Indice Anterior Siguiente
Formato .PDFFormato .PDF

LOS CUBANOS Y LOS PREMIOS NOBEL

por el
Dr. Gregorio Delgado García

Los Premios Nobel

Los premios Nobel constituyen en el mundo de las ciencias, de la literatura y de la política, uno de los mayores reconocimientos que puedan alcanzarse en vida a escala internacional, sin embargo, muy a pesar de las intenciones de su creador, el insigne científico sueco Alfred Nobel, algunos de ellos han estado viciados por ilícitas presiones políticas, injustos favoritismos y dolorosos olvidos.

Así, son evidentes las presiones que se han ejercido frecuentemente por parte de potencias capitalistas sobre el Parlamento noruego, en el otorgamiento de los Premios de la Paz, recordemos los conferidos a Theodore Roosevelt, Henry A. Kissinger, Menagen W. Begin, Mohamed Anwar Al Sadat, Lech Walesa o el Dalai Lama, entre otros.

No ignoramos tampoco que dicho premio se ha conferido con justicia en muchas ocasiones, como en los casos de Linus C. Pauling, la madre Teresa de Calcuta, Desmond M. Tutu, Rigoberta Menchú, Nelson R. Mandela o Albert Schweitzer, éste último, músico, musicólogo, teólogo y filósofo suizo de prestigio mundial que en la cumbre de su fama, se graduó de médico y marchó a Lambarené, en lo mas profundo de la entonces África Ecuatorial Francesa, actual República de Gabón, para curar leprosos y cuatro décadas después, al ir a recibir el premio en Oslo, mereció se le hiciera una colecta pública entre los niños de Suecia y Noruega, cuyo importe fue equivalente al del galardón, todo lo cual se invirtió, por el gran hombre, en sus enfermos pobres de Africa.

En el de Literatura, si bien es cierto que no es posible negar calidad en la totalidad de los otorgados, la presencia de gran número de escritores escandinavos entre los premiados, seis en los veinte primeros años (Björnstjerne M. Björnson, Selma O.L. Lagerlöf, Carl G. Verner von Heidenstarn, Karl A. Gjellerup, Henrik Pontoppidan y Knut Hamsun), hace pensar, sino queremos hablar de favoritismo, en un mayor dominio por la Academia Sueca de esas literaturas y un menor conocimiento de otras como la española, por ejemplo, donde no se le otorgó a inmortales, como Marcelino Menéndez y Pelayo, Ramón Menéndez y Pidal, Miguel de Unamuno, Benito Pérez Galdós, José Ortega y Gasset o Antonio Machado y se premió a José Echegaray de inferior calidad. Lo mismo pudiéramos decir con respecto a Latinoamérica donde se quedaron sin dicho reconocimiento maestros del idioma como Alfonso Reyes, Ricardo Rojas, José Vasconcelos, Romulo Gallegos, Alejo Carpentier, José Luis Borges, Nicolás Guillén y Julio Cortázar, por citar algunos.

Verdadera conmoción internacional se produjo con este premio cuando en 1964 se le confirió al filósofo, dramaturgo y novelista francés Jean-Paul Sartre y éste se negó a recibirlo pues a su juicio lo comprometía por ser evidente su parcialización política lo cual impedía se le adjudicara a un literato de un país socialista que compartiera dicha ideología y citó como ejemplo al novelista soviético Mihail Sholojov, a quien para asombro de todos se le confirió dos años después. Convencidos estamos que de no haber ocurrido tan sonado incidente no se le hubiera otorgado al autor de la epopeya del Don a pesar de sus innegables méritos.

En el de Fisiología o Medicina han existido muy pocas discrepancias, éstas en lo referente a algunas ausencias y no las ha habido en los de Física y Química, ni en el de Economía de historia más reciente.

Ningún cubano, hasta el presente, ha tenido la suerte de lograr alguno de esos premios, los de Fisiología o Medicina, Física y Química en la actualidad casi exclusivamente al alcance de investigadores de países de alto desarrollo científico, pero sí seis de nuestros compatriotas, a lo largo de casi un siglo, han sido nominados para los premios de Fisiología o Medicina, Literatura y la Paz, son ellos en orden cronológico: Arístides Agramonte Simoni, Carlos J. Finlay Barrés, Agustín W. Castellanos González, Raúl A. Pereira Valdés, Alejo Carpentier Balmont y Eduardo Boza Masvidal.

En las páginas siguientes, después de esbozar algunos datos biográficos de Alfred Nobel y exponer como se crearon y las características más generales de los premios, daremos a conocer breves semblanzas de la vida y obra de los seis nominados cubanos, para destacar en que momentos merecieron tal distinción y por qué a nuestro juicio no llegaron a recibir los galardones, basándonos siempre que podamos en la documentación oficial de la Fundación Nobel u otras fuentes históricas primarias.

Indice Anterior Siguiente