Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana End 1999;10(1):38-42

Formato .PDFFormato .PDF

Instituto Nacional de Endocrinología. Departamento de Salud Reproductiva

Hiperprolactinemia y embarazo: aspectos clínicos

Dra. Martha Pol Fortuna,1 Dra. Gilda Monteagudo Peña2 y Dr. Felipe Santana Pérez3

Resumen

Se hizo un estudio retrospectivo que incluyó 54 pacientes hiperprolactinémicas que lograron embarazo en el período comprendido entre enero de 1979 y diciembre de 1992, con el objetivo de describir su comportamiento clínico antes y después del embarazo. Se dividió la muestra en 2 grupos: funcional (n = 21) y tumoral (n = 33). Se comprobó que la galactorrea y la infertilidad fueron los motivos de consulta más frecuentes en la causa idiopática y la amenorrea y la galactorrea, en las tumorales. El tratamiento previo al embarazo en todas las pacientes del grupo idiopático y en el 67,5 % de las de causa tumoral fue con agonistas dopaminérgicos. Más de la mitad de las pacientes de ambos grupos tuvo mejoría clínica en el primer año posparto, el resto se mantuvo sin cambios, excepto una paciente del grupo funcional que empeoró clínicamente. En el segundo año posparto aumentó el número de mujeres cuyos síntomas clínicos fueron similares a los referidos previo al embarazo. En conclusión, en nuestra serie se pudo constatar mejoría de los síntomas de la hiperprolactinemia después del embarazo en la mayoría de las pacientes.

Descriptores DeCS: AMENORREA/quimioterapia; GALACTORREA/quimioterapia; INFERTILIDAD/quimioterapia; HIPERPROLACTINEMIA/quimioterapia; AGENTES DOPAMINERGICOS/uso terapéutico; ESTUDIOS DE SEGUIMIENTO.

La hiperprolactinemia es causa frecuente de infertilidad, en la práctica clínica se asocia a desarreglos menstruales que van desde el sangramiento irregular, defectos de la fase lútea y anovulación, hasta amenorrea secundaria.1 La introducción de agonistas dopaminérgicos representó un proceder terapéutico muy eficaz en las pacientes con hiperprolactinemia y elevó de manera importante el índice de concepción.2-6

En el año 1979 se creó en esta institución la consulta especializada en hiperprolactinemia, hasta la fecha un número considerable de mujeres han logrado embarazo. Con este trabajo nos propusimos recoger la experiencia de esta consulta, con vistas a describir el comportamiento clínico de estas pacientes antes y después del embarazo.

Métodos

Revisamos las historias clínicas de las pacientes hiperprolactinémicas que lograron embarazo entre enero de 1979 y diciembre de 1992. Seleccionamos 54 pacientes y obtuvimos sus datos generales, clínicos, radiológicos y conducta terapéutica previa al embarazo, así como aspectos clínicos posteriores al embarazo. En el seguimiento evolutivo no se incluyeron las 6 mujeres que lograron el embarazo, pero abortaron (3 en cada grupo) y consideramos como muestra todos los embarazos; incluyendo, así a 10 pacientes que tuvieron 2 embarazos. Consideramos seguimiento a corto plazo, la primera evaluación antes de 1 año del término del embarazo y para la evaluación a largo plazo, la primera efectuada 2 años después del parto. Las pacientes quedaron distribuidas en 2 grupos: las de hiperprolactinemia idiopática (grupo I) y las de hiperprolactinemia tumoral (grupo II). Clasificamos como remisión: la desaparición de los síntomas, con normalización de los niveles de prolactina y estudios radiográficos normal; mejoría: disminución de los síntomas referidos y un descenso del 50 % de los decrementos absolutos (resultado de la resta del nivel inicial y los valores de prolactina en cada momento de estudio) de la prolactina; sin modificación: sin cambios clínicos, bioquímicos y radiológicos; agravamiento: deterioro radiológico con un aumento del 50 % del incremento absoluto de prolactina, con manifestaciones clínicas iguales o peores.

Resultados

El promedio de edad fue de 26,7 ± 3,7 años para el grupo idiopático y de 26,1 ± 5,7 años para el grupo tumoral, de ellas, 21 diagnosticadas de causa idiopática (38,9 %) y 33 de hiperprolactinemia tumoral (61,1 %), en estas últimas hubo un macroprolactinoma y el resto fueron microtumorales. Del total, 44 pacientes tuvieron un embarazo (81,5 %), 18 pertenecían al grupo I (33,3 %) y 26 al grupo II (48,1 %). Diez mujeres tuvieron 2 embarazos (18,5 %), 3 del grupo idiopático (5,5 %) y 7 del tumoral (12,9 %).

La galactorrea y la infertilidad fueron los motivos de consulta más frecuentes en el grupo idiopático, seguidas de la amenorrea secundaria. En el grupo tumoral, la amenorrea secundaria fue el motivo de consulta más frecuente, seguida por la galactorrea y la infertilidad. La cefalea fue más frecuente en el grupo tumoral. Sólo una paciente consultó por amenorrea primaria (tabla).

TABLA. Manifestaciones clínicas presentes en el momento del diagnóstico
 
Hiperprolactinemia
 
Idiopática
Tumoral
Total
Motivo de 
(n = 21)
(n = 33)
(n = 54)
consulta 
No.
%
No.
%
No.
%
Amenorrea secundaria
10
47,6
23
69,7
33
61,1
Galactorrea
12
57,1
20
60,6
32
59,2
Infertilidad
12
57,1
14
42,4
26
48,1
Cefalea
6
28,6
11
33,3
17
31,5
Oligomenorrea
9
42,9
7
21,2
16
29,6
Amenorrea primaria
-
-
1
3,0
1
1,9
Dos pacientes con hiperprolactinemia idiopática mantuvieron ciclos menstruales regulares, mientras que en el grupo tumoral sólo se observó en 1 paciente, todas con cifras de progesterona en rango ovulatorio.

Las pacientes del grupo idiopático se trataron sólo con medicamentos, así como 27 pacientes del grupo tumoral (67,5 %). En este último grupo, en 6 pacientes se utilizó la combinación de medicamentos + cirugía + medicamentos (15,0 %), en 4, la asociación de medicamentos + cirugía (10,0 %), 2 pacientes fueron operadas inicialmente y se utilizó con posterioridad el tratamiento medicamentoso (5 %) y una paciente logró el embarazo sin tratamiento (2,5 %).

En las pacientes con hiperprolactinemia idiopática y en 38 de las diagnosticadas como tumorales (95,0 %), el agonista dopaminérgico utilizado fue la bromocriptina, con dosis efectiva promedio diaria de 2,50 mg en las primeras y de 3,75 mg en las segundas. La duración del tratamiento con bromocriptina fue de 10,6 meses para el grupo idiopático y de 14,4 meses para el grupo tumoral. Después de normalizados los niveles de prolactina sérica, sólo en 11 pacientes (17,2 %) se necesitó inductores de la ovulación, principalmente en las del grupo tumoral (17,5 %).

Al primer año posparto se observó una evolución satisfactoria en 42 pacientes en general. En el grupo I hubo remisión en 6 pacientes, en otras 6 hubo mejoría clínica, 8 mantuvieron las mismas manifestaciones que antes del embarazo y en 1, los síntomas se agravaron, en esta última, al síntoma de amenorrea se unió galactorrea y cefalea, la cifra de prolactina plasmática fue de 31 670 mU/L y en la TAC de hipófisis se observó una masa tumoral que crecía hacia el seno esfenoidal. El tratamiento realizado fue la adenectomía por vía transesfenoidal. En el grupo II hubo remisión en 14 pacientes, 16 tuvieron mejoría clínica y en 7 no hubo cambios. En ninguna de las pacientes de este grupo hubo agravamiento clínico. Cuando comparamos los grupos no observamos diferencias estadísticas (p > 0,05) (figura).

Figura
FIG. Evolución clínica al primer y segundo año posparto en comparación con el estado previo al embarazo.

En el segundo año posparto, sólo en 2 pacientes del grupo I hubo remisión de los síntomas (9,5 %), el 33,3 % mejoró y en 12 pacientes (57,1 %) se mantuvieron los síntomas. En el grupo II, hubo remisión de los síntomas en 7 pacientes (18,9 %), 16 mejoraron (43,2 %) y en 14 (37,8 %) fueron similares a los del preembarazo. No hubo diferencias estadísticamente significativas entre los grupos (p > 0,05) (figura).

Discusión

La hiperprolactinemia tumoral fue más frecuente a diferencia de lo informado en la literatura, donde plantean un predominio de la causa funcional.7-9 Una posible explicación sería la característica de que este es un centro de referencia nacional para esta entidad. La amenorrea, galactorrea e infertilidad son las manifestaciones clínicas más frecuentes que se informan en estudios que analizan la hiperprolactinemia en general,10 así como en aquéllos que estudian subgrupos de mujeres que lograron embarazos, independientemente de que la causa fuera funcional o tumoral.7,12 En nuestra serie se pudo apreciar igual comportamiento.

La frecuencia de mujeres hiperprolactinémicas ovuladoras fue baja y ligeramente menor en las de causa tumoral, lo cual coincide con muchos de los anteriores trabajos sobre este tema.13,14 La mayoría lograron embarazo bajo tratamiento con agonistas dopaminérgicos. La dosis promedio utilizada fue baja y el tiempo de tratamiento, relativamente corto, aunque en el grupo tumoral, tanto la dosis como la duración del tratamiento fueron ligeramente mayores, similar a lo referido por Perdomo (Perdomo JE. Hiperprolactinemia idiopática y tumoral: características clínicas, diagnósticas y terapéuticas. Trabajo para optar por el título de Especialista de I Grado, La Habana, INEN, 1994).

Las mujeres hiperprolactinémicas infértiles, en su mayoría, logran embarazo sólo con bromocriptina y un menor número de pacientes con adenomas, requieren cirugía o radiación.8,15-17 Entre el 80 y el 90 % de las mujeres tratadas con bromocriptina reiniciaron los ciclos menstruales y la ovulación en un período entre 4 semanas y 3 meses después de resuelta la hiperprolactinemia con dosis menores de 7,5 mg de bromocriptina; en los casos de macroadenomas se requieren dosis mayores.8,18 Sólo en un pequeño porcentaje de los casos fue necesario el uso de inductores de la ovulación, lo cual coincide con lo que informan otros autores.14,19

La evolución clínica de la hiperprolactinemia posterior al parto fue favorable en la mayoría de las pacientes y no hubo diferencias entre los grupos, de manera similar a la de otras series.7,13 Debe tenerse en cuenta al evaluar el segundo año que sólo 16 pacientes no tenían tratamiento y que en el resto, el comportamiento clínico pudo estar influido por el efecto del tratamiento.

Summary

A retrospective study of 54 patients with hyperprolactinemia that got pregnant from January, 1979, to December, 1992, was conducted aimed at describing their clinical behavior before and after pregnancy. The sample was divided into 2 groups: functional (n = 21) and tumour (n = 33). it was proved that galactorrhea and infertility were the most frequent reasons to visit the doctor in the idiopathic cause, and amenorrhea and galactorrhea in the tumor cause. All patients included in the idiopathic group and 67.5 % of those with tumour cause were treated with dopaminergic agents before pregnancy. More than half of the patients of both groups had a clinical improvement during the first year after delivery. No changes were observed in the rest with the exception of a patient from the functional group that got worse. The number of women whose clinical symptoms were similar to those reported before pregnancy increased during the second postpartum year. To conclude, there was an improvement of the symptoms of hyperprolactinemia in most of the patients after pregnancy.

Subject headings: AMENORRHEA/ drus therapy; GALACTORRHEA/ drus therapy; INFERTILITY/ drus therapy; HYPERPROLACTINEMIA/ drus therapy; DOPAMINERGIC AGENTS/ therapeutic use; FOLLOW-UP STUDIES.

Referencias Bibliográficas

  1. Andino, N. La prolactina y la fertilidad femenina. En: Padrón RS (ed). Temas de Reproducción Femenina. La Habana: Editorial Científico-Técnica, 1979, Cap 5:51-8.
  2. Pascal-Vigneron V, Weyha G, Bosc M, Leclere J. Hyperprolactinemic amenorrhea: treatment with cabergoline versus bromocriptine. Results of a national multicenter randomized double-blind study. Presse Med 1995;24:753-7.
  3. Robert E, Musatti L, Piscitelli G, Ferrari CI. Pregnancy outcome after treatment with the ergot derivative, cabergoline. Reprod Toxicol 1996;10:333-7.
  4. Ventz M, Puhlmann B, Knappe G, Gerl H, Lehmann R, Rohde W. Pregnancy in hyperprolactinemic patients. Zentralbl Gynakol 1996;118:610-5.
  5. Choudhury SD, Goswami A. Hyperprolactinemia and reproductive disorders-a profile from north east. J Assoc Physicians India 1995;43:617-8.
  6. Goodman LA, Chang J. Pregnancy after bromocriptine-induced reduction of an extrasellar prolactin-secreting pituitary macroadenoma. Obstet Gynecol 1984;64:2S-7S.
  7. Ruiz-Velasco V, Tolis G. Pregnancy in hyperprolactinaemic women. Fertil Steril 1984;41:793-805.
  8. Hattori N. The frequency of macroprolactinemia in pregnant women and the heterogeneity of its etiologies. J Clin Endocrinol Metab 1996;81:586-90.
  9. Von Werder K. Diagnosis and treatment of hyperprolactinemia. En: Imura H. The Pituitary Gland. 2 ed. New York: Raven Press, Ltd 1994:453-89.
  10. Molitch ME. Pathologic hyperprolactinemia. Endocrinol Metab Clin N Amer 1992;21:877-901.
  11. Oesterle M, Galeazzi RL. Hyperprolactinemia. Schweiz Rundsch Med Prax 1995;84:778-83.
  12. Zárate A, Canales ES, Forsbach G, Fernández-Lazala R. Bromocriptine, clinical experience in the induction of pregnancy in amenorrhea-galactorrhea syndrome. Obstet Gynecol 1978;52:442-4.
  13. Rossi AM, Vilska S, Heinonen PK. Outcome of pregnancies in women with treated or untreated hyperprolactinaemia. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 1995:63:143-6.
  14. Martin TL, Kim M, Malarkey WB. The natural history of idiopathic hyperprolactinemia. J Clin Endocrinol Metab 1985;60:855-8.
  15. Ciccarelli E, Camanni F. Diagnosis and drug therapy of prolactinoma. Drugs 1996;51:954-65.
  16. Jeffcoate WJ, Pound N, Sturrock ND, Lambourne J. Long-term follow-up of patients with hyperprolactinaemia. Clin Endocrinol (Oxf) 1996;45:299-303.
  17. Vance ML. Treatment of prolactin-secreting pituitary macroadenomas with the long acting non-ergot dopamine agonist, CV 205-502. Ann Int Med 1990;112:668-73.
  18. Soule SG, Jacobs HS. Prolactinomas: present day management. Br J Obstet Gynaecol 1995;102: 178-81.
  19. Skrabanek P. Clinical course and outcome of thirty-five pregnancies in infertile hyperprolactinaemic women. Fertil Steril 1980;33:391-5.

Recibido: 3 de agosto de 1998. Aprobado: 19 de enero de 1999.
Dra. Martha Pol Fortuna. Instituto Nacional de Endocrinología, Departamento de Salud Reproductiva, Zapata y D, El Vedado, Ciudad de La Habana, Cuba. CP 10400.

1 Especialista de I Grado en Endocrinología.
2 Especialista de I Grado en Endocrinología. Investigadora Agregada.
3 Especialista de II Grado en Endocrinología. Maestro en Ciencias en Salud Reproductiva. Investigador Auxiliar.

Indice Anterior Siguiente