Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Med Integr 1997;13(6):584-87
 

Un nuevo modelo de tratamiento en las ciencias médicas: el agua magnetizada

René F. Espinosa Álvarez,1 Jesús F. Novoa Blanco2 y José de la Luz Montero García3

RESUMEN: Se someten a tratamiento 60 pacientes con angina de pecho y 30 pacientes con diagnóstico de várices en los miembros inferiores. Se señala que para lograr la desaparición de los síntomas clínicos de ambos grupos de enfermos, se les indica la ingestión de agua o de otros líquidos previamente magnetizados y se logra una respuesta satisfactoria en la totalidad de los pacientes estudiados.

Descriptores DeCS: ANGINA PECTORIS/terapia; VARICES/terapia; INGESTION DE LIQUIDOS; TERAPIAS ALTERNATIVAS.

En la literatura científica existen referencias en relación con la aplicación del campo magnético en la terapéutica de las enfermedades cardiovasculares, la cual se realiza mediante irradiación directa de los pacientes con campos magnéticos de frecuencia controladas.

Las enfermedades cardiovasculares son actualmente las de mayor índice de morbilidad y mortalidad, sobre todo en los países desarrollados, a la vez que ocupan el primer lugar de estos trastornos médicos en términos de costo económico.1

En las últimas décadas se han realizado innumerables investigaciones orientadas a disminuir el índice de morbilidad y mortalidad de las enfermedades cardiovasculares, y en tal sentido la lucha contra los factores de riesgo y la ayuda de la farmacología han sido 2 pilares fundamentales.

Este equipo de investigación consideró utilizar un método físico (agua magnetizada) con el objetivo de lograr la desaparición de los síntomas clínicos, que son expresión de un déficit irrigativo en las enfermedades estudiadas.

A tal efecto se tomaron como puntos de partida los siguientes:

  1. El agua es la sustancia más importante para la vida junto con el oxígeno y constituye del 60 al 70 % del peso corporal de los adultos y más del 99 % de su composición molecular. La célula vive en un medio acuoso y ella misma está formada en gran parte por agua.2
  2. El tratamiento magnético del agua está basado en el principio de inducción electromagnética o de Faraday, que evita que se formen incrustaciones calcáreas y paulatinamente elimina las ya existentes en las instalaciones industriales que se forman en los lugares por donde ella circula.3
Es conocido que la magnetización inducida en el agua, además de tener una permanencia (memoria del agua) de unas 24 horas, modifica sus propiedades físico-químicas trascendentes a sus propiedades biológicas y químicas; se sabe también que modifica su tensión superficial y que tiene otras características que mejoran su comportamiento como solvente y medio para procesos físico -químicos, de modo tal que es presumible que incremente el intercambio líquido a través de las membranas del cuerpo, y por ende, todo el intercambio electrolítico y de otro tipo puede ser favorecido.

Ventajas fundamentales del tratamiento magnético del agua:

  1. No requiere gastos en productos químicos para controlar las incrustaciones.
  2. No requiere seguimiento ni control de la calidad, ni análisis motivados por el propio proceso.
  3. No se altera la calidad del agua.
  4. El tratamiento no sólo impide la formación de nuevas incrustaciones, sino que elimina las ya existentes.4
Métodos

Se realizó el análisis en un grupo de estudio constituido por 60 pacientes con el diagnóstico de angina de pecho espontánea y de esfuerzo, y otro grupo formado por 30 enfermos de várices en los miembros inferiores con sintomatología clínica (dolor, molestias, entumecimiento, calambres, etcétera). Se orientó magnetizar el agua o los líquidos que los pacientes iban a tomar, en una instalación que sólo consta de un imán permanente, colocado bajo el recipiente (plástico, vidrio o aluminio) con agua. El líquido en cuestión se magnetiza en períodos de menos de 1 segundo antes de ingerirse. Todos los pacientes comenzaron el tratamiento a partir de enero de 1993, sin suspender la terapia medicamentosa que llevaban. Se realizó el seguimiento mensual de los síntomas clínicos de las enfermedades estudiadas.

La situación actual del país, impidió la realización de estudios complementarios posteriores al tratamiento con agua magnetizada, tales como electrocardiografía, pruebas ergométricas, coronariografías, etcétera, ni tampoco se llevaron a cabo estudios anatomopatológicos, por no haber tenido lugar fallecimiento alguno hasta enero de 1994.

Resultados

Todos los pacientes dieron buena acogida al tratamiento con agua magnetizada. No se perdió ningún caso, pues la disciplina clínica fue del 100 %. Al cabo de los 3 meses de comenzado el tratamiento, se hizo evidente la desaparición de los síntomas clínicos en ambos grupos de estudio, cuestión que probablemente está relacionada con una mejoría funcional vascular y que permite inferir la posibilidad de una mejoría estructural de los pacientes.

Discusión

Si bien, hasta donde hemos podido revisar, no hemos encontrado bibliografía que nos permita comparar nuestros resultados, no es menos cierto que se pudieron demostrar los beneficios que reporta el agua magnetizada en el tratamiento de los pacientes sometidos al estudio, lo cual nos estimula y nos abre las puertas a futuras investigaciones vinculadas con el proceder descrito.

Hasta el momento, se conoce la capacidad del agua magnetizada para evitar las incrustaciones calcáreas y de disolverlas, en los procesos industriales.3 Sin embargo, existe bajo nivel de conocimiento acerca de sus virtudes aplicables a la salud humana, lo cual explica que nos hayamos visto precisados a seguir la llamada "metódica cibernética de la caja negra" para desarrollar nuestro trabajo experimental.

Conclusiones

Se demostró la eficacia de la estrategia terapéutica puesta en práctica, al lograr que desaparecieran los síntomas clínicos de las enfermedades estudiadas.

Recomendaciones

Precisar por los métodos requeridos la influencia del tratamiento con agua magnetizada sobre el daño funcional y estructural vascular en estos tipos de pacientes.

SUMMARY: 60 patients with angina pectoris and other 30 with varices in the lower limbs underwent this treatment. The ingestion of previously magnetized water or other liquids is indicated to make the clinical symptoms dissapear in both groups of patients. A satisfactory response was obtained in all the cases under study.

Subject headings: ANGINA PECTORIS/therapy; VARICOSE VEINS/therapy; DRINKING; ALTERNATIVE THERAPIES.

Referencias bibliográficas
  1. Peeson PB, Mc Dermott W, Wyngaarden JB. Tratado de Medicina Interna de Cecil. La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1984: 1269.
  2. Llanio Navarro R. Propedéutica Clínica y Fisiopatología. La Habana: Ed. Pueblo y Educación, 1984:435-6.
  3. Ramos Fernández F. El agua magnetizada. Madrid: Ed. Mandala, 1994.
  4. Verenguer P. Conferencias, Memorias Técnicas, Magnetizador- Electroimán, 1991.
Recibido: 12 de enero de 1996. Aprobado: 15 de octubre de 1997.

Dr. René F. Espinosa Álvarez. Ave 103-B No.2817 entre 28 y 30, Reparto Magdalena, Cotorro, Ciudad de La Habana 40, Cuba.


  1. Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Asistente del Policlínico Lawton. Ciudad de La Habana.
  2. Licenciado en Química-Física. Investigador Agregado. Ciudad de La Habana.
  3. Doctor en Ciencias Químicas. Ciudad de La Habana.
  Indice Anterior Siguiente