Indice Anterior
Rev Cubana Endocrinol 1998;9(1):95-96

Respuesta a la carta

Instituto Nacional de Endocrinología

Propuesta para clasifiación fisiopatológica de la diabetes mellitus. Respuesta

Dr. Arturo Hernández-Yero1

1 Especialista de II Grado en Endocrinología. Investigador Agregado. Secretario de la Sociedad Cubana de Diabetes.

Descriptores DeCS: DIABETES MELLITUS/fisiopatología; DIABETES MELLITUS/clasificación

Los criterios actuales de clasificación y diagnóstico de la diabetes mellitus se están reconsiderando por expertos en diabetes de varios países.1,2 Esto obedece a la necesidad de lograr un conocimiento más preciso y acorde con los adelantos fisiopatológicos alcanzados, dentro del amplio y complejo síndrome metabólico de la diabetes mellitus. En la "Propuesta para clasificación fisiopatológica de la diabetes" de los investigadores Cabrera-Rode, Suárez Fonseca, Díaz-Horta y Díaz-Díaz, se hacen algunas consideraciones importantes e interesantes que justifican la clasificación para la diabetes por ellos sugerida. En mi opinión, esta posible clasificación es útil porque simplifica la anterior y en la práctica clínica sería de fácil aplicación, además, toma en cuenta los principales mecanismos patogénicos que diferencian a la diabetes mellitus en 2 grandes grupos: la presencia de resistencia insulínica con el hiperinsulinismo compensatorio o la deficiencia de insulina, propia (aunque no exclusiva) de los procesos autoinmunes que lesionan los islotes pancreáticos. No estoy de acuerdo del todo con los autores cuando expresan que "la clasificación terapéutica actual no es satisfactoria", pues en la práctica clínica diaria esta ha permitido, hasta el momento, establecer nítidas diferencias en el enfoque diagnóstico y en el tratamiento de la mayoría de los pacientes diabéticos, sólo existiría un número menor de ellos, en que la experiencia del diabetólogo y los aspectos evolutivos, serían los que marcarían el diagnóstico definitivo y el tratamiento ulterior (digamos por ejemplo, lo que sucede en el diagnóstico inicial con algunos de los enfermos de la llamada diabetes autoinmune del adulto). No se debe olvidar que la propia experiencia adquirida con la utilización de la clasificación vigente, más los conocimientos patogénicos recién incorporados, son los que sirven de base a cualquier modificación, por supuesto más completa y de mayor precisión. Por eso, más que "no satisfactoria", prefiero decir que es patogénicamente incompleta. Otro aspecto a considerar, es que un paciente puede de inicio y durante varios años, ser clasificado por la clasificación propuesta como afectado de una diabetes tipo 2A (con resistencia a la insulina y/o hiperinsulinismo) y en su evolución posterior pasar al grupo 2B, al disminuir o agotarse su reserva pancreática de insulina.

No obstante, en mi opinión, la clasificación de la diabetes tipo 2 en los subgrupos, A y B, puede resultar útil y práctica en la clínica actual, pero quizás también "no satisfactoria", en un futuro próximo, cuando se hayan identificado con precisión posibles marcadores de la enfermedad que incluyan cambios en las fases de secreción de la insulina, incrementos en la proinsulina, alteraciones morfológicas en los islotes, en dependencia de la mayor o menor cantidad de depósitos de amilina (polipéptido amiloide de los islotes) al nivel pancreático y de alteraciones por baja respuesta de los receptores celulares en la dinámica de las asas de retroalimentación.3

Subject headings: DIABETES MELLITUS/physiopathiology; DIABETES MELLITUS/clasification

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. McCance DR, Hanson RL, Pettit DJ, Bennett PH, Hadden DR, Knowler WC. Diagnosing diabetes mellitus Bdo we need new criteria? Diabetologia 1997;40:247-55.
  2. The Expert Committee on the Diagnosis and Classification of Diabetes Mellitus. Report of the Expert Committee on the Diagnosis and Classification of Diabetes Mellitus. Diabetes Care 1997;20:1183-97.
  3. Mattews DR, Clark A. Insuline secretion and the aetiology of non-insulin-dependent diabetes. En: Leslie RDG, ed. Molecular pathogenesis of diabetes mellitus. Front hormone res. Basel: Karger, 1997;l 22:179-200.
Recibido: 1 de diciembre de 1997. Aprobado: 12 de enero de 1998.

Dr. Arturo Hernández-Yero. Instituto Nacional de Endocrinología, Zapata y C, El Vedado, Ciudad de La Habana, Cuba. CP. 10400.

Indice Anterior