Indice Anterior
Rev Cubana Ortod 1988;13(2):121-125
Formato .PDFFormato .PDF

Artículos extranjeros

Indicadores de maduración esqueletal. Edad ósea, dental y morfológica*

Dictante: Dra. Elena Faini

* Conferencia dictada en el curso básico de Ortodoncia. Primer año en el Instituto Odontológico Interdisciplinario de Rosario. Argentina.

Crecimiento somático, desarrollo y maduración

En la evaluación general de un paciente es importante de que el desarrollo físico general sea juzgado en relación con el crecimiento ya ocurrido y con el potencial de crecimiento que aún resta. La aceleración del crecimiento facial durante la pubertad es leve, comparada con la que ocurre en las extremidades del cuerpo, pero es significativa, ya que este período de aceleración marca el momento más favorable para atacar la mayoría de los problemas ortodóncicos.

Hay que predecir la naturaleza y tiempo de la manifestación del crecimiento puberal para el planeamiento de la terapia ortodóncica.

Hay que evaluar características físicas tales como: altura y peso; conformación general del cuerpo (Ectomorfo-Mesomorfo-Endomorfo).

Tenemos que evaluar las Curvas de crecimiento que son diferentes para los tejidos nerviosos y linfáticos, los órganos genitales y el cuerpo en general. El crecimiento craneofacial está afectado por la diferencia entre las curvas de crecimiento neural y de crecimiento general del cuerpo. Ocupa una posición intermedia.

La aceleración del crecimiento general del cuerpo que se observa en la pubertad está también relacionada con la maduración sexual. El indicador más directo es la menarquia en la mujer, y sin embargo, cuando ya ha ocurrido, también la mayor parte del crecimiento esquelético ya ha sucedido.

Los patrones de osificación de varios elementos esqueléticos son los que se usan para establecer la edad ósea. Son los indicadores del momento en que va a comenzar el empuje prepuberal, y de cuando llega al pico máximo así como cuándo disminuye. Podemos hablar entonces de un ritmo de crecimiento, ya que los brotes de crecimiento prepuberal dependen del sexo y varían en relación con la edad cronológica. Estas variaciones determinan la velocidad y duración del proceso de crecimiento. Por lo general, el brote de crecimiento puberal se inicia en las niñas, entre los 10 y 12 años, y en los varones, entre los 12 y 14 años, con un margen de variación de 3-6 años. Se habla de Trastornos del Ritmo de Crecimiento cuando se produce una desviación de +-2 años entre la edad cronológica y la biológica.

El Proceso de Maduración sólo se puede valorar sobre la base de la osificación.

Edad biológica y radiografía de la mano:

La edad cronológica no siempre permite valorar el desarrollo y la maduración somática del paciente, por lo que se recurre a determinar la edad biológica, que se calcula a partir de la edad ósea, dental y morfológica o del momento de la maduración sexual.

Por lo general, la edad ósea, se valora con una radiografía de la mano, que se considera el reloj biológico. La madurez ósea se determina hasta el noveno año de vida por el grado de mineralización de los huesos de la muñeca (carpo) y posteriormente, por el desarrollo de los huesos metacarpianos y falanges.

La interpretación de la radiografía de la mano se basa en diversos factores de desarrollo y maduración, que aparecen en forma regular y secuencial durante los mismos.

En ortopedia maxilar se ha utilizado el análisis de Bjork, que divide el proceso de maduración de los huesos de la mano en 9 estadíos evolutivos entre el noveno y los 17 años de edad. Las características de osificación se detectan a nivel de las falanges, huesos del carpo y radio. Los estados de crecimiento de los dedos se valoran según la relación entre la epífisis y la diáfisis. Se distinguen tres Estadíos de Osificación de las Falanges.

Primer estadío: la diáfisis tiene la misma anchura que la epífisis. Segundo estadío: estadío de capuchón, donde la diáfisis rodea a la epífisis a modo de capuchón.

Tercer estadío: estadío de U (U=unidad) donde la diáfisis se osifica con la epífisis.

Los dedos se denominan con las cifras 1 a 5 a partir del pulgar.

El primer estadío comienza aproximadamente 3 años antes del brote de crecimiento puberal.

El segundo estadio de osificación coincide con el brote máximo de crecimiento puberal, y se corresponde con el quinto estadio de maduración del esqueleto de la mano.

El tercer estadío de osificación significa la terminación del brote de crecimiento puberal y se corresponde con el sexto, séptimo, octavo y noveno estadios de maduración de la mano.

1. Diáfisis de la falange distal del pulgar. (DP1).
2. Diáfisis de la falange proximal del pulgar. (PP1).
3. Hueso sesamoideo en la articulación metacarpofalángica del pulgar. (S).
4. Diáfisis de la falange distal del dedo índice. (DP2).
5. Diáfisis de la segunda falange del dedo índice. (MP2).
6. Diáfisis de la falange proximal del dedo índice. (PP2).
7. Diáfisis de la falange distal del dedo medio. (DP3).
8. Diáfisis de la segunda falange del dedo medio. (MP3).
9. Diáfisis de la falange proximal del dedo medio. (PP3).
10. Diáfisis de la falange distal del dedo anular. (DP4).
11. Diáfisis de la segunda falange del dedo anular. (MP4).
12. Diáfisis de la falange proximal del dedo anular. (PP4).
13. Diáfisis de la falange distal del dedo meñique. (DP5).
14. Diáfisis de la segunda falange del dedo meñique. (MP5).
15. Diáfisis de la falange proximal del dedo meñique. (PP5).
16. Diáfisis del primer hueso metacarpiano.
17.Diáfisis del segundo hueso meta-carpiano.
18. Diáfisis del tercer hueso metacarpiano.
19. Diáfisis del cuarto hueso metacarpiano.
20. Diáfisis del quinto hueso metacarpiano.
21. Trapecio.
22. Trapezoide.
23. Hueso grande.
24. Ganchoso.
25. Apófisis uniforme del ganchoso. (H).
26. Piramidal.
27. Pisiforme. (Pisi).
28. Semilunar.
29. Escafoides.
30. Diáfisis distal del Radio. (R).
31. Diáfisis distal del cúbito.

Según el análisis de la radiografía de mano de Bjork, Grave y Brown, encontramos los siguientes estadios de maduración:

Primer estadio de maduración

La diáfisis de la falange proximal del dedo del dedo índice (PP2), muestra la misma anchura que la epífisis. (=). Este estadio comienza aproximadamente 3 años antes del brote de crecimiento puberal.

Segundo estadio de maduración

La diáfisis de la segunda falange del dedo medio (MP3) muestra la misma anchura que la epífisis. (=).

Tercer estadio de maduración

- (Pisi): osificación visible del hueso pisiforme.
- (H 1): Osificación de la apófisis uniforme del ganchoso.
- (R): anchura equivalente de la diáfisis y epífisis del R.

Cuarto estadio de maduración

- (S): inicio de la mineralización del sesamoideo.
- (H 2): osificación avanzada de la ap. unc. del ganchoso.

Este estadio se alcanza poco antes o al inicio del brote de crecimiento puberal.

Quinto estadio de maduración

- (MP3 cap.): la diáfisis rodea a modo de capuchón a la epífisis, a nivel de la segunda falange del dedo medio.
- (PP1 cap.): en la falange proximal del pulgar.
- (R cap.): en el Radio.

Este estadio de osificación coincide con el brote máximo de crecimiento puberal.

Sexto estadio de maduración

- (DP3 u.): Fusión visible de la diáfisis y epífisis de la falange distal del dedo medio.

Al alcanzarse este estadio evolutivo, termina el brote de crecimiento puberal.

Séptimo estadio de maduracióN

- (PP3 u.): Fusión visible de la diáfisis y epífisis de la falange proximal del dedo medio.

Octavo estadio de maduración

- (MP3 u.): Fusión visible de la diáfisis y epífisis de la segunda falange del dedo medio.

Noveno estadio de maduración

- (R u.): Osificación completa de la diáfisis y epífisis del Radio.

Al llegar a este estadio, termina la osificación de todos los huesos de la mano y, al mismo tiempo, el crecimiento óseo.

Es de considerar que la osificación de los huesos de la mano está sometida a una gran oscilación individual y que la determinación de la edad ósea en la radiografía no siempre es exacta.

Edad dental

La valoración de la edad dental es esencial para un pronóstico sobre el desarrollo de la dentición. Se determina por 2 métodos: Estado de erupción dental y el estadio de gemación, que se basa en la comparación del estado de desarrollo radiológico de los diferentes dientes frente a una escala de maduración.

De esta forma no sólo se mide la última fase de desarrollo dental, sino todo el proceso de remineralización. La valoración se basa en un sistema de puntuación (Dermirjian y cols.). Se adjudica a cada diente una puntuación, según su estadio de desarrollo. La suma de los diferentes puntos da el valor de madurez, que se puede convertir directamente en la edad ósea con ayuda de unas tablas convencionales. Cuanto menor es la suma de puntos, menor es la edad dental y viceversa. Este método resulta bastante preciso si sólo se utilizan los dientes del cuadrante inferior izquierdo. Además, la escala de puntuación del grado de mineralización depende del tipo de diente y del sexo del paciente (Tablas 1 y 2).

Tabla 1. Escala de puntuación de los diferentes estadíos de desarrollo dental
Niños Etapa
Diente
A
B
C
D
E
F
G
H
M2
0,0
2,1
3,5
5,9
10,1
12,5
13,2
13,6
15,4
M1      
0,0
8,0
9,6
12,3
17,0
19,3
PM2
0,0
1,7
3,1
5,4
9,7
12,0
12,8
13,2
14,4
PM1    
0,0
3,5
7,0
11,0
12,3
12,7
13,5
C      
0,0
3,5
7,9
10,0
11,0
11,9
I2        
3,2
5,2
7,8
11,7
13,7
I1        
0,0
1,9
4,1
8,2
11,8
Niñas Etapa              
Diente
0
A
B
C
D
E
F
G
H
M2
0,0
2,7
3,9
6,9
11,1
13,5
14,2
14,5
15,6
M1      
0,0
4,5
6,2
13,5
14,0
16,2
PM2
0,0
1,8
3,4
6,5
10,6
12,7
13,5
13,8
14,6
PM1    
0,0
3,7
7,5
11,8
13,1
13,4
14,1
C      
0,0
3,2
5,6
10,3
11,6
12,4
I2      
0,0
3,2
5,6
8,0
12,2
14,2
I1        
0,0
2,4
5,1
9,3
12,9
Etapa o=falta de calcificación.

La escala de puntuación del grado de mineralización depende del tipo de diente y del sexo del paciente. Esta tabla se ha elaborado para el cuadrante inferior izquierdo. (Según Demirjian y cols. 1973).

Tabla 2. Conversión para determinar la edad ósea tras conocer el resultado del desarrollo dental

Edad Puntos
Edad Puntos
Edad Puntos
Edad Puntos
J
K
M
J
K
M
J
K
M
J
K
M
3.0
12,4
13,7
6.3
36,9
41,3
9.6
87,2
90,2
12.9
95,4
97,2
.1
12,9
14,4
.4
36,9
41,3
.7
87,7
90,7
     
.2
13,5
15,1
.5
39,2
43,9
.8
88,2
91,1
13.0
95,6
97,3
.3
14,0
15,8
.6
40,6
45,2
.9
88,6
91,4
.1
95,7
97,4
.4
14,5
16,6
.7
42,0
46,7
     
.2
95,8
97,5
.5
15,0
17,3
.8
43,6
48,0
10.0
89,0
91,8
.3
95,9
97,6
.6
15,6
18,0
.9
45,1
49,5
.1
89,3
92,3
.4
96,0
97,7
.7
16,2
18,8
     
.2
89,7
92,3
.5
96,1
97,8
.8
17,0
19,5
7.0
46,7
51,0
.3
90,0
92,6
.6
96,2
98,0
.9
17,6
20,3
.1
48,3
52,9
.4
90,3
92,9
.7
96,3
98,1
     
.2
50,0
55,5
.5
90,6
93,2
.8
96,4
98,2
4.0
18,2
21,0
.3
52,0
57,8
.6
91,0
93,5
.9
96,5
98,3
.1
18,9
21,8
.4
54,3
61,0
.7
91,3
93,7
     
.2
19,7
22,5
.5
56,8
65,0
.8
91,6
94,0
14,0
96,6
98,3
.3
20,4
23,2
.6
59,6
68,0
.9
91,8
94,2
.1
96,7
98,4
.4
21,0
24,0
.7
62,5
71,8
     
.2
96,8
98,5
.5
21,7
24,8
.8
66,0
75,0
11.0
92,0
94,5
.3
96,9
98,6
.6
22,4
25,6
.9
69,0
77,0
.1
92,2
94,7
.4
97,9
99,5
.7
23,1
26,4
     
.2
92,5
94,9
.5
97,1
98,8
.8
23,8
27,2
8.0
71,6
78,8
.3
92,7
95,1
.6
97,2
98,9
.9
24,6
28,0
.1
73,5
80,2
.4
92,9
95,3
.7
97,3
99,0
     
.2
75,1
81,2
.5
93,1
95,4
.8
97,4
99,1
5.0
25,4
28,9
.3
76,4
82,2
.6
93,3
95,6
.9
97,5
99,1
.1
26,2
29,7
.4
77,7
83,1
.7
93,5
95,8
     
.2
27,0
30,5
.5
79,0
84,0
.8
93,7
96,0
15.0
97,6
99,2
.3
27,8
31,3
.3
80,2
84,8
.9
93,9
96,2
.1
97,7
99,3
.4
28,6
32,1
.7
81,2
85,3
     
.2
97,8
99,4
.5
29,5
33,0
.8
82,0
86,1
12,0
94,0
96,3
.3
97,8
99,5
.6
30,3
34,0
.9
82,8
86,7
.1
94,2
96,4
.4
97,9
99,5
.7
31,1
35,0
     
.2
94,4
96,5
.5
98,0
99,6
.8
31,836,0
9.0
83,6
87,2
.3
94,5
96,6
.6
98,1
99,6
 
.9
32,6
37,0
.1
84,3
87,8
.4
94,6
96,7
.7
98,2
99,7
     
.2
85,0
88,3
.5
94,8
96,8
.8
98,2
99,8
6.0
33,6
36,0
.3
85,6
88,3
.6
95,0
96,9
.9
98,3
99,9
.1
34,7
39,1
.4
86,2
89,3
.7
95,1
97,0
     
.2
35,8
40,2
.5
86,7
89,8
.8
95,2
97,1
16,0
98,4
100,0
J = años. K = niños. M = niñas.

El número de puntos para determinar la edad ósa se obtiene de la suma de los diversos puntos de los 7 dientes del cuadrante inferior izquierdo. Si falta alguno de los dientes que hay que valorar, se incluye en la valoración el diente del lado contrario. (Según Demirjian y cols., 1973.)

Indice Anterior