Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Endocrinol 1996;(7)2
Instituto Nacional de Endocronología. Departamento de Endocrinología Pediátrica. Laboratorio de Bioquímica

Lípidos plasmáticos en niños diabéticos insulinodependientes

Dr. Francisco Carvajal Martínez, Dr. Luis Soto Agüero, Lic. Arturo Reyes Durán y Dr. Ricardo Güell González1

RESUMEN

Las hiperlipoproteinemias son un factor de riesgo de lesión vascular. El objetivo de este estudio fue investigar las alteraciones de los lípidos sanguíneos en el diabético. Se estudiaron 70 niños diabéticos insulinodependientes (32 varones y 38 hembras), en edades entre 5 y 14 años; a los cuales se les determinó colesterol, triglicéridos, HDL-C, HDL-2, HDL3, LDL, Apo A1, ApoB, índice aterogénico (colesterol/HDL-C) y Hbo A1c. Los resultados se comparan con los obtenidos por un grupo control de 21 niños sanos (11 varones y 10 hembras). Los niños diabéticos con mayor tiempo de evolución de la enfermedad tuvieron significativamente (p < 0,05) más elevada la LDL. Los pacientes con mal control metabólico presentaron mayor elevación (p < 0,05) de la Apo B. En el grupo de los niños diabéticos con índice aterogénico elevado se constató diferencia significativa más alta de colesterol (p < 0,01) y Apo B (p < 0,05) y más baja de HDL-C, HDL2, HDL3, y Apo AI. Se concluye en la importancia del diagnóstico y tratamiento de las HLP en el niño diabético con el fin de prevenir, mejorar o retrasar la futura lesión vascular.

Palabras clave: HIPERLIPOPROTEINEMIA; DIABETES MELLITUS INSULINO-DEPENDIENTE; LIPOPROTEINAS LDL/sangre; LIPOPROTEINAS DEL COLESTEROL HDL/sangre; COLESTEROL/sangre; ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES; GRUPOS CONTROL; LIPIDOS/sangre; TRIGLICERIDOS/sangre.

INTRODUCCION

La diabetes mellitus es una de las enfermedades crónicas más importantes en niños y adolescentes. Las alteraciones del metabolismo lipídico se encuentran frecuentemente en el diabético.1-3 Strong y Mc Gill,4 al examinar las arterias coronarias de 4 737 cadáveres necropsiados de ambos sexos, de 10 a 39 años de edad, encontraron estrias de grasa, la marca inicial de la placa aterosclerótica en las arterias coronarias de niños alrededor de 10 años.

El desarrollo de arteriopatía coronaria se relaciona con varios factores de riesgo como son: el aumento del colesterol, hipertensión, tabaquismo, antecedentes familaires de arteriopatía coronaria y la diabetes.

También se señala la importancia de la hipertrigliceridemia como otro factor de riesgo cardiovasuclar.5 Específicamente en el niño diabético insulinodependiente, opinamos que es fundamental el diagnóstico y tratamiento de las alteraciones lipídicas pues sólo de esa forma se puede prevenir, atrasar o mejorar la futura lesión vascular.

Por eso, nuestro objetivo es conocer las posibles alteraciones de los lípidos plasmáticos en un grupo de niños diabéticos insulinodependientes.

MATERIAL Y METODO

Estudiamos 70 niños diabéticos insulinodependientes. (32 varones y 38 hembras), con edades comprendidas entre 5 y 14 años (_ ± DE 11,9 ± 2,0 años) atendidos en el Departamento de Endocrinología Pediátrica del Instituto Nacional de Endocrinología en Ciudad de La Habana, Cuba.

Utilizamos un grupo control compuesto por 21 niños sanos (11 varones y 10 hembras), en edades comprendidas entre 3 y 14 años (_ ± DE 11,4 ± 3,1 años).

A todos los diabéticos y controles les determinamos: colesterol mediante determinación enzimática6 en un autoanalizador Technicón MT-II (valores normales menores de 220 mg/L; < 5,72 mmol/L); triglicéridos, por determinación enzimática,7 medinate Kit de la Boehringer Manhein (valores normales < 120 mg/dL; < 1,35 mmol/L); el HDL- colesterol, por determinación enzimática de colesterol en las lipoproteínas de alta densidad, después de su precipitación selectiva con dextrán sulfato/Mg++ (valores normales 45 %);8 HDL2 y HDL3: del HDL total obtuvimos, por precipitación, el HDL3 y el HDL2, por la diferencia encontrada entre HDL total y HDL3.9 Comparamos los resultados con los obtenidos en el grupo control. El LDL lo determinamos por el método de polivinil sulfato (precipitación)10 y comparamos los resultados con los obtenidos en el grupo control, la apoproteina A1, por electroinmunoensayo de Apo AI11 (valores normales > 135 mg/%) la apoproteína B, por electroinmunoensayo.12 (valores normales < 120 mg//); el índice aterógeno de Castelli, se calcula dividiendo el colesterol total entre el HDL colesterol (valores normales <4,5). Además, determinamos glicemia en ayunas por el método de hexoquinasa (valor normal: menor de 140 mg/dL, < 7,7 mmol/L) y hemoglobina glicosilada, según el método colorimétrico con ácido tiobarbitúrico (valores normales entre 5, 6 y 7 %). Tomamos como aceptable el metabólico con Hbo Alc 1 < 9,9 % y malo > 10 %. Para el análisis estadístico utilizamos el test de la t de Student con nivel de significación de 0,05.

RESULTADOS

En la tabla 1, reflejamos los valores de lípidos plasmáticos, según tiempo de evolución, sólo encontramos diferencia significativa (p < 0,05) en las cifras de LDL en el grupo de más de 5 años de evolución de la enfermedad.

TABLA 1. Valores de lípidos plasmáticos en niños diabéticos insulinodependientes, según el tiempo de evolución
Tiempo de evolución
Lípidos plasmáticos 
< 5 años
> 5 años
 
n
_
DE
n
_
DE
Colesterol (mg/dL)
40
153,47
0,28
30
157,36
28,52
Triglicéridos (mg/dL)
40
78,70
9,21
30
76,93
32,64
HDLc (%)
32
43,34
4,54
26
42,80
10,99
HDL2 (mg/dL)
14
29,14
0,64
20
29,50
9,27
HDL 3 (mg/dL)
14
12,07
3,51
20
12,90
5,30
APO A1 (mg/dL)
40
132,30
0,94
30
131,33
23,81
APO B (mg/dL)
40
67,25
2,89
30
65,53
17,59
LDL (mg/dL)
37
57,72
4,40
27
63,44
11,03
Indice aterogénico 
32
3,76
1,18
26
3,91
1,07
 * p < 0,05

En la tabla 2, presentamos los valores de lípidos sanguíneos, según el grado de control metabólico (HbA1c), encontramos diferencia significativa (p < 0,05) en los valores de Apo B . En la tabla 3 se analiza el índice aterogénico y los lípidos plasmáticos. Observamos que existía diferencia significativa en los valores de HDL2, HDL3, Apo A1 y Apo B.

TABLA 2. Valores de lípidos plasmáticos en niños diabéticos insulinodependientes, según control metabólico
 
HbA1C
Lípidos plasmáticos 
< 9,9 %
> 9,9 %
 
n
_
DE
n
_
DE
Colesterol (mg/dL)
25
151,16
29,20
39
159,35
29,24
Triglicéridos (mg/dL)
25
76,68
30,22
39
80,51
31,95
HDLc (%)
22
44,13
14,00
31
41,51
10,49
HDL2 (mg/dL)
14
27,85
10,80
19
30,10
9,13
HDL 3 (mg/dL)
14
13,85
4,58
19
11,89
4,49
APO A1 (mg/dL)
25
124,26
25,42
39
135,94
24,21
APO B (mg/dL)
25
62,08
9,87
39
69,43
17,67
LDL (mg/dL)
24
63,00
12,77
35
58,57
13,09
Indice aterogénico 
22
3,70
1,04
31
4,02
1,17
* p < 0,05

 
TABLA 3. Indice aterogénico y valores de lípidos plasmáticos en niños diabéticos insulinodependientes
Indice Aterogénico
Lípidos plasmáticos 
< 4,5 %
> 4,5 %
 
n
_
DE
n
_
DE
Triglicéridos (mg/dL)
43
78,44
32,69
15
79,93
31,70
HDL2 (mg/dL)
22
32,45
9,39
12
23,66
7,69
HDL 3 (mg/dL)
22
13,72
4,92
12
10,41
3,11
APO A1 (mg/dL)
43
135,86
27,66
15
118,66
25,49
APO B (mg/dL)
43
63,67
11,90
15
73,86
20,98
LDL (mg/dL)
43
59,79
14,12
15
61,66
13,31
 

* p < 0,05 **p < 0,01

DISCUSION

Las afecciones cardiovasculares se han convertido durante las últimas décadas en el verdadero mal del siglo. En Cuba, en los últimos años, ocupan el primer lugar dentro de las primeras causas de muerte. La muerte por diabetes mellitus se ubica en la quinta causa de muerte en la población cubana entre 15 y 65 años de edad y séptima causa a cualquier edad.

Los pacientes con diabetes mellitus desarrollan con mayor frecuencia y precocidad la enfermedad vascular, si se compara con individuos no diabéticos.13,14 Desde hace tiempo se conoce que la aterosclerosis representa la causa principal de las enfermedades vasculares y que, entre los factores desencadenantes predominan las hiperliproteinemias. También, la elevación de los lípidos plasmáticos constituyen una causa fundamental de riesgo vascular, alteración muy común en el paciente diabético.

Las hiperlipoproteinemias (HLP) se pueden observar desde el inicio clínico de la enfermedad diabética o desarrollarse en el transcurso de ésta, principalmente durante su descontrol metabólico.15-17 Chances,18 en 1969, observó HLP en 2/3 de los niños diabéticos evaluados al inicio clínico de la enfermedad.

En nuestro país,19,20 se han realizado diversas investigaciones en niños diabéticos y se ha encontrado relación entre el mal control meabólico y los niveles de lípidos plasmáticos elevados.

Nosotros hemos constatados (ta- bla 1) diferencia significativa (p < 0,05) en los valores de LDL en el grupo de niños diabéticos con tiempo de evolución > 5 años. El aumento de LDL constituye un mayor riesgo de afección vascular, por lo que, según nuestro dato, este riesgo aumenta con el tiempo de evolución de la enfermedad.

Además, hemos encontrado (ta- bla 2) diferencia significativa (p < 0,05) en los valores de Apo B en el grupo de niños diabéticos con mal control metabólico. También existió incremento, en este grupo, del colesterol y los triglicéridos y disminución del HDL-C, aunque sin criterios significativos. Es aceptado que el incremento de la Apo B aumenta el riesgo de afección vascular. Avogaro, en 1980,21 consideró el aumento de los valores de Apo B como un factor aterogénico.

Finalmente, cuando investigamos el índice aterogénico según los valores de lípidos plasmáticos (tabla 3), encontramos disminción significativa en el grupo con índice aterogénico elevado en las cifras de HDL2, HDL3 y Apo AI, mientras, la Apo B aumentó significativamente (p < 0,05). Estos datos refuerzan el criterio de que en el niño diabético insulinodependiente existe riesgo vascular que puede tener traducción clínica en épocas posteriores de la vida, por lo cual es importante desde la niñez diagnosticar y tratar las HLP. La relación colesterol / HDL-C es uno de los mejores predictores de riesgo vascular. Gómez Reyes et al. en 1991,3 hallaron diferencia significativa al comparar el índice de Castelli (colesterol total / colesterol HDL) entre diabéticos (DMID y DMNID) y sujetos controles (no diabéticos).  

SUMMARY 

Hyperlipoproteinaemias are a risk factor of vascular lesion. The objective of this study was to investigate the blood lipids alterations in the diabetic. 70 insulin-dependent diabetic children (32 males and 38 females) aged 5-14 years old. Cholesterol, tryglicerides, HDL-C, HDL-2, HDL3, LDL, Apo Al, ApoB, atherogenic index (cholesterol/HDL-C), and Hbo Alc were determined. The results were compared with those obatined by a control group of 21 sound children (11 males and 10 females). Diabetic children with more time of evolution had a more significancy elevated LDL (p<0,05). Patients with a poor metabolic control showed a higher increase (p<0,05) of Apo B. In the group of diabetic children with elevated atherogenic index it was found a higher significant difference of cholesterol (p<0,01) and Apo B (p<0,05), and a lower difference of HDL-C, HDL2, HDL3, and Apo Al. It is concluded that the diagnosis and treatment of HLP in the diabetic child are very important to prevent, improve and delay a future vascular lesion.

Key words: HYPERLIPOPROTEINAEMIA; INSULIN-DEPENDENT DIABETES MELLITUS; LDL LIPOPROTEINS/blood; HDL CHOLESTEROL LIPOPROTEINS/blood; CHOLESTEROL/blood; CARDIOVASCULAR DISEASES; CONTROL GROUPS; LIPIDS/blood; TRYGLICERIDES/blood.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Licea M. Aterosclerosis y diabetes mellitus. Rev Cubana Med 1986;25:1149-76.
  2. Ditzel J. Functional microangiopathy in diabetes mellitus. Diabetes 1968;17:388-97.
  3. Gómez-Reyes D, Rojas-Hidalgo E. Espectro lipídico plasmático en 226 diabéticos. Av Diabetol 1991;4:1153-8.
  4. Strong JP, Mc Gill HC. JR. The pediatric aspects of atherosclerosis. J Atheroscler Res 1969;9:251.
  5. Austin MA. Plasma-triglycerides as a risk factor for coronary heart disease: the epidemiologic evidence and beyond. Am J Epidemiol 1989;129:249-59.
  6. Allain PP, Poon LS, Chan S. Enzymatic determination of total serum cholesterol. Clin Chem 1974;20:470-5.
  7. Buccolo G, David H. Quantitative determination of serum tryglicerides by the use of enzymes. Clin Chem 1973;19:475-82.
  8. López-Virella M, Stone MF, Ellins S. Cholesterol determination in high density lipoproteins separated by three different methods. Clin Chem 1977;23:882-5.
  9. Analysis of plasma HDL subclasses by a precipitation procedure. Report of the HDL methodology workshop. Meeting of the American Association for Clinical Chemistry, 1982.
  10. Assmann G, Sabs HV, Kohnert U. LDL-Cholesterol determination in blood serum following precipitation of LDL with polyvinil sulfate. Clin Chem 1983;140:77-83.
  11. Steimberg K, Cooper G, Rosseneu, M. Evaluation and standarization of apolipoprotein AI immunoassays. Clin Chem 1988; 34:1821-5.
  12. Resseneau M, Vercaemst R, Steinberg K, Cooper G. Some considerations of methodology and standardization of apolipoprotein E immunoassays. Clin Chem 1983;29:427-33.
  13. New M, Roberts, Bierman E, Reader G. The significance of blood lipid alterations in diabetes mellitus. Diabetes 1963; 12:208-12.
  14. Kaplan M, Feinstein A. A critique of methods in reported studies of long-term vascular complications in patients with diabetes mellitus. Diabetes 1973;2:160-84.
  15. Al Muhtaseb N, Yousuf Al, Bajaj JS. Apolipoprotein A-I, A-II, B, C-II and C-III in children with insulin-dependent diabetes mellitus. Pediatrics 1962;89:936-41.
  16. Stozicky F, Fabianova J. Variations in lipid metabolism in long-term monitoring of children treated for diabetes mellitus. Cesk Pediatr 1992;47:475-7.
  17. Torres M, Leman I, Bravo LE, Cardoso G, Mendoza F, Zamora J et al. Metabolic control and the prevalence of dislipidemia in children and adolescents with insulin-dependent diabetes mellitus. Rev Invest Clin 1993;45:545-52.
  18. Chance G, Albutt E, Edkins S. Serum lipids and apolipoprotein in untreated diabetic children. Lancet 1969;1:1126-8.
  19. Carvajal F, Vera M, Quesada V, González J, Amaro S. Trastorno lipídico en el niño diabético. Rev Cubana Pediatr 1981;53:23-8.
  20. Carvajal F, Quesada X, González P. High density lipoprotein cholesterol in insulin-dependent diabetic children. Acta Diabetol 1983;20:289-95.
  21. Avogaro P. Relationship between apolipoproteins and chemical components of lipoproteins in survivors of myocardial infarction. Atherosclerosis 1980;37:69-76.
Recibido: 10 de noviembre de 1995. Aprobado: 21 de febrero de 1996.

Dr. Francisco Carvajal Martínez. Instituto Nacional de Endocrinología, Zapata y D, Vedado, Ciudad de La Habana, Cuba.

Indice Anterior Siguiente