Indice Anterior Siguiente
REV CUBANA PLANT MED 1998;3(1):18-21
Formato .PDFFormato .PDF
Estación Experimental de Plantas Medicinales "Dr. Juan T. Roig"

Estudios preliminares de la cosecha del follaje de Senna alata L. Roxb. (guacamaya francesa) con propósitos medicinales

Ing. Ciro M. Lemes1 ,Téc. Carlos Rodríguez 2 y Téc. Isabel Hechevarría2

RESUMEN

Se probaron 3 métodos para cosechar las hojas de Senna alata (L.) Roxb: tomar las hojas de las plantas, coger las hojas y yemas terminales, así como recoger las hojas y luego podar las plantas. El análisis estadístico hecho a los datos obtenidos, después de medir la altura de la plantas y el rendimiento de las hojas en cada método, demostró que la forma de cosecha que se debe emplear es separar las hojas de las ramas y dejar las yemas terminales, con lo que se logran una rápida recuperación de las plantas después de cada cosecha y, por tanto, altos rendimientos con valores de hasta 50,17 kg/parcelas de follaje fresco.

Descriptores DeCS: PLANTAS MEDICINALES; HOJAS DE PLANTA; CULTIVOS AGRICOLAS; CASIA

ABSTRACT

Authors assesssed three methods to harvest leaves of Senna alata (L.) Roxb: take the leaves of plants, pick the leaves and buds and then, trim the plants. Statistical analysis of data obtained after measurement of height of plants and the yielding of leaves in each method, showed that proper way of harvest to must be used is to separate leaves from the branches, taking care of terminal buds, obtaining a fast recovery of plants after each harvest and so, high yieldings with values up to 50,17 kg/parcels of fresh foliage.

Subject heading: MEDICINAL PLANTS; PLANT LEAVES; CROPS; AGRICULTURAL; CASSIA.

Senna alata (L.) Roxb. (Caesalpinaceaes) es un arbusto de 2 a 4 m de altura, perenne, que al parecer después de ser cultivado se ha escapado1 y es posible encontrarlo en las inmediaciones de los poblados, así como en los solares yermos sin ser objeto de cultivo.

Las flores y hojas de la Guacamaya francesa son usadas para el tratamiento de afecciones dérmicas, además, se considera un poderoso antiherpético.1 Estudios culminados recientemente en los laboratorios del CIDEM han corroborado su acción antimicrobiana.

Al no existir experiencia anterior sobre su cultivo o una práctica contínua de su cosecha, con objetivos comerciales, se decide realizar algunos estudios preliminares sobre el método y el momento de la cosecha de esta especie, que por ser perenne permite una explotación contínua; esto hace necesario determinar los parámetros, buscando mayor aprovechamiento de las plantaciones y colonias silvestres.

MÉTODOS

Se tomaron semillas de frutos dehiscentes de plantas que existen en la colección de la Estación Experimental de Plantas Medicinales "Dr. JT Roig" de San Antonio de los Baños, donde se hizo todo el trabajo. Las semillas fueron sumergidas en ácido sulfúrico durante 15 min y después lavadas con agua antes de sembrarlas (Lemes CM. Estudio de propagación de Senna alata (L.) Roxb. II Taller de Plantas Medicinales. La Habana, Cuba, mayo de 1997).

Las semillas fueron sembradas en bolsas de polietileno y trasplantadas al área experimental a los 2 meses de iniciada la germinación (el 22 de julio de 1995), se logró un elevado porcentaje de sobrevivencia en el campo.

El lugar del experimento posee un suelo ferralítico rojo hidratado, de topografía llana (Benítez AM, González F. Estudios de las condiciones agroquímicas y de suelo, estudio de las necesidades nutricionales del Solanum globiferum Dunal. ISCAH. Trabajo de Diploma, 1984).

El campo experimental lo constituyó una parcela de 720 plantas, sembradas a la distancia de 1,80 m entre surcos y 1 m entre plantas, divididas en parcelas de 20 plantas; se constituyen 3 réplicas distribuidas al azar para realizar las evaluaciones por cada tratamiento.

El riego y las limpiezas se realizaron según las necesidades del cultivo, sin permitir que la plantación sufriera daños por falta de humedad en el suelo o enyerbamiento excesivo.

Los tratamientos están conformados por 3 factores: a) 3 formas de cosechar las hojas o folios (separar las hojas de las ramas, separar las hojas y yemas terminales de las ramas, así como separar hojas y yemas terminales de las ramas y luego podar las ramas a 50 cm de altura con el empleo de tijeras); b) 4 edades después de la plantación, para iniciar las cosechas (3, 4, 5 y 6 meses), y c) una segunda cosecha realizada por cada una de estas edades, a los 7 meses después de cada primera cosecha. El total de tratamiento es 24 (3x4x2).

Se evaluó la altura de las plantas en centímetros y el peso fresco de las hojas por parcela en cada una de las cosechas realizadas. Las medias para ambas variables fueron evaluadas según un análisis de varianza factorial; cuando se encontró diferencia significativa se compararon las medias por el Test de Rangos Múltiples de Duncan.

RESULTADOS

El análisis de varianza realizado a los valores medios de la altura de las plantas no presentó diferencia significativa en la interacción de los 3 factores; para el factor método de cosecha (figura 1) y momento de iniciar las cosechas sí hubo diferencia significativa (figura 2). En relación con los métodos donde sólo se cosecharon las hojas y donde se cosecharon las hojas y yemas terminales, con una altura promedio de 1,59 y 1,54 m respectivamente, no existió diferencia significativa; para el método de podar las ramas a 50 cm de altura, una vez realizada las cosechas de las hojas, sí se encontró diferencia significativa (figura 1).
Figura 1
Fig. 1. Altura de las plantas de guacamaya francesa en cada método de cosecha.
Figura 2
Fig. 2. Altura de las plantas de guacamaya francesa, según fecha de inicio de las cosechas.

La figura 2, que corresponde con la edad para iniciar la cosecha, muestra que la planta crece hasta los 5 meses (1,64 m) después de la plantación; pues no hay diferencia de la altura alcanzada a esta edad con la registrada a los 6 meses (1,65 m); la altura de las plantas crece de forma progresiva con valores diferentes desde los 3 hasta 5 meses.

La diferencia de altura de las plantas, cuando se realizaron las primeras y segundas cosechas, no tuvo significación en relación con el factor número de cosecha; pero si analizamos la interacción de los factores método de cosecha y número de cosecha (figura 3), se observa que las plantas son un poco más altas en la segunda cosecha para los métodos A y B. Las plantas podadas después de cosechadas las hojas no recuperan la altura inicial en la segunda cosecha, lo que consideramos un efecto negativo de la poda.

Figura 3
Fig. 3. Altura de las plantas de guacamaya francesa, según método y número de cosechas.

El análisis del rendimiento de las hojas sí mostró diferencias en la interacción de todos los factores: los tratamientos donde se cosechó el follaje con las yemas terminales o sin ellas, pero sin podar las ramas; que la primera cosecha se realizara a los 5 meses o pasados éstos, rindieron significativamente más, con valores de hasta 50,17 kg/parcela. Esta conclusión es posible en la segunda cosecha, pues los resultados indican que es la mejor y donde existe una influencia sobre las plantas del método de cosecha empleado (figura 4).

Figura 4
Fig. 4. Rendimiento de hojas de guacamaya francesa, según los factores estudiados.

Como algo curioso pueden notarse los valores tan bajos del rendimiento en la primera cosecha de 6 meses para las 3 formas de cosecha (14,13 y 13 kg/parcela), por debajo de las cosechas iniciadas a los 3 meses de la plantación (figura 4).

DISCUSIÓN

Este estudio preliminar debe servir para aportar elementos a futuras investigaciones, y la época, el número y la forma de realizar las cosechas en esta planta. Se debe tomar en cuenta que es un arbusto perenne, bajo condiciones climáticas de las diferentes épocas, lo que crea complejidades a la hora de hacer un análisis.

El efecto del método de cosecha sobre la altura y el rendimiento de las plantas, se inicia a partir de la primera cosecha, pues hasta este momento todas las plantas reciben igual tratamiento. Los método A y B no se diferencian en la altura alcanzada por las plantas, la cual resulta significativamente más alta que las plantas del tratamiento C, que fueron podadas después de las cosechas. Estas plantas del método C no llegan a recuperar la altura de una planta no podada en el plazo de 7 meses o sea, entre una cosecha y otra.

Las plantas crecen de forma contínua según los inicios de cosecha estudiados, desde los 3 meses, en que se realizó la primera evaluación, hasta los 5 meses; las plantas cosechadas a los 5 y 6 meses no se diferencian en relación con la altura. Es necesario determinar cómo influyó en este resultado el mes de diciembre, con bajo índice de lluvia y bajas temperaturas, condiciones que afectaron el crecimiento de esta especie. También en este mes las plantas alcanzan los 6 meses de edad después de plantadas en el campo experimental.

Probar otras fechas de plantación daría un criterio más acertado del tiempo que debe transcurrir desde la plantación hasta la primera cosecha, así como la época del año para realizar las cosechas y hacer mejor aprovechamiento de las plantaciones.

La diferencia en altura lograda por las plantas en ambas cosechas no fue significativa; pero si se analiza la interacción del método de cosecha con cada cosecha de las 2 realizadas (figura 3) se observa que en los métodos A y B las plantas de la segunda cosecha son significativamente más altas que en la primera. En el método C, cuando son podadas las plantas de la segunda cosecha no alcanzan la altura que tenían en la primera, y son significativamente más bjas que las plantas no podadas de los métodos A y B en iguales cosechas.

La poda de las ramas a 50 cm de altura no es conveniente en una primera cosecha realizada a una plantación, pues las plantas no recuperan la altura alcanzada en condiciones de desarrollo normal. Se observó además, que por debajo de la zona del corte las ramas se secan hasta 20 cm de longitud; este fenómeno también se presentó en el método B de cosecha, donde se separan las yemas terminales de las ramas, pero sin afectar la altura de las plantas en la segunda cosecha.

El rendimiento de las hojas o folíolos por parcela resultó mejor en los métodos de cosecha A y B, donde se tomaron las hojas o las hojas y yemas terminales; en ambos, las plantas continúan creciendo y sus ramas vuelven a cubrirse de hojas durante 7 meses hasta la segunda cosecha.

Eliminar o no las yemas terminales no hizo un efecto variado sobre la estimulación y brote de las yemas laterales, pues las yemas apicales no surten un efecto de dominancia. Se aconseja el método de sólo tomar las hojas, pues si se dejan las yemas apicales, evitamos la desecación de las ramas por debajo de la zona del corte de las yemas.

El rendimiento de hojas en el método C de cosecha es significativamente inferior; las plantas podadas a 50 cm de altura recuperaron su área foliar con mayor dificultad que las que sólo fueron defoliadas.

El inicio de las cosechas a los 5 meses, para esta fecha de plantación, resultó mejor en cuanto a redimiento de hojas, algo superior a los 6 meses. Si hacemos un análisis integral observamos que las primeras cosechas de 6 meses para los 3 métodos de cosecha tuvieron más bajo rendimiento, lo que puede estar determinado por la época del año en que coincidieron, ya que las condiciones invernales del mes de diciembre no resultan favorables para esta especie, que sufre alguna defoliación en esta época.

Las segundas cosechas resultaron mejores que las primeras en casi todos los casos estudiados (figura 4), excepto algunos tratamientos donde las plantas se podaron, por el efecto que esta práctica hace sobre las plantas; además del mayor desarrollo alcanzado por las plantas en la segunda cosecha, dado en parte por su mayor edad (de 10 a 13 meses). Las segundas cosechas para esta fecha de plantación se realizaron de abril a julio, meses de verano factibles para la especie en estudio.

CONCLUSIONES

  1. El mejor método para cosechar Guacamaya es separar las hojas o folíolos de las ramas, sin podar las ramas, dejando las yemas terminales, para lograr más rápida recuperación de las plantas y, con ello, altos rendimientos de hojas en la próxima cosecha.
  2. Las cosechas se iniciarán a los 5 meses para la fecha de plantación estudiada (julio/1995).

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Roig JT. Plantas medicinales aromáticas o venenosas de Cuba. La Habana: Editorial Ciencia y Técnica, 1974:940.
Recibido: 4 de septiembre de 1997. Aprobado: 6 de octubre de 1997.

Ing. Ciro M. Lemes. Centro de Investigaciones y Desarrollo de Medicamentos. Calle 26 No.1605 e/51 y Boyeros, Plaza, Ciudad de La Habana, Cuba.

1 Ingeniero Agrónomo. Aspirante a Investigador.
2 Técnico (a) Medio en Agronomía.

Indice Anterior Siguiente