, y el uso del intelecto tendría su importancia en el aprendizaje de los patrones gramaticales del idioma. Esta teoría psicológica conocida como cognitivismo descansaría, pues, en la participación mental y activa del estudiante y centraría su atención en el aprendizaje como un proceso de retención, almace-namiento y recuperación de información, deshumanizado el proceso, pues no tomaría en cuenta, las cualidades humanas y las relaciones socioculturales que el hombre establece.3

Otro de los métodos de enseñanza del idioma inglés sería el conocido por Granmar-Translation, el cual pondría énfasis en el aprendizaje sobre el sistema de la lengua más que en cómo usarla en situaciones comunicativas. Este método estaría basado fundamentalmente, en la memorización de reglas gramaticales y en la traducción de textos, al tiempo que serían utilizadas grandes relaciones de elementos gramaticales como medios para el aprendizaje, así como listados de palabras. La traducción, por su parte, debía ayudar al estudiante a usar el idioma exitosamente.1

Según Finnochiaro, ambas teorías de aprendizaje tendrían hoy incluso un papel importante que desempeñar en la adquisición y aprendizaje de un idioma, y señalaba que los estudiantes no deben desestimularse a pensar acerca del idioma y de hacer uso de generalizaciones. Sin embargo, lo logrado hasta aquí por los lingüistas y psicólogos no era aún suficiente. Para lograr un aprendizaje personalizado serían condiciones necesarias la interacción y el equilibrio entre lo interno y lo externo, lo innato y lo social, así como la consecuente materialización de acciones basadas en sentimientos, convicciones y cualidades de la personalidad, que permitieran la interacción en el contexto grupal. Esta teoría del aprendizaje conocida por humanista se proyectaría en relación con este tema y por tanto, entendería la necesidad de implicar al alumno en el aprendizaje, y descubrir sus propias potencialidades y motivar para actuar como verdadero sujeto en el que se destacase su individualidad y expresase sus necesidades e intereses.3

El método actual con enfoque comunicativo de la serie Kernel, aplicado en nuestros centros de educación médica superior desde el año 1985, estaría basado en las teorías del aprendizaje del cognitivismo y del humanismo esencialmente, pero con una “gramática comunicativa”,6-8aunque aparecerían rasgos de estructuralismo y conductismo en dicho método.

Una de las características de este método sería su sensibilidad a las necesidades individuales de los estudiantes, lo que se traduce en propósitos o funciones comunicativas como unidad básica y fundamental del método, más que en los elementos gramaticales, como sucede en los modelos tradicionales de enseñanza de idiomas.

Las oraciones estarían agrupadas por su similitud en cuanto a la función que realizan, es decir, por el significado y no por la forma. El método buscaría una pronunciación comprensible y no perfecta a diferencia de otros métodos y, por supuesto, el contenido debería estar contextualizado como una premisa básica. Sin embargo, a pesar de sus bondades, el método con enfoque comunicativo no llegaría a satisfacer cabalmente todas las expectativas, según la experiencia de muchos profesores de pregrado de los centros de educación médica superior, si tomamos en cuenta los resultados académicos reales en todas las especialidades.

Un enfoque realista del problema

Las teorías del aprendizaje conocidas hasta hoy sin dudas, han influido en todos los aspectos del proceso pedagógico, en la metodología, en las tecnologías y sobre todo, en el protagonismo fluctuante entre maestros y alumnos.3 Cada teoría, sin embargo, hace su aporte en relación con la enseñanza, pero es necesario destacar que muchas veces coexisten varias de ellas, con el fin de lograr los objetivos propuestos en el programa o curso.

Pero hoy, paradójicamente, cuando aun se declara el papel del alumno como sujeto activo del proceso docente y se intenta combinar varias de las teorías del aprendizaje (tradicionales y modernas), resulta obvio constatar la inconsistencia de nuestros estudiantes egresados para comunicarse bien, y ello se refleja en los exámenes de ciclos, los exámenes de suficiencia, donde se presentan los mejores alumnos y en las pruebas de diagnóstico aplicadas a los profesionales de la salud,9 razón que nos lleva a buscar otras vías para dar respuesta al actual problema de la enseñanza del inglés en los centros de educación médica superior. Y es que al descansar el aprendizaje estrictamente en el aspecto comunicativo (Serie Kernel), sin darle el tratamiento necesario a los componentes de la lengua en clase (tratados insuficientemente en cada sección del libro), nuestros estudiantes seguirán egresando con grandes dificultades para comunicarse con efectividad en el idioma inglés.

Donn Bryrne en su libro Teaching Oral English, nos dice que es necesario buscar un equilibrio entre los niveles de corrección (dominio del sistema de la lengua) y la fluidez, de manera que los estudiantes puedan comunicarse adecuadamente, y que la inteligibilidad en el idioma va a estar marcada por el dominio que se tenga de la gramática, y el vocabulario también. Por su parte Finnochiaro en su libro Functional-Notional Approach, plantea que el conocimiento “consciente o inconsciente” de los subsistemas de la lengua es necesario para hablar con fluidez y corrección en el idioma, comprender lo que escuchamos, leer con comprensión y escribir aceptablemente.10 Por tanto, es importante, entender que el uso de un enfoque comunicativo debe ir acompañado por cierto conocimiento del sistema de la lengua (no importa cómo) si tenemos en cuenta que los alumnos adultos aprenden más fácilmente por medio de enfoques cognitivos y académicos.4,11,12

Por otro lado y de acuerdo con el principio didáctico de fijación y retención del conocimiento, la enseñanza debe estar dirigida al logro de una asimilación sólida y duradera, de manera que el estudiante pueda recordar y usar el conocimiento en cualquier momento y en cualquier situación, tanto dentro de la clase como fuera de ésta. Es decir, sin una correcta fijación del conocimiento es imposible que el estudiante logre los hábitos y las habilidades que su trabajo futuro demanda de él13 y esto debe lograrse a toda costa si se utilizan las técnicas y los procedimientos a nuestra disposición en el aula, porque todo fin debe justificar los medios y la enseñanza de idioma no es una excepción.

La enseñanza en posgrado: una experiencia

La experiencia que hemos tenido en los cursos de posgrado para colaboradores de la salud de tres meses de duración, toman en cuenta varios enfoques y teorías lingüísticas para el aprendizaje del idioma inglés, cuyo número de alumnos aprobados por el tribunal nacional asciende al 91 %. Los resultados obtenidos confirman la validez del método utilizado y su esencia radica en la flexibilidad para impartir los contenidos y, por supuesto, en tomar en cuenta los intereses y necesidades de los estudiantes.

Nuestra metodología está encaminada a reforzar primero los mecanismos y procesos lingüísticos de la lengua inglesa; es decir, darle el tratamiento necesario a los aspectos morfosintácticos, lexicales, semánticos y fenóticos del idioma, como una premisa importante para consolidar las habilidades orales tanto para la expresión dialogada como monologada.

El método lleva a cabo un trabajo sistemático sobre las regularidades lexicales, como son los prefijos/sufijos, antónimos, sinónimos, así como a través de las normas elementales de la derivación y/o formación de palabras. Es decir, se lleva a la conciencia de los alumnos los mecanismos y procesos mediante los cuales se construyen las palabras, y cómo éstas se integran luego a los patrones oracionales.

El método refuerza el conocimiento sobre el sistema gramatical de la lengua mediante la valoración consciente de los contenidos gramaticales, lo cual verifica mediante ejercicios donde demuestren el dominio de las reglas aprendidas. Ello les permite tener una valoración consciente de las regularidades morfonsintácticas y lexicales de la lengua. El método logra así crear las condiciones para el trabajo ulterior, con el desarrollo de las habilidades fundamentales del idioma.

Los métodos y procedimientos utilizados reflejan los principios de sistematización y consolidación de los contenidos. La disposición en espiral del material lingüístico permite sin dudas la profundización gradual y necesaria para la asimilación consciente y duradera del idioma inglés. Los principios de la asimilación activa y consciente también se reflejan en los métodos y procedimientos propuestos, así como en la propia dosificación de los contenidos, porque sin una asimilación consciente de las estructuras y mecanismos de la lengua no puede haber un aprendizaje sólido y eficaz. Por su parte, el aprendizaje en situaciones problémicas del método y la participación activa de los estudiantes refleja igualmente el carácter científico de nuestro enfoque integral de la lengua, no obstante, hay que decir que el aprendizaje de un idioma es un proceso largo y complejo y que por supuesto los errores forman parte inseparable del propio proceso. Pero el método logra resolver esta dificultad sustancialmente, y por tanto, se logra un egresado con una altísima calidad, con un dominio depurado de los componentes de la lengua, y el dominio de todas las habilidades lingüísticas según lo demuestran los resultados alcanzados en los diferentes cursos impartidos por nuestra institución.

Conclusiones

El tema de la enseñanza de inglés como idioma extranjero sigue siendo polémico y controvertido. Por todas partes hay defensores y detractores de los diferentes enfoques en cada una de las teorías de aprendizaje que hemos conocido hasta hoy, principalmente de aquellos procedimientos y técnicas para consolidar los diversos componentes de la lengua y las habilidades lingüísticas. Sin embargo, hoy todavía nos seguimos preguntando por qué nuestros estudiantes egresan de nuestras universidades tras cinco años de estudio consecutivo del idioma inglés, sin comunicarse correctamente cuando se resalta la significación del método comunicativo para lograr los objetivos del programa. Creemos que es importante tomar en cuenta las condiciones en que se desarrolla esta enseñanza en nuestro país y las características de nuestros estudiantes, si queremos tener un egresado acorde con los requerimientos médicos actuales de los países de habla inglesa, que es también la demanda de nuestro Ministerio de Salud Pública.

Summary

Throughout the 20th century, a great variety of teaching methods and linguistic theories have been and are still being implemented in the teaching of foreign languages in different parts of the world, but practice has shown that in countries like Cuba and particularly in higher medical education centers where English is taught as a foreign language, many graduates from these courses are unable to communicate in a correct way. However, the different learning theories which in one way or another have had an incidence on the various language teaching methods are barely known in our context. That is the reason why our paper is intended to approach to these linguistic theories, their main characteristics, techniques and procedures for teaching different parts of a language and for developing linguistic skills; it also deals with some experience in the use of a comprehensive approach to such theories in the courses given to health-care providers in cooperation activities.

Subject headings: TEACHING/methods; EDUCATION, MEDICAL; SCHOOL, MEDICAL; LINGUISTICS/education.

Referencias bibliográficas

  1. Finnochiaro M, Christopher B. The funtional narional approach from theory to practice. 1989:4-9, 30, 90-3 (Edición Revolucionaria).
  2. Irizar T. Training Develoment and change in second – language – teacher – education. A model or relationship. Newsletter 1998;4(1,2,3,4):13-9.
  3. Castro D. Evolución de la escuela actual. ¿Reduccionismo o desarrollo? La Habana: Cátedra UNESCO en Ciencia de la Educación, 1992:1-3.
  4. MC Donnough SH. Psychology in forcing language learning. London:University of ESSEX, 1989: 10-39.
  5. Abbot G. The teaching of English as an interemacional language. A Practical Guide. 1989:11-3
  6. (Edición Revolucionaria). 6. O´neil R. Libro de Texto Kernel I. 1986;t1: (Edición Revolucionaria).
  7. _____. Libro de Texto Kernel II. 1986;t2: (Edición Revolucionaria).
  8. _____. Libro de Texto Kernel III. 1986;t3: (Edición Revolucionaria).
  9. Bermudes R, Puentes P. Particularidades de la enseñanza de postgrado. Educación Médica Superior. Rev Cubana Educ Méd Sup 1993;9(13).
  10. Byrne D. Teaching oral English 1 ed.1989:5-11. (Edición Revolucionaria).
  11. Sterm H. Fundamental concepts of lenguage teaching. London & Oxford University, 1983:36.
  12. Ingram E. Psuychology and lenguage teaching learning in the edinburg Course applied to Linguistic, 1975:218-55.
  13. Borden A. Didactics form primitive man to our days. La Habana: Editorial Pueblo y Educación, 1972:24-37.

Recibido: 24 de abril del 2000. Aprobado: 22 de enero del 2001.

Lic. Julia Antonia Mauri Crespo. Facultad de Ciencias Médicas “Dr. Ernesto Che Guevara de La Serna”, Pinar del Río, Cuba.

1 Especialista en Inglés. Instructora.
2 Especialista en Inglés. Profesora Auxiliar.
3 Especialista en Inglés. Asistente.

Indice Anterior Siguiente