Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Endocrinol 1997;8(2):135-141
Instituto Nacional de Endocrinología "Hospital Comandante Manuel Fajardo"

Encuesta sobre osteoporosis en un área de salud

Dr. Francisco Ochoa Torres y Dr. Rolando Pereira Costa

RESUMEN

Con el objetivo de conocer la repercusión de la osteoporosis en población anciana de un área de salud, se estudiaron ambulatoriamente 88 personas de ambos sexos, seleccionadas mediante método aleateorio simple, que representaron 1/6 de todas las personas con 65 o más años del área de salud del policlínico Plaza de la Revolución y constituyen el 91,6 % de 96 casos programados, para una expectativa del problema del 50 %, con una confiabilidad del 10 %. A cada individuo se le realizaron exámenes radiológicos convencionales de los siguientes segmentos: columna dorsal, lumbar, pelvis ósea, tórax y mano derecha; con el propósito de analizar el comportamiento de la osteoporosis senil en un área de salud abierta. El 100 % de las personas encuestadas presentó algún signo radiográfico de osteoporosis. Todos los segmentos esqueléticos aparecen afectados, con la excepción de la pelvis ósea en un paciente y la columna lumbar en otro. El 19 % de estos pacientes presentaron fracturas óseas. Se concluye que la severidad de la osteoporosis difiere poco entre ambos sexos y presenta una franca tendencia a incrementarse con la edad.

Desriptores DeCS: OSTEOPOROSIS/radiografía; HUESOS PÉLVICOS/radiografía; MANO/radiografía; COLUMNA VERTEBRAL/radiografía; PACIENTES AMBULATORIOS.

La osteoporosis es una enfermedad cuya frecuencia y severidad parecen incrementarse con la longevidad, con mayor riesgo de fracturas óseas patológicas.1,2 Predomina en la mujer (20/1)3,4 en la etapa posmenopáusica, pero esta proporción disminuye establemente después de los 70 años.1,4 La osteoporosis parece estar relacionada con algunos factores como son: las características raciales (es más frecuente en personas de origen caucasiano y asiático); la ubicación geográfica y el régimen climatológico (más frecuente en los países nórdicos y de clima frío),1,4-6 pero el factor que parece ejercer mayor influencia es la prolongación de la senectud (más frecuente y severa cuanto mayor es la longevidad).1,4,7

Los datos estadísticos sobre la frecuencia de la osteoporosis que aparecen en la literatura médica son incompletos, pero dejan entrever la magnitud del "fenómeno osteoporosis" al nivel mundial. En los Estados Unidos de Norteamérica se informan anualmente cerca de 300 000 casos de fracturas osteoporóticas de cadera, 200 000 de antebrazo y más de 25 % de mujeres blancas mayores de 65 años tienen fracturas vertebrales.1,8-10

Otros países como Francia, Italia, Gran Bretaña y España también informan de grandes gastos presupuestarios anualmente por fracturas osteoporóticas.7,10,11

Cuba, por sus características geográficas y climatológicas y el gran mestizaje de su población, parecería poco favorable para la aparición de osteoporosis. Sin embargo, por una encuesta previa realizada por los autores de este trabajo, entre las mujeres recluidas en un hogar de ancianos de la provincia de Ciudad de La Habana, supimos que el 100 % presentaba signos radiológicos de osteoporosis con 74 % de fracturas óseas. Pero, tomando en consideración que estas personas no son necesariamente representativas de la población general, decidimos encuestar una muestra de la población anciana en un área de salud abierta, para conocer la importancia real del "problema osteoporosis" en nuestro país.

MÉTODOS

Encuestamos un grupo de 88 personas: 67 del sexo femenino y 21 del masculino, que representan 1/6 de todas las personas de 65 ó más años correspondientes al área de salud del Policlínico Plaza de la Revolución de la provincia de Ciudad de La Habana. Estas 88 personas constituyen el 91,6 % de las 96 programadas para una expectativa del problema del 50 % con una confiabilidad del 10 %.

Las personas de este grupo de estudio fueron tomadas al azar mediante un método aleatorio simple, 1 de cada 6 se correspondía a los componentes del universo que previamente había sido listado por los compañeros del Policlínico Plaza.

A cada paciente le realizamos un estudio radiológico convencional de los siguientes segmentos esqueléticos: columna dorsal y lumbar, en posición lateral; pelvis ósea y tórax óseo en posición anteroposterior y la mano derecha.

En cada segmento óseo buscamos primeramente si existían criterios radiográficos de osteoporosis (aumento de la transparencia ósea, disminución del trabeculado de los huesos esponjosos, reducción de la cortical, disminución en altura y biconcavidad de los cuerpos vertebrales y fracturas óseas). Consideramos como osteoporótica toda persona con signos de osteopenia al menos en 1 de los segmentos esqueléticos examinados. Los casos positivos se clasificaron, acorde con la severidad, en Liera (L), Moderada (M) y Severa (S).

  • Ligera: aumento de la transparencia ósea y ligero incremento del índice luz/cortical del hueso.
  • Moderada: lo anterior más acentuado, además de disminución del trabeculado de los huesos esponjosos y biconcavidad de los cuerpos vertebrales.
  • Severa: lo anterior más fracturas óseas o aplastamientos vertebrales.
  • RESULTADOS

    En esta encuesta se detectó que el 100 % de las personas examinadas en ambos sexos tenían signos radiográficos de osteoporosis en todos los segmentos esqueléticos examinados con excepción de 2 casos (una pélvis ósea y una columna lumbar).

    La tabla 1 refleja el grado de severidad de la osteoporosis por sexo y la tabla 2 por grupos etáreos. Obsérvese en la tabla 1, que la proporción de osteoporosis ligeras, moderadas y severas fue exactamente igual para ambos sexos y que existe una franca tendencia al incremento de la severidad con las décadas de la vida (tabla 2), es decir, en la séptima década predominaron los casos ligeros, en tanto los severos lo hicieron en la novena década.

    TABLA 1. Severidad de la osteoporosis por sexo
     
     Ligera 
    Moderada 
     Severa
    Sexo 
     n
     n
     %
     n
     %
    Femenino
    67
    13
    19,4
    26
    38,8
    28
    41,8
    Masculino 
    21
    4
    19,4
    8
    38,1
    9
    42,8
    Total 
    88
    17
    19,3
    34
    38,6
    37
    42,1
     
    TABLA 2. Severidad de la osteoporosis por grupos etáreos
     Ligera
     Moderada
    Severa 
    Grupos etáreos 
     n
     n
     %
     n
    65-69
    28
    12
    42,8
    11
    39,2
    5
    17,9
    70-79
    47
    6
    12,9
    18
    38,3
    23
    48,9
    80-89
    13
    1
    7,6
    3
    23,0
    9
    69,3
    Total
    88
    19
    21,5
    32
    36,3
    37
    42,0
    En la tabla 3 puede apreciarse el grado de severidad de la osteoporosis en los segmentos esqueléticos examinados por sexo. En ambos sexos el segmento mayormente afectado fue la columna dorsal y el menos afectado, la pelvis ósea (figuras 1 a 5).
    TABLA 3. Severidad de la osteoporosis por segmento esquelético y sexo
     CD
    CL 
     Po
     T
    Sexo
     L
    Femenino
    9
    52
    39
    16
    50
    34
    41
    39
    20
    29
    40
    31
    19
    45
    36
    Masculino 
    19
    28
    53
    19
    38
    43
    28
    57
    15
    24
    52
    24
    19
    47
    34
    CD: Columna dorsal. CL: Columna lumbar. Po: Pelvis ósea. T: Tórax. M: Mano. L: Ligera. M: Moderada. S: Severa.
    FIGURA 1. Severidad de la osteoporosis por segmento esquelético y sexo. Columna dorsal.
    FIGURA 2. Severidad de la osteoporosis por segmento esquelético y sexo. Columna lumbar.
    FIGURA 3. Severidad de la osteoporosis por segmento esquelético y sexo. Pelvis ósea.
    FIGURA 4. Severidad de la osteoporosis por segmento esquelético y sexo. Tórax.
    FIGURA 5. Severidad de la osteoporosis por segmento esquelético y sexo. Mano derecha.

    Otro aspecto importante es el referente a las fracturas óseas, pues 17 casos (19 %) presentaban fracturas óseas radiológicas, de ellos el 18 % en mujeres y el 24 % en hombres, es decir, que existe un compromiso de fracturas similar para ambos sexos. Por grupos etáreos, las fracturas muestran una tendencia franca a aumentar con el incremento de la longevidad.

    DISCUSIÓN

    Si la ubicación geográfica y las características climatológicas y raciales de un país o región influyen en mayor o menor grado en la prevalencia de osteoporosis senil, como se reporta en la literatura médica, 1,4-6 es aún tema de debate.

    Muchos autores consideran que la prevalencia de osteoporosis es mayor entre los habitantes de los países nórdicos con clima muy frío, en aquéllos con poblaciones descendientes de caucacianos y asiáticos,6,12,13 preveen una mayor resistencia entre los habitantes de zonas tórridas, con clima cálido y en personas de la raza negra y mestiza. Sin embargo, la frecuencia con que vemos ancianos osteoporóticos en las consultas médicas,14 los datos de una encuesta previa sobre osteoporosis realizada por los autores de este trabajo en el hogar para ancianos "Manuel Aneiro Subirat" de la Provincia de Ciudad de La Habana, y los resultados de esta nueva encuesta sobre osteoporosis, muestran que en Cuba, a pesar de ser una isla situada en la zona tórrida, con un clima cálido, bañada la mayor parte del día y del año por un sol intenso, con una gran parte de su población de la raza negra y de mestizos, la prevalencia de la osteoporosis es notablemente alta (100 % de los casos en las 2 encuestas), con un comienzo relativamente temprano (antes de 65 años) con más de las 3/4 partes de los casos con osteoporosis moderada o severa y con una frecuencia de fracturas del 19 %.

    Nuestros resultados muestran también que a partir de los 65 años no existen prácticamente diferencias con respecto a la frecuencia y severidad de la osteoporosis entre sexos, lo cual apoya el criterio de los autores que plantean que las diferencias por el sexo desaparecen con la prolongación de la senectud.1,4,15

    De nuestros resultados nosotros colegimos que el factor determinante de la aparición de la osteoporosis en la senectud es la propia vejez y que su frecuencia y severidad se incrementan cada vez más con la prolongación de la longevidad.

    Consideramos que estos datos pueden resultar de sumo interés para los dirigentes del Ministerio de Salud Pública de nuestro país, pues el incremento estable de la expectativa de vida en Cuba, hacen preveer una alta prevalencia de personas mayores de 65 años para el próximo decenio y por tal razón, un incremento considerable de la morbilidad por osteoporosis.

    SUMMARY

    With the aim of knowing the repercussion of osteoporosis among the elderly in a health area, 88 outpatients of both sexes were studied. They were selected by using a simple randomized method, and they stood for 1/6 of all persons 65 years old or over from the health area of the "Plaza de la Revolución" Polyclinic. This figure represents 91.6 % of the cases that were programmed. It was attained an expectancy of the problem of 50 % with a reliability of 10 %. Every individual underwent conventional radiological examinations of the following segments: dorsal spine, lumbar spine, pelvic bones, thorax, and right hand, in order to analyze the behaviour of senile osteoporosis in an open health area. 100 % of the persons studied showed some radiological sign of osteoporosis. All the skeletal segments were affected, with the exception of the pelvic bones in one patient and the lumbar spine in another. 19 % of these patients had bone fractures. It is concluded that the severity of osteoporosis differs just a little between both sexes and that there is a clear trend to increase with age.

    Subject headings: OSTEOPORO SIS/radiography; PELVIC BONES/radiography; HAND/radiography; SPINE/radiography; OUTPATIENTS.

    REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

    1. Meuleman J. Osteoporosis and the elderly. Med Clin North Am 1989;73:1455-8.
    2. Chiristiansen C. Osteoporosis. Lancet 1987;2 (8563):833-6.
    3. Meta S. Bone loss, contraception and lactation. Acta Obstet Gynecol Scand 1992;23:5-6.
    4. Scane AC, Francis RM. Risk factors for osteoporosis in men. Clin Endocrinol 1993;38:15-9.
    5. Davis R, Saha S, Osteoporosis. Am Fam Phys 1985;32:107-11.
    6. Evans RA, Marel GM, Lancaster EK, Koss S, Evans M, Wong SYP. Bone mass is low in relatives of osteoporotic patients. Ann Intern Med 1988;108:870-4.
    7. Die ZA, Puig J, Martínez MT, Diez JL, Aubia J, Vivances J. Epidemiology of fractures of the proximal femur associated with osteoporosis in Barcelona, Spain. Calcif Tissue Int 1989;44:382-7.
    8. Passari M. Social importance and cost of osteoporosis. Osteoporosis. Second International Conference, 1985 Nov 7-11 Athenas. Milán Masson, 1986:11-21.
    9. Melton LJ, Riggs BL. Epidemiology and cost of osteoporosis fractures. Osteoporosis. Second International Conference 1985 Nov 7-11. Athenas. Milán Masson, 1986:23-7.
    10. Stevenson J. The pathogenesis of osteoporosis. Osteoporosis. Second International Conference 1985 Nov 7-11 Athenas Milán Masson: 1986;55-7.
    11. Reginster JY, Denis D, Franchiment P. The pathogenesis of osteoporosis. Osteoporosis. Second International Conference 1985; Nov 7-11 Athenas Milán Masson, 1986;75-7.
    12. Walker AR, Walker BF. Metacarpal thickness in South African population. Sam J 1987;72:580-4.
    13. Walker AR, Walkwe BF. Osteoporosis research: a new direction. Lancet 1987;5:1338-41.
    14. Ochoa F, La osteoporosis metabólica posmenopáusica y senil: presentación de 10 casos. Rev Cubana Med 1988;27:84-8.
    15. Seeman E, Hopper JL, Bach LA, Cooper ME, Parkinson E, Mc Kay J. et al. Reduced bone mass in daughters of women with osteoporosis. New Engl Med 1989;320(9):554-8.
    Recibido: 24 de julio de 1996. Aprobado: 10 de septiembre de 1996.

    Dr. Francisco Ochoa Torres. Instituto Nacional de Endocrinología, Zapata y D, Vedado, Ciudad de La Habana, Cuba.

    Indice Anterior Siguiente