Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Endocrinol 1998;9(1):5

Editorial

La repercusión de la diabetes mellitus sobre la población mundial ha motivado que se le considere un problema de salud, exhibe altos índices de morbilidad y mortalidad, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo.1 En respuesta a ello se incrementa cada día, el número de investigaciones clínicas, inmunológicas y epidemiológicas, en aras de obtener mejores resultados que permitan interactuar y elevar la calidad de vida del paciente diabético, además de prolongarla.

Es incuestionable que la diabetes mellitus constituye un síndrome heterogéneo que abarca un grupo amplio de enfermedades con diferentes características genéticas, inmunológicas, clínicas y terapéuticas, lo cual se pone de manifiesto en la diferencia que existe con la prevalencia de la enfermedad entre varios grupos étnicos, así como la existencia de alteraciones inmunológicas en ciertos pacientes y no de manera generalizada. Se observa una evidente relación entre edad al diagnóstico de la enfermedad y forma clínica de presentación. Sin embargo, estos aspectos no se tenían en cuenta décadas atrás, lo que acarreaba falsas interpretaciones en investigaciones realizadas.

En 1979, The National Diabetes Data Group propone un sistema de clasificación2 que posteriormente, en 1980, modifica la Organización Mundial de la Salud,3 se perfecciona en 19854 y 1994.5 Estos grupos reconocieron 2 grandes formas de diabetes que denominaron: diabetes mellitus insulinodependiente o tipo I y diabetes mellitus no insulinodependiente o tipo II, además de otras 3 clases (diabetes gestacional, diabetes relacionada con la malnutrición y otros tipos de diabetes) y también incluyeron la categoría de tolerancia alterada a la glucosa. Esta clasificación estaba basada en una combinación de manifestaciones clínicas y requerimientos o no de insulina en el tratamiento para mantener la vida.

Recientemente, en julio de 1997, un comité de expertos de la Asociación Americana de Diabetes se reúne y propone una nueva clasificación basada en la etiología de la diabetes6 y como datos de interés resaltan la eliminación de la terminología diabetes mellitus insulinodependiente y no insulinodependiente, quedan como tipo 1 tipo 2. Además, un tercer grupo donde estarían otros tipos específicos de diabetes y como cuarto y último grupo, la diabetes mellitus gestacional. Este Comité de Expertos propone también la introducción del término glucosa en ayunas alterada como estado intermedio entre la homeostasia normal de la glucosa y la diabetes, mantienen además el criterio de tolerancia alterada a la glucosa.

En este número se propone una nueva clasificación basada en la patogenia de la enfermedad y se recomiendan cambios en la clasificación vigente, lo cual pudiera resultar de utilidad práctica.

Sin duda, mucho se ha avanzado desde que por primera vez se describió esta enfermedad hasta nuestros días, pero queda aún mucho camino por recorrer y es muy probable que propuestas nuevas ayuden a identificar mejor y comprender el heterogéneo síndrome diabético.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Collado F, Díaz O, Melián R, Suárez R, Vera M, Aldana D. Supervivencia de diabéticos insulinodependientes con inicio del síndrome antes de los 15 años de edad. Rev Cubana Endocrinol 1994;5(2):71-80.
  2. National Diabetes Data Group. Classification and diagnosis of diabetes and other categories of glucose intolerance. Diabetes 1979;28:1039-57.
  3. WHO Expert Committe on Diabetes Mellitus. Second Report, Geneva, World Health Organization, 1980:8-12 (WHO Technical Report. Series, No. 646).
  4. WHO Study Group on Diabetes Mellitus. Geneva, World Health Organization, 1985 (WHO Technical Report Series, No. 727).
  5. WHO Study Report. Prevention of diabetes mellitus. Geneva: WHO, 1994: (Technical Report Series; 844). P. 11-17
  6. The Expert Committee on the diagnosis and classification of diabetes mellitus. Report of the Expert Committee on the diagnosis and classification of diabetes mellitus. Diabetes Care 1997;20:1183-1195.
Dra. Omaida F. Torres Herrera.

Especialista de I Grado en Endocrinología.

Indice Anterior Siguiente