Indice Anterior Siguiente
Rev Cubana Med Gen Integr 2000;16(2):160-4
Formato PDF

Factores de riesgo de infecciones respiratorias agudas en menores de 5 años

María Eulalia Prieto Herrera,1 Guadalupe Russ Durán2 y Lorena Reitor Landrian2

RESUMEN

Se realizó un estudio analítico, retrospectivo de casos y controles, pareado 1:1 para conocer algunos factores de riesgo de infecciones respiratorias agudas en menores de 5 años del reparto La Yaba, pertenecientes al policlínico Este de Camagüey, durante el año 1996. El universo fueron 90 niños que padecieron infecciones respiratorias agudas durante este período. La fuente de obtención de datos fue la historia clínica familiar e individual. El registro primario fue la encuesta con las variables: lactancia materna, desnutrición, enfermedades asociadas, fumador pasivo, hacinamiento. Se concluyó que la lactancia materna inadecuada (RR 12, 152), la desnutrición (RR 2, 278), la enfermedad parasitaria (RR 1, 643), el fumador pasivo (RR, 536) y el hacinamiento (RR 2, 719) se comportaron como factores de riesgo.

Descriptores DeCS: INFECCIONES DEL TRACTO RESPIRATORIO; HACINAMIENTO; TRASTORNOS NUTRICIONALES; CONTAMINACION POR HUMO DE TABACO; LACTANCIA MATERNA.

Las infecciones respiratorias agudas (IRA) constituyen un complejo grupo de enfermedades provocadas por diversos agentes causales que afectan cualquier punto de las vías respiratorias.1 Los microorganismos patógenos que atacan frecuentemente el aparato respiratorio son el virus sincitial respiratorio, el Haemophilus influenzae y el parainfluenza, que aparecen en epidemia durante los meses de invierno.2

Antes del nacimiento el sistema inmunitario del feto es bastante inactivo, porque no ha estado expuesto a gérmenes extraños, sin embargo, recibe alguna protección de los anticuerpos maternos que atraviesan la placenta en las últimas 10 semanas de embarazo.3

Aquellos niños que al nacer no reciben lactancia materna, no recibirán la protección que la misma aporta contra las IRA.3 Igualmente, los niños con enfermedades asociadas o desnutrición, presentan un sistema inmunológico deficiente para defenderse contra las infecciones.3

El nivel socioeconómico, la escolaridad de los padres, las condiciones de vida de la vivienda y el hacinamiento, la contaminación ambiental y el hábito de fumar de los conviventes (fumador pasivo) son factores de riesgo de las IRA.4

En el umbral del siglo xxi los niños de América aún mueren por causas fácilmente prevenibles, por no implementarse medidas relativamente simples, ya sean de prevención, atención o tratamiento.5

En Cuba a partir de 1970 se realizó el primer programa contra las IRA. En 1985, a raíz de un ligero aumento en la tasa de mortalidad por esta afección se puso en marcha un plan de medidas encaminado a lograr un mejor control y prevención,6 pero nuestra área no escapa a esta problemática, lo cual nos motivó a realizar este trabajo.

MÉTODOS

Se realizó un estudio analítico, retrospectivo de casos y controles pareado 1:1, para conocer algunos factores de riesgo de IRA en menores de 5 años del reparto La Yaba, pertenecientes al policlínico Este, del municipio Camagüey, durante el año 1996.

El universo fueron los 90 niños que padecieron IRA durante el período señalado. La fuente de obtención de datos fue la historia clínica familiar e individual. Se confeccionaron 2 grupos:

Grupos casos: Constituido por 90 niños menores de 5 años que padecieron IRA de forma reiterada (más de 5) durante el año.

Grupo control: Constituido por 90 niños menores de 5 años que no padecieron IRA o en menor cuantía que los niños del grupo casos.

Se tomó como variable de control externa que los controles fueran de la misma edad que los casos (aproximadamente 2 años de diferencia). Se confeccionó una encuesta que recogió las variables: lactancia materna, desnutrición, enfermedades asociadas, hacinamiento, conviventes fumadores (fumador pasivo). Los datos se procesaron utilizando los programas estadísticos MICROSTAT para cargar fichero y realizar estadística descriptiva. El programa EPIDAT se utilizó para hacer evaluación de factores de riesgo (riesgo relativo, probabilidad, fracción etiológica e intervalo de confianza). Los datos se procesaron con un 95 % de confiabilidad.

Definiciones operacionales

Lactancia materna adecuada: Niños que recibieron lactancia hasta los 4 meses de edad con lactancia materna exclusiva.

Lactancia materna inadecuada: Aquellos niños que no fueron lactados con leche materna o se les dio lactancia mixta antes de los 4 meses.

Hacinamiento: Si en la habitación del niño dormían más de 3 personas.

Desnutrido: Aquel niño que en su valoración pondostatural se encontraba por debajo del tercer percentil.

RESULTADOS

Al analizar el uso de la lactancia materna (tabla 1) se observó que el 95,5 % de los casos fue inadecuada, mientras que en los controles sólo el 32,2 % no la recibió de forma adecuada, comportándose esta variable como factor de riesgo.
TABLA 1. Distribución de casos y controles según uso de la lactancia materna
Lactancia materna 
Casos
Controles
Frec.
%
Frec.
%
Adecuada
4
4,4
61
67,7
Inadecuada
86
95,5
29
32,2
Total
90
100
90
100
RR 12,152 FE 0,914
p 0,0088 IC 4,67508-31,58779.
En relación con la desnutrición (tabla 2) se determinó en el 72,2 % de los casos, sin embargo en los controles sólo se reportó el 1,1 %, evaluándose como factor de riesgo.
TABLA 2. Distribución de casos y controles según desnutrición
Desnutrición
Casos
Controles
Frec.
%
Frec.
%
65
72,2
1
1,1
No
25
27,7
89
98,8
Total
90
100
90
100
RR 2, 278 FE 0,571
p 0,000  IC 1,86485-2,78294.
La enfermedad asociada que más incidió en ambos grupos fue la enfermedad parasitaria, como se observa en la tabla 3.
TABLA 3. Distribución de casos y controles según enfermedades asociadas
Enfermedades asociadas 
Casos
Controles
Frec.
%
Frec.
%
Asma bronquial
34
37,7
-
-
Fibrosis quística
-
-
-
-
Cardiopatía congénita
1
1,1
-
-
Enfermedad neurológica
2
2,2
-
-
Enfermedad parasitaria
70
77,7
64
74,4
RR 1,643 FE 0,379
p 0,0008 IC 1,23591-2,18380.
El hacinamiento tuvo relación con las IRA (tabla 4) pues un 60 % de los casos presentaba este factor; en los controles se presentó de forma diferente, sólo el 11,1 % de los niños dormían hacinados.
TABLA 4. Distribución de casos y controles según hacinamiento
 
Casos
Controles
Hacinamiento 
Frec.
%
Frec.
%
54
60
10
11,1
No
36
40
80
88,8
Total
90
100
90
100
RR 2,719 FE 0,632
p 0,000  IC 2,03222-3,63721
En la tabla 5 se muestra la exposición de los niños al humo del cigarro de los conviventes (fumador pasivo). El 84,4 % de los casos estuvo expuesto, mientras que en los controles el 63,3 % no tuvo exposición. Esta variable también constituyó un factor de riesgo para las IRA.
TABLA 5. Distribución de casos y controles según hábito de fumar pasivo
 
Casos
Controles
Fumador pasivo 
Frec.
%
Frec.
%
76
84,4
33
36,6
No
14
15,5
57
63,3
Total
90
100
90
100
RR 3,536  FE 0,717
p 0,000  IC 2,17632-5,74529

DISCUSIÓN

La leche materna es una buena fuente de energía, proteínas, vitaminas y minerales de fácil absorción. La lactancia materna exclusiva es la mejor forma de alimentar a los niños pequeños, asegura su crecimiento normal y los protege contra las infecciones diarreicas y respiratorias.7 Se ha debatido ampliamente cuándo se deben introducir los alimentos complementarios; si se introducen muy pronto se reduce la ingestión de leche materna del bebé, reemplazándola con fuentes de nutrientes menos apropiadas, y queda más expuesto a la infección. Al introducirlos muy tarde puede demorarse el crecimiento y desarrollo del lactante por la ingestión insuficiente de nutrientes; por eso se debe comenzar a dar alimentos complementarios entre los 4 y 6 meses.7

Las IRA y la nutrición tienen un doble vínculo porque la desnutrición significa que un niño tiene más probabilidades de contraer infecciones respiratorias. Si no se presta la adecuada atención a la alimentación de los niños enfermos, las IRA producen déficit en el crecimiento y desarrollo del niño, pérdida de peso y desnutrición en un niño originalmente bien nutrido.8Mulholland plantea que la mayor vulnerabilidad de los niños desnutridos a la neumonía se explica por varias razones: la desnutrición adelgaza la membrana de los pulmones con lo que se puede facilitar la entrada de bacterias, además puede debilitar el sistema inmunitario del niño.8

De la misma manera las enfermedades asociadas impiden al niño un buen desarrollo inmunológico, propiciando una disminución de la respuesta defensiva del organismo.9

Se plantea que los niños que duermen en una habitación donde hay más de 3 personas se encuentran predispuestos a adquirir IRA, pues los adultos pueden tener alojados en las vías respiratorias microorganismos que se mantienen de forma asintomática y son capaces de transmitirlos.9

El hábito de fumar pasivo constituye un peligro para los niños que se encuentran expuestos a una atmósfera de humo de tabaco. El niño paga por la despreocupación de los padres, afectándose su función respiratoria; en ellos aparecen de forma más frecuente las IRA.10 Fernández Salgado plantea que esta situación se incrementa cuando ambos progenitores fuman, reportando promedios de12,1 consultas y 1,6 ingresos por año.6

Se concluyó en esta investigación que la lactancia inadecuada, la desnutrición, las enfermedades parasitarias, el hacinamiento y el hábito de fumar pasivo constituyeron factores de riesgo de infecciones respiratorias agudas.

SUMMARY

An analytic retrospective case-control study was performed, matched 1:1, with the aim of getting to know the risk factors for acute respiratory diseases in children under 5 years of age from La Yaba neighborhood belonging to the health area of the eastern policlinics of Camaguey, during the year 1996. The study material was made up of 90 children that suffered from acute respiratory diseases during that period. The data source was the individual and family medical histories. The primary record was a survey including the following variables: breast feeding, malnutrition, associated diseases, passive smoking, overcrowding. It was concluded that inadequate breast feeding (RR 12, 152), malnutrition (RR 2, 278), parasitic disease (RR 1, 643), passive smoking (RR, 536) and overcrowding (RR 2, 719) behaved as risk factors.

Subject headings: RESPIRATORY TRACT INFECTIONS, HEAPING; NUTRITION DISORDERS; TOBACCO SMOKE POLUTION; BREAST FEEDINGS.

Referencias bibliográficas

  1. Abreu Suárez G. Infecciones respiratorias agudas. Rev Cubana Med Gen Integr 1991;7(2):129-40.
  2. Goyenechea A, Bello M, Clua A, Savón C, Valdivia A, Oropesa S. Determinación de anticuerpos fijadores de complemento al virus sincitial respiratorio. Estudio longi-tudinal en una población menor de un año en Ciudad de La Habana. Rev Cubana Med Trop 1994;46(2):79-85.
  3. Mulholland L, Weber M. Reconocimientos de causas y síntomas de la neumonía. Noticias sobre IRA 1993-1994;25(2):3-4.
  4. Riverón RW, Rojo I, González R. Mortalidad por enfermedades respiratorias agudas en menores de 15 años en Cuba. Rev Cubana Hig Epidemiol 1986;24(3):279-89.
  5. Benguigui Y. Prioridades en la salud infantil. Noticias sobre IRA 1993-1994;25(2):5-6.
  6. Fernández Salgado M, Rubio Batista J. Factores predisponentes de infecciones respiratorias agudas en el niño. Rev Cubana Med Gen Integr 1990;6(3):400-8.
  7. Brown K. Alimentación a los niños enfermos. Noticias sobre IRA 1995;31(4):4-5.
  8. Mulholland K. La neumonía en los niños con desnutrición grave. Noticias sobre IRA 1995;31(4):2-3.
  9. Tammala OK. First year infection after initial hospitalization in low birth weight infants with and whithout bronchopulmonary dysplasia. Scan J Infect Dis 1992;24(4):515-24.
  10. Komarov Y, Aldereguía J. ?Hábito de fumar o salud? Rev Cubana Med Gen Integr 1986;2(4):43-64.


Recibido: 24 de febrero de 1999. Aprobado: 2 de marzo de 1999.
Dra. María Eulalia Prieto Herrera. Dolores Betancourt No. 304 e/ Coronel Bringas y Sociedad Patriótica. Camagüey, Cuba.

1 Especialista de I Grado en Medicina General Integral. Instructora del Instituto Superior de Ciencias Médicas de Camagüey.
2 Especialista de I Grado en Medicina General Integral.
 

Indice Anterior Siguiente