Indice Siguiente
Educ Med Super 2003;17(3)

Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana
Instituto de Medicina Legal

Criterios sobre la enseñanza de pregrado de la asignatura Medicina Legal y Ética Médica

Dr. Héctor Barreiro Ramos1 Dr. C Jorge González Pérez2 Dra. Marlene Basanta Montesinos3 y Dra. Adriana Barreiro Peñaranda4

 

RESUMEN

La Medicina Legal es una ciencia fundamentalmente práctica, sin embargo su enseñanza de pregrado es en más del 90% teórica, lo que constituye una contradicción. Por ser los profesores, los alumnos y los médicos de asistencia los principales grupos interesados en este asunto, se decidió realizar este trabajo para conocer sus criterios y reflexiones con respecto a la enseñanza de pregrado de la asignatura Medicina Legal y Ética Médica. Se estudiaron los 3 grupos por separado y en distintos momentos y se aplicaron encuestas de acuerdo con los intereses definidos para cada uno de ellos. Los datos se procesaron por medios automatizados y se emplearon como escalas principales, las cuantitativas de tendencia central y las porcentuales. Los resultados señalaron que los 3 grupos coincidieron en que la asignatura se está impartiendo de una forma fundamentalmente teórica, que debe aumentarse el número de clases prácticas y que la mejor manera de impartirlas sería en un servicio de Medicina Legal a manera de una rotación o en el hospital base de la facultad. Se concluyó la necesidad de rediseñar la enseñanza de la Medicina Legal, aunque para ello haya que redimensionar en parte, o durante el tiempo de esta enseñanza, la propia Medicina Legal.

DeCS: EDUCACIÓN DE PREGRADO EN MEDICINA; EDUCACION PREMEDICA; ENSEÑANZA/métodos; MEDICINA LEGAL/educación; ETICA MEDICA/educación; DOCENTE.

 

La Medicina surge como necesidad natural ante el dolor y la enfermedad, con el fin único de la curación; pero con el desarrollo de las civilizaciones y culturas se presentan problemas y necesidades propias de las colectividades, y se desplaza el interés del hombre enfermo, del individuo aislado, a toda la sociedad, y es así como fue creándose la Medicina política o de Estado, que luego se transforma en Medicina Social, Higiene y Medicina Legal.1

La Medicina Legal surge por tanto de una necesidad histórica concreta como ciencia igualmente práctica para dar respuesta a problemas de la sociedad, en este caso de tipo jurídico; por ello Fournier decía: "Donde no hay problema jurídico no hay Medicina Legal".2

La propia definición de la Medicina Legal expresa que es una ciencia de aplicación.
"La Medicina Legal es la aplicación de los conocimientos médicos y otras ciencias auxiliares, a la investigación, interpretación y desenvolvimiento de la justicia social."3 Las 4 características principales que se le atribuyen también argumentan que "Es una ciencia de aplicación, es proteica y polimorfa en su constitución, es heterogénea en sus propósitos concretos y no tiene por fin la curación de enfermos". Su objeto de estudio aporta otro argumento: "La investigación e interpretación de múltiples y complejos asuntos o fenómenos biológicos y humanos de interés jurídico".

Se considera a Raymundo de Castro y Bachiller el padre de la Medicina Legal cubana,2 no por haber sido el primer médico legista, ni siquiera el primer profesor, sino porque supo comprender la gran contradicción existente entre una ciencia eminentemente práctica y su enseñanza fundamentalmente teórica, y luchó contra toda la escolástica de su tiempo y contra todas las trabas del secreto sumarial y la burocracia hasta que logró su sueño de llevara los estudiantes al entonces necrocomio de La Habana, al hospital de dementes, las cárceles, los laboratorios y en fin, propiciar una enseñanza más práctica, acorde con el desarrollo de la ciencia que profesaba.

Su más aventajado discípulo, el profesor Francisco Lancís mantuvo este tipo de enseñanza teórico-práctica hasta que al crearse las distintas facultades, tanto en La Habana como en el resto del país, por falta de recursos materiales en muchos casos y en otros, de soluciones, se fue perdiendo este tipo de docencia y se retrocedió casi cien años, pues hoy es penoso reconocer que más del 90% de las clases que se imparten son teóricas.

Lo antes expuesto convenció a los autores de la necesidad de esta investigación para fundamentar la pertinencia de transformar la docencia de pregrado en esta especialidad, con lo que se pretende fundamentalmente llamar la atención para estudiar el problema lo más amplia y profundamente posible y hallar una solución.

Métodos

El universo de estudio lo constituyeron 78 alumnos del curso 1999- 2000: 43 internos y 35 de 5to año, 58 médicos de asistencia primaria del Policlínico Boyeros y 12 profesores del departamento docente del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana .

A todos los grupos se les aplicó un modelo de encuesta anónima, de acuerdo con los objetivos del estudio (anexo).

La obtención de la información se realizó cuantificando cada grupo por separado y luego se relacionaron las coincidencias y diferencias.

Se procesaron los datos de forma automatizada y se emplearon escalas cuantitativas de tendencia central, los resultados se ilustraron en tablas.

Resultados

El 66% de los alumnos calificaron las clases como interesantes, el 74% estimó que dar las clases en un servicio de Medicina Legal era lo más adecuado y el 70% plantearon la necesidad de aumentar las clases prácticas.

Más del 60% de los médicos de asistencia consideraron útil lo aprendido en las clases de Medicina Legal, más del 80% plantearon haber tenido que solicitar ayuda para la confección de documentos medicolegales y en sus actuaciones; el 74% prefirió haber hecho rotaciones por servicios como en el resto de las asignaturas, y más del 66% abogaron por clases prácticas.

Al preguntar a los profesores su criterio sobre el porcentaje que se imparte actualmente de clases teóricas, teórico-prácticas y prácticas, los criterios apuntaron a considerar las clases teóricas en más del 70%, un promedio de 19,3% de teórico-prácticas y solo el 1,3% de prácticas. En el acápite referido a si la situación anterior debía cambiarse, 11 de los 12 profesores encuestados opinaron que sí.

A la pregunta de cómo distribuirían las clases, los resultados señalaron 48% de clases teóricas; 37,5% de teórico-prácticas y 14,5% de prácticas. Sobre si se consideraba posible impartir Medicina Legal a manera de estancias, la mayoría de los profesores (10) respondió que sí; 5 profesores (41%) abogaron por estancia en el Instituto de Medicina Legal y 3 profesores preferirían las estancias en el hospital base de la Facultad.

Discusión

Los 3 grupos estudiados prefieren las clases prácticas y consideran que la forma más adecuada de impartirlas es a manera de estancias en el Instituto de Medicina Legal o en el hospital base de la facultad. Lo anterior señala la necesidad de transformar las clases de pregrado de la asignatura Medicina Legal, aunque para ello haya que redimensionar no solo el programa de la asignatura, si no algunos aspectos , que pueden incluir hasta nuestra forma de pensar.

Razones que justifican luchar por el cambio
Fundamentos científicos

También los más prestigiosos y revolucionarios pedagogos cubanos abogaron por este tipo de enseñanza.9

En ningún momento se está negando la necesidad del conocimiento teórico, puesto que sin él no se pudiera realizar interpretaciones de lo que vemos y experimentamos; pero de nada serviría si no se realizan los experimentos o comprobaciones prácticas que dirán la verdad sobre lo estudiado.

Luego de analizar estos argumentos de tipo histórico, conceptuales y científicos, pueden considerarse otras razones que muestran la necesidad de una enseñanza más práctica.

Es evidente que se siguen afrontando problemas con las actuaciones y documentos medicolegales, que dirigentes, tanto de Salud Pública como de otros organismos, han planteado en diferentes instancias.

La experiencia en el interior del país, donde la facultad de Medicina, el hospital base y el médico legista coexisten prácticamente en el mismo lugar, ha conllevado (impuesto por la necesidad) una enseñanza más práctica, con resultados muy buenos para la formación del futuro médico.

Por último, y no porque sea menos importante, debe decirse que si se forma así al futuro médico cubano, pudiera ser hasta cierto punto comprensible, porque en Cuba existe una cobertura total de especialistas en Medicina legal para todas las provincias, pero ¿puede decirse esto mismo en relación con los alumnos latinoamericanos de Medicina?, ¿deben formarse igual?, ¿se les va a enseñar cómo hacer una necropsia, cómo reconocer a una violada,cómo realizar un peritaje psiquiátrico u otros con clases teóricas o videos? Debe estudiarse esta situación para hallar la mejor solución posible.

Anexo

ENCUESTA A PROFESORES

1) Actualmente qué porcentaje de la asignatura se imparte de forma:
________teórica ______teórico-práctica _______práctica
2) Entiende usted que esta debe modificarse: sí______ no_______
3) Cree posible impartir la asignatura de Medicina Legal en estancias.
Sí____ No____
4) Si su respuesta fue positiva diga qué variante entiende más factible.
______ Estancia en Hospital base de la Facultad de Ciencias Médicas.
______ Estancia en el Instituto de Medicina Legal.
______ Otra variante (explique)

MODELO DE ENCUESTA A LOS ALUMNOS

1- Considero las clases interesantes. Sí____ No____
2-Para esta asignatura qué tipo de clases prefiere.
Teórica___ práctica___
3. Marque la forma que considere más adecuada para impartir esta asignatura.
____Forma actual ____En rotaciones en el hospital base. ___En un servicio de medicina legal.


ENCUESTA PARA MÉDICOS ASISTENCIALES

1. Entiendo que la forma más adecuada para impartir la asignatura es:
____En rotaciones por el Instituto de Medicina Legal.
____Rotaciones junto con otras asignaturas en el hospital base.
____En la forma en que la recibimos.
2. Lo aprendido me ha sido útil en mi práctica profesional: Sí____ No____
3. He necesitado ayuda para realizar actuaciones medicolegales: Sí____ No____

Summary

Forensic Medicine is fundamentally a practical science; however, in the undergraduate medical education, the teaching of this subject is theoretical in 90%, which is a real contradiction. Since assistance professors, students and physicians are the most interested in this matter, it was decided to carry out this study to find out their criteria and reflections on the teaching of Foresinc Medicine and Medical Ethics in the undergraduate education. The 3 groups were separately studied at different moments, they were surveyed according to specific interests for each of them. Data were processed in computers and the main scales used were the central tendency quantitative and percentage methods. Results showed that the 3 groups agreed upon the fact that this subject was taught mostly in a theoretical way, that the number of training classes should be increased and the best way of giving the subject would be providing a Forensic Medicine service as part of the rotation system or in the basic hospital of the medical school. It was concluded that the teaching of Forensic Medicine should be redesigned, although it may be necessary to re-dimension Forensic medicine partly or in the course of the teaching of this subject.

Subject headings: EDUCATION, MEDICAL, UNDERGRATED; EDUCATION, PREMEDICAL; TEACHING/methods; FORENSIC MEDICINE/education; FACULTY.

Referencias bibliográficas

  1. Lancís Sánchez F. Lecciones de Medicina Legal. La Habana: Pueblo
    y Educación; 1989: 1-2.
  2. Fournier Ruiz IG. Medicina Legal en Preguntas y Respuestas. La Habana:
    Ed. ISCM; 1981.
  3. Lancís Sánchez F. Medicina Legal. La Habana: Edit. Ciencias Médicas; 1999.
  4. Lenin V. Obras Completas. T29. Moscú: Progreso;1981:100.
  5. Dadyvow V . Tipos y Generalizaciones de la Enseñanza. La Habana: Pueblo y Educación: 279-80.
  6. Lenin V. Cuadernos Filosóficos. La Habana: Edit. Política; 1964:165
  7. Pupo Pupo R. La Práctica y la Filosofía Marxista. La Habana: Ciencias Sociales; 1986: 11-2.
  8. La Biblia. Libro Éxodo Cap. 4 (2,6), Cáp. 6 (1), Cap. 7 (9 y 14), Cap. 8 (1,16-20), Cap. 9 (1,8,13), Cap. 10 (1,21), Cap. 11 (1) Libro Números Cap. 14 (11), Cap. 17 (1). La Habana: Ed. Reina - Valera;1995.
  9. Cuba. Ministerio de Educación. Pedagogía. La Habana: Pueblo y Educación;1989 : 1-9.


Recibido:9 de julio de 2003 Aprobado: 18 de julio de 2003
Dr. Héctor Barreiro Ramos.Calle 19 No. 1362 e/ 24 y 26, Apto 25.El Vedado. Ciudad de La Habana .E-mail: barreiro@infomed.sld.cu

1 Especialista de I Grado en Medicina Legal. Profesor Asistente del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La    Habana.
2 Dr. en Ciencias Médicas. Especialista de II Grado en Medicina Legal. Profesor Titular del Instituto Superior de    Ciencias Médicas de La Habana.
3 Máster en Ciencias. Especialista de I Grado en Medicina Legal. Profesora Auxiliar de la Facultad Derecho de la    Universidad de La Habana.
4 Residente de 2do año de Medicina General Integral. Facultad de Ciencias Médicas "Manuel Fajardo"

Indice Siguiente