Índice
Anterior
Siguiente
 

Artículo

 

Breve historia de la cirugía bucal y máxilofacial.

Concise history of buccal and maxillofacial surgery.

 

Autores

 

Oscar García-Roco Pérez. Especialista de I grado en Cirugía Máxilofacial. Facultad de Estomatología del Instituto Superior de Ciencias Médica "Carlos J. Finlay". Camagüey. Cuba. E-Mail: ogarcia@finlay.cmw.sld.cu

María Josefina Méndez Martínez. Especialista de I grado en Bioquímica Clínica. Profesora Asistente de la Facultad de Estomatología. ISCM- Camagüey.

Resumen

Se realizó una revisión bibliográfica con el objetivo de exponer los valores históricos de la humanidad como fenómeno en movimiento, interacciones y lucha en el conocimiento de los aspectos odontológicos y quirúrgicos, relacionados con los elementos socioeconómicos y culturales que caracterizaron cada período de la historia de la profesión. Este principio pone de manifiesto avances y retrocesos como reflejo de la vida social. La edad antigua esclavista solo garantizaba la atención médica a la clase dominante. En el feudalismo se separan las actividades dentales y quirúrgicas de las médicas por el desprecio a las labores artesanales y de sangre, surgen los barberos y charlatanes. Hasta terminado este período, la base fundamental del conocimiento era el empirismo con una gran influencia de la religión. Ya en la edad moderna se desarrolla la época científica de la odontología, y surge la primera escuela dental; se consolida la Cirugía Maxilofacial como especialidad.

Palabras claves: CIRUGÍA BUCAL/ historia

IntroducciÓn

Nos corresponde analizar los antecedentes históricos acerca de la Cirugía Bucal y Máxilofacial, esta debe ser analizada en su desarrollo, acompañada de los factores histórico-culturales y sociales de cada época. El enfoque histórico de la reconstrucción del pasado se basa en tratados, folletos, artículos y otros documentos, así como de la arqueología y el arte. En principio parece que lo único que interesa en una ciencia es su estado actual y que el pasado es mera curiosidad, sin valor positivo. Nada tan lejos de la verdad, pues los conocimientos sólo adquieren un valor exacto dentro de la dimensión histórica. (1-2)

La historia como ciencia es un abordaje racional; lo cual quiere decir que debe ser la explicación de los hechos para establecer las relaciones entre sus causas y efectos, o sea, las leyes genoestructurales que los determinan. El principio básico de este estudio lo constituye el análisis histórico de las interacciones de la sociedad y los aspectos de la salud con el propósito de poner de manifiesto sus avances y retrocesos como reflejo de la lucha ideológica entre las clases, las formas y medios utilizados para llevar a cabo la práctica médica y determinar los elementos del progreso entre el conocimiento científico y las tendencias místico-religiosas que se oponían a su desarrollo.(3)

La cirugía es una rama de la medicina y estomatología como ciencias de la salud que trata de las enfermedades y accidentes con intervenciones manuales, en general cruentas y realizadas con un instrumental determinado. Los estudios arqueológicos y antropológicos indican que fue quirúrgica la primera ciencia médica del hombre, practicada de modo espontáneo al extraer cuerpos extraños de heridas de caza o de guerra y al taponar las hemorragias por medio de vegetales apretados.(4)

Al escribir acerca de la historia de la cirugía estomatológica, resalta la existencia de características generales, como son la evolución del instrumental y los tratamientos utilizados, el trabajo empírico, los cirujanos barberos y otros oficios del arte de curar, así como la formación de los profesionales y las legislaciones establecidas para el control del ejercicio profesional, entre otras.(3-4)

La única alternativa para preservar nuestra soberanía e identidad en el mundo contemporáneo es aplicar el precepto martiano de “Ser culto para ser libre”. Y ser culto para un profesional cubano implica incorporar a su percepción cultural general, los conocimientos esenciales de la historia de la profesión.

El propósito de este trabajo es hacer un recuento general de la historia de la Cirugía Bucal y Máxilofacial. a través de las diferentes épocas y civilizaciones.

Para exponer los hechos históricos se ha empleado el método sincrónico, que divide el tiempo en edades, períodos y épocas atendiendo a la importancia de los cambios socioculturales que cada uno de los hechos ha ejercido sobre los otros.

Desarrollo

Prehistoria

El período prehistórico se extiende en la evolución de la humanidad antes de la existencia del documento escrito y se inicia con la articulación del lenguaje, desarrollo del pulgar y la construcción rústica de sus propios instrumentos. Abarca los períodos paleolíticos y neolíticos, desde que los hombres permanecían en los bosques, se alimentaban de frutas y raíces y se forma el lenguaje articulado, hacen luego uso del fuego aparece la caza con maza, lanzas, arcos, flechas y comienzan a agruparse, a elaborar artículos de subsistencia como vasijas de madera, tejidos a mano y trenzados, comienzan a domesticar los animales, a criarlos, a sembrar y transformar el medio con instrumentos de trabajo metálicos en la era de cobre y de hierro. Construyen barcos, comienza la arquitectura, las ciudades amuralladas hasta que aparece la escritura que da lugar a una nueva edad. (5)

Del primer acto quirúrgico practicado en la cavidad bucal, la avulsión dentaria, se tienen referencias dadas por Baundoin, Matsuto y otros autores, resultado de investigaciones realizadas sobre maxilares del período neolítico.(4,6) El primer implante data del año 7000 a.n.e. al aparecer en Argelia un cráneo femenino con una falange implantada en región de premolares superiores. De la extracción de cuerpos extraños se tienen documentos en los esqueletos prehistóricos en los que se han encontrado reacciones óseas alrededor de fragmentos de armas incompletamente extraídos: la reacción demuestra que el herido había sobrevivido a la intervención.(1-4)

EDAD ANTIGUA

Corresponde del año 4000 a.n.e., con la invención de la escritura, hasta el año 476 d.n.e. con la caída del Imperio Romano. La característica social de la época es la esclavitud.

En los documentos y materiales arqueológicos relativos a las primeras civilizaciones históricas la cirugía aparece notablemente desarrollada.(1-7)

En la antigua Mesopotamia las Tablas Asirias de la colección Kuyunjik del 800 a.n.e. mencionan que un “dentista” aconsejó a su rey la extracción de los dientes de su hijo, por ser estos la causa de la enfermedad que padecía.(3) Este concepto de infección focal se anticipa casi tres mil años al expresado por Hunter en 1910. En la estela de Hammurabi aparecen grabados los honorarios de los cirujanos babilonios y precisadas las penas por los eventuales errores de la intervención (1). Los médicos mesopotámicos antiguos inventaron el catéter (upu). Se cree que existían médicos que curaban gratuitamente a las personas pobres; el cirujano se consideraba de categoría inferior a la del médico y dependiente de este.(2-3)

En papiros egipcios como el de Ebers, el más conocido, que data del 3700-1500 a.n.e. aparecen referencias específicas a distintas enfermedades dentales con indicaciones terapéuticas para las infecciones consecutivas a la caries y la necrosis pulpar; también trata la abertura de los tumores con el cuchillo o la aplicación del cauterio enrojecido al fuego; menciona la extracción pero no la obturación, por otra parte los egipcios fueron hábiles en la inmovilización de fracturas, en la circuncisión, operaciones de catarata y en adoptar el calor para detener las hemorragias. (4, 8)

Durante la célebre III dinastía sobresale la figura legendaria de Imhotep, ingeniero, constructor, sabio y el más antiguo médico conocido, tan notable que llegó a ser consagrado como “el dios de la medicina”. Se ha señalado que de los médicos especialistas que se conocen más antiguos es Hesi-Re, jefe de los dentistas y médico del Palacio Real en la época de Zoser (2780-2720 a.n.e.), se le ha considerado como el primer dentista conocido en la historia, según grabados de su tumba.(3, 9)

Los egipcios no suturaban las heridas, cuyos bordes eran afrontados mediante bandas adhesivas. La extracción dentaria de uno o más incisivos era utilizada como castigo. La medicina con todas sus especialidades, incluyendo la odontología, marchaban juntas y eran aplicadas por los sacerdotes a las clases pudientes, quedando los esclavos sin atención médica de ningún tipo, sin embargo, los herreros por su fortaleza y uso de las tenazas se considera que efectuaban las extracciones.(3)

Fuera del área mediterránea la cirugía tuvo gran desarrollo en la India: los hindúes practicaban la sangría, la ligadura de vasos sanguíneos con fibras vegetales, la laparotomía, la cesárea, etc.(1) Aún es conocido como método indio la intervención encaminada a reconstruir la nariz con colgajos de piel geniana o frontal. (1, 4)

Sushirata, “padre de la cirugía india”, vivió alrededor del año 600 a.n.e.; describió la anatomía de la mandíbula, el dolor por la exposición de las terminaciones nerviosas, el tercer molar inferior con su nervio alveolar y relacionó el nervio infraorbitario con la neuralgia facial. Realizó tratamientos para la luxación bilateral de la mandíbula.(3, 10)

En la época de los Vedas para las extracciones dentales usaban cocimientos a partir de beleño, cáñamo, belladona o adormidera; la exodoncia se practicaba golpeando directamente sobre la corona o sobre una madera a modo de escoplo, lo que daba lugar a la fractura del diente o de las corticales óseas.(7, 11)

La civilización china es una de las más antiguas conocida, realizaron aportes al desarrollo de las ciencias médicas, y entre ellas a la cirugía dental. En el siglo XVIII a.n.e. el emperador Mei-King escribió un libro; en su capítulo XVI describe varios tipos de odontalgias. La extracción dentaria la practicaban con los dedos y utilizaban la acupuntura para curar 7 enfermedades bucales distintas, hacian uso de sus agujas de oro y plata. (3, 12)

En el imperio Persa y en otras altas culturas primarias prehelénicas o precolombinas se encuentran referencias de distintos procesos odontológicos, y entre ellos de la avulsión dentaria.(7, 11)

En la antigua Grecia, Asclepio o Esculapio (1560 a.n.e.) ya había construido instrumentos rudimentarios para la exodoncia; también se le atribuyen indicaciones precisas sobre la avulsión dentaria que realizaba con una pinza llamada “odontagogo”. En las valoraciones mitológicas se le considera hijo de Apolo y “dios de la medicina”.(9, 13)

Aristóteles de Stagira (445-376 a.n.e.) fue el más famoso filósofo y médico de su tiempo; se le considera el fundador de la Anatomía y de la Historia Natural. Escribió de la extracción dentaria y describe un instrumento llamado “odontogra” formado por dos palancas que se mueven en sentido contrario. Clasificó los dientes por su forma y función. (14)

Timócrates y Adamacio hicieron la distinción entre neuralgia y odontalgia.(3) Hipócrates (460-377 a.n.e.), padre de la medicina, describe en los libros de la Colección Hipocrática o Corpus Hippocraticum un inmenso caudal de sus saberes médicos entre los que se encuentran muchos referidos a la patología y terapéutica bucal y máxilofacial. Fue el creador del término “muela del juicio” para designar el tercer molar; conocía el tratamiento de las perforaciones palatinas y la consolidación de los dientes vacilantes, trataba las fracturas mandibulares ligando unos dientes con otros por medio de alambres de oro. Reservaba la extracción dentaria como último recurso. Hablaba de la reimplantación dentaria, considerando que en las fracturas de los maxilares los dientes luxados debían volverse a su sitio y ser mantenidos con ligaduras. Recomendó aparatos complejos, pero prácticos para la reducción de fracturas maxilares; realizaba los vendajes hipocráticos cuando la fractura era de mandíbula y la sostenía con pequeñas tablillas. (3, 9) Tiene el mérito de haber sostenido la unidad indisoluble de la cirugía y la medicina.

En algunas lozas sepulcrales figuran esculpidos algunos de los instrumentos utilizados por los dentistas y cirujanos griegos de aquellos tiempos, la especialidad se revela en algunos mitos helénicos.

Los etruscos realizaban diversas actividades odontológicas, como extracciones dentarias, que se considera que lo aprendieron de los fenicios.(1)

En Roma, en el siglo I Cornelio Celso en su tratado “De arte médica” hace amplias referencias a la cirugía bucal, y describe por primera vez la importancia de practicar la sindesmotomía y de la dirección de los movimientos de tracción para evitar la fractura del hueso. Para extraer las raíces utilizaba un instrumento llamado “rizagra”. Estudió la anatomía de la mandíbula y su fractura, describió por primera vez los síntomas clásicos de la inflamación, aún válidos. También habló de las luxaciones. Empleó instrumentos como el cauterio, estilete o sonda, el fórceps y el “vuscella o vossela”, actual pinza de algodón.(3, 11)

Galeno (130-201 d.n.e.) dejó un riquísimo legado de obras maestras y doctrinas médicas que fueron indiscutibles durante años y de entre ellas dedicó una atención particular a múltiples aspectos anatómicos, clínicos y patológicos buco-máxilofaciales: tratamiento de las odontalgias, de la erupción patológica del tercer molar, describió la anatomía dentaria, su inervación por el trigémino y estudia la marcha de la caries, etc.(15)

EDAD MEDIA

Comprende el período del año 476 (Caída del Imperio Romano) al 1640 con la Revolución Inglesa.

En la Edad Media la cirugía fue ejercida en principio sólo por los religiosos y cuando se les prohibió su ejercicio por orden expresa de la Iglesia (siglo XII), continuó siendo cultivada por la escuela de Salermo y por la boloñesa de Guglielmo de Saliceto (1210-1277) (1, 4)

En el mundo medieval, el pueblo árabe hereda los conocimientos de la antigüedad, los conserva y los enriquece y después los transmite a la empobrecida civilización de Occidente. Aparecen las primeras universidades, en el imperio Bizantino (Constantinopla), se inaugura una escuela de medicina, la primera de la enseñanza superior en Europa, la de Salermo en Italia y la de Córdova en España.(16) Avicena (980-1032), “Príncipe de los Médicos”, en su “Canon” aporta importantes conocimientos de cirugía bucodentaria e introdujo el uso del cauterio o hierro candente en vez del bisturí al igual que Abulcases que lo reflejó en su tratado de cirugía “Al Tasrif" sobre cauterización e incisiones, corte y extracciones y sobre las fracturas de los dientes. Indicó el tratamiento de las fístulas dentarias. Mostró una gran cantidad de instrumentos para uso dental; presentó la operación del labio fisurado y señaló su éxito en los casos congénitos. Practicaba la extracción dentaria con fórceps y elevador. Sus adelantos quedaron estancados por las características sociales de la época con el inicio de las Cruzadas y la creación de La Inquisición que causó gran número de víctimas, crímenes e injusticias, siendo perseguidos y castigados muchos investigadores y científicos acusados de herejes por sus ideas. (11-12)

Mezné “el joven” en el siglo XI recomendaba no realizar la extracción de los dientes en su período más doloroso; fue un gran técnico en el tratamiento de las fracturas maxilares y las fístulas con botones de fuego hasta el hueso. En 1300, Guy de Chuliac en su obra Magna Cirugía hace numerosas referencias a la extracción dentaria. (3)

A fines de la época se inicia un período de decadencia, las prácticas quirúrgicas, que eran propias de hombres cultos a los que se reconocía el título de doctor, pasaron a manos de empíricos que se limitaban generalmente, a realizar pocas intervenciones basándose solo en la habilidad técnica y sin ningún conocimiento teórico. Desde entonces, entre otras cosas, los barberos empezaron a practicar las sangrías y extracciones dentarias, uso reservado hasta hace dos siglos. (3, 7)

El misticismo de la época da a la profesión su patrona Santa Apolonia, y llegó a hacer que el juramento Hipocrático se grabara en forma de cruz para hacer más efectivo sus postulados. (16)

Fracasa el último intento de Las Cruzadas de apoderarse del Oriente y cae el Imperio Bizantino en poder de los turcos. Surge la época del Renacimiento con un desarrollo de las artes. Se expulsa a los musulmanes de España. Con el renacimiento italiano se desarrolló un movimiento de revalorización, al poco tiempo vino a contribuir a el la imprenta que difundió las obras de Hipócrates, Galeno y Paolo de Egina, la nueva orientación experimental de las ciencias y, lo más importante con respecto a la cirugía, el desarrollo de los conocimientos anatómicos con Andrea Vesalio (1514-1565) que describió gráficamente por primera vez la verdadera anatomía humana. Estudió la patología producida por el tercer molar y propone la intervención quirúrgica con ostectomía para conseguir su exodoncia. (3, 14) En el año 1570, Fabricio d' Acquapendente diseña toda una colección de instrumentos para la avulsión dentaria, adaptados a la morfología de cada diente en particular. En su obra “Crisol de la Cirugía” describe las operaciones quirúrgicas que se hacen en la boca. (3)

Los reyes católicos dictan la ley conocida por “Pragmática de Segovia”que exigía a los barberos una capacitación y examen para poder ejercer como cirujano dentista y los no autorizados eran castigados.

Ambroise Paré (1510-1590) publica en 1572, en París sus “ Cinq Livres de Chirurgie”, en los cuales se tratan muchas y variadas cuestiones de cirugía bucal y odontología en general. Enriqueció el instrumental con la invención del abrebocas, el gatillo y el pelícano. (3, 7) Suprimió los métodos inhumanos anteriores de tratar las heridas por medio de aceite caliente, popularizó el uso de las ligaduras vasculares para contener las hemorragias, trabajó en la reimplantación dentaria, y fue el primero que utilizó la prótesis en la fisura palatina. Realza el prestigio de la cirugía y mejoró las técnicas, elevándola al rango de verdadera profesión.(9)

En 1633, Dupont recomendaba la extracción del diente cuando el dolor era muy rebelde, con la novedad de reimplantarlo inmediatamente, con lo que se afirma otra vez y desaparece el dolor.

Hasta el siglo XVIII no existen cambios fundamentales en los tradicionales saberes quirúrgicos del Renacimiento y del Barroco, pero al final de este período se inicia la cultura científica propiamente moderna que se acentúa y difunde durante la Ilustración. (1)

Comienzan a gestarse los últimos momentos del feudalismo en Europa. Se producen revoluciones burguesas en Alemania y en los Países Bajos y con la Revolución Inglesa se puso fin al feudalismo en Inglaterra, por su alcance histórico se le considera el punto de partida de la época histórica del capitalismo.

EDAD MODERNA

Comprende desde 1640 con la Revolución Inglesa al 1871 con La Comuna de París.En la edad moderna el conocimiento y la experiencia acumulada sobre la teoría y la práctica estomatológica comienza a divulgarse en diversas publicaciones gracias a la invención de la imprenta en el siglo XV. Se establece una clara delimitación entre el cirujano practicante y cirujano dentista, a pesar de que la situación de la Estomatología era aún confusa. (17)

Nathaniel Higmore, cirujano y anatomista inglés, redescubrió la anatomía del seno maxilar en 1651, lo cuál permitió explicar muchos síntomas y complicaciones de dolores de dientes, pero hasta 50 años más tarde no se comenzó la cirugía antral.

En España se produce un gran impulso en la cirugía bucal en los Reales Colegios, gracias al avance en el saber anatómico, la traducción al castellano de valiosos tratados de cirugía y odontología y el ejercicio profesional de cirujanos extranjeros, entre ellos Pierre Gay (1717) dentista de la Casa Real.

En Francia Pierre Fauchard (1690-1761), publicó en 1728 su célebre obra “La Chirurgie Dentiste ou traité des dents” donde acredita amplios conocimientos médico-quirúrgicos, con aportaciones importantes de técnicas e instrumental de indudable valor para la práctica de la cirugía bucal. (3, 4, 14)

El cirujano dentista Le Montier en 1760, realizó la operación de una fisura palatina, la cuál consistió en juntar los bordes de la hendidura mediante suturas y luego avivarlos con cauterio, el aspecto quirúrgico de la fisura palatina reapareció en 1816, con Von Graefe, quien estableció el principio de la uranoestafilorrafia, como tipo básico.(3)

Antonio Campani, excelente cirujano, estudió profundamente la cirugía dental; en 1786 publicó un magnífico tratado muy bien ilustrado, con grabados del instrumental y los procedimientos quirúrgicos que entonces se usaban.

Lorenzo Heister, cirujano alemán, a pesar de su gran fama se ocupó de la odontología y escribió una interesante obra sobre afecciones bucales. Mauricio Heider (1816-1866), profesor de dentistería operatoria en Viena, fue el estudioso de mayor prestigio de la escuela austriaca, introdujo el galvanocauterio en la terapéutica dentaria.(4, 18)

Juan Aitken en1771 perfecciona la llave de Garengeot, que en Francia recibió el nombre de llave inglesa.

John Hunter (1728-1793) publicó varias obras sobre odontología, clasificó los dientes y recomendó extraer el primer o segundo premolar en los casos de empiema del seno maxilar, en 1778 publicó su segunda obra mayor “Actual treatise on the disease of the teeth”. Bell, en su libro de cirugía aconsejó abrir los abscesos a lo largo y rellenarlos con hilachas para mantenerlos abiertos.(16)

Según algunos historiadores, la cirugía moderna nace en la primera mitad del siglo XIX. Símbolo de este desarrollo puede ser Guillaume Dupuytren (1777-1835), innovador de métodos operatorios y sobre todo, fundador y animador de una escuela cuyos discípulos se extendieron por toda Europa.(1)

Simón Hullihen (1860), médico-dentista en Estados Unidos es considerado históricamente como el fundador de la cirugía bucal y máxilofacial; sus múltiples publicaciones dan testimonio de su amplio saber en este campo abarcando la extracción dentaria, fractura de los maxilares y esbozos de cirugía ortognática. Con posterioridad han existido numerosos autores que han aportado sus conocimientos, lo que ha permitido un rápido avance de la cirugía bucal.(4) La introducción de la anestesia local cambia sustancialmente la práctica y técnica de la exodoncia. No obstante, con anterioridad Horace Wells dentista norteamericano, presenciando una sesión que Colton realizaba en Hartford (1844), deduce los efectos anestésicos del óxido nitroso, y se sometió después el mismo a una extracción dentaria.(1, 4) Posteriormente se estudian y popularizan las propiedades anestésicas del protóxido, éter, cloroformo, etc; y en 1884 Koller comienza la aplicación de los anestésicos locales a base de soluciones de cocaína hasta llegar a las sustancias actuales.(8) En 1846, William Norton practicó la primera narcosis etérea; Eugene Koeberlé y Jules Péan diseñaron hacia 1860 las primeras pinzas hemostáticas. Gracias a un químico, Louis Pasteur (1822-1895), y a sus precursores, dos hombres del siglo XIX, Holmes y Semmelweis, se describe que la infección es una enfermedad contagiosa. Joseph Lister propuso y llevó a cabo (1867), siguiendo esta doctrina la antisepsia quirúrgica, rociando el campo operatorio con pulverizaciones de ácido fénico. Así mismo, a esta se añadió la asepsia, basada en la esterilización del instrumental y del material de medicación mediante métodos físicos.(9, 12) Los nuevos métodos determinaron en la cirugía cambios fundamentales: por una parte se redujo a cifras próximas al cero la mortalidad por las intervenciones clásicas, por otra se abrieron a la cirugía campos hasta entonces vedados, se llevaron a cabo los primeros injertos óseos.

EDAD CONTEMPORANEA

Corresponde a 1871 con la Comuna de París al 1917 con la Revolución Rusa.

El avance del capitalismo coincide con los adelantos en el campo de la salud. Comienza a utilizarse la cocaína como anestésico en la etapa de 1879 a1894.(19)

En 1895 se comienza el uso de los Rx utilizándose radiografías intraorales (18). Desde los inicios del siglo XX se pueden apreciar con creciente intensidad diversas manifestaciones de la ideología burguesa, europea y estadounidense, encaminadas a resolver las nuevas demandas de la sociedad, lo que determinaron nuevos enfoques en la práctica y la educación médica manteniendo su carácter clasista.

Se introduce el uso de la procaína como anestésico local.(20)

Buckley emplea el formocresol en 1906. Hunter señala la poca atención de los dentistas a la sepsis bucal alrededor de las coronas, puentes y la relación de la boca con el resto del cuerpo, corroborado por Billings quien crea la “teoría de la infección focal”, época de terror de los dientes despulpados, aconsejándose la extracción de los mismos aún correctamente tratados cuando se sospechaba constituían la causa de afección de un paciente. (3)

TIEMPOS ACTUALES

A partir de 1917 con la Revolución Rusa hasta el momento actual.

En esta etapa la odontología se desarrolla vertiginosamente, la generalización del uso de los Rx en la profesión a partir de 1920 hace que la Endodoncia tenga un valor científico y se demuestra el valor de la conservación de los dientes. Luego de la 2da. Guerra Mundial se consolida la Cirugía Maxilofacial como especialidad, el avance de la tecnología con la cirugía ortognática, los implantes endóseos, microcirugía, distracción osteogénica, biomateriales, cirugía oncológica y pediátrica de cabeza y cuello y el alto nivel científico y una proyección biopsicosocial de la práctica de la profesión caracterizan esta etapa. (4, 20)

LA ESPECIALIDAD EN CUBA

Trelles fue el primero en señalar la prevalencia de caries dentarias en los aborígenes cubanos. La población Taína no era ajena a afecciones como sarro, caries dental, erosiones óseas de los maxilares, probablemente por abscesos dentarios; además maloclusiones, periodontopatías y ausencia del tercer molar. No existen referencias de que realizaran extracciones dentarias, ellos no conocían el uso del metal, aunque es conocido que en otros lugares era normal la extracción dental con los dedos; se considera que realizaban la extracción o destrucción progresiva del diente, utilizando el látex de la Maboa (Camerania Latifolia), el cual tiene un pH muy bajo; el uso de esta sustancia destruía la corona dentaria y por mecanismos de erupción pasiva continuaban destruyendo los raigones. (2)

Durante los viajes de Colón pisaron suelo cubano unos 10 facultativos, médicos y cirujanos. El más notable fue Diego Álvarez Chanca; lo acompañaban barberos, sangradores, etc.

A finales del siglo XVI la charlatanería había llegado a tal extremo, que los gobernantes empezaron a preocuparse por esta situación y se vieron obligados a tomar medidas, para la salud de la población y porque toda la práctica, sobre todo la de estos sacamuelas, fuera controlada de alguna forma. (Pragmática de 1500 de los Reyes Católicos, documento más importante de la profesión durante 400 años. Por esta ley se inició una separación entre los simples barberos y el flebotomiano y dentista. Se destaca que existía un personal designado como Maestro Barbero Mayor y Examinador. De esta forma va tomando cuerpo y forma la cirugía dental, como ciencia. Se crean los primeros hospitales y se constituye el Protomedicado y La Universidad de La Habana con su Facultad de Medicina) (18)

Así el barbero sangrador amplió su esfera de acción cuando aprendió a poner en su lugar los huesos dislocados; con lo que adquirió el título popular de algebrista y más tarde de barbero cirujano, que no solamente debía realizar extracciones, sino aplicar los remedios que fijasen dientes movedizos y que mitigasen o eliminaran los dolores causados por el mal estado de los dientes. También para ejercer lo que hoy llamamos cirugía menor. (3)

Con la fundación de las primeras villas comenzaron a llegar otros médicos, cirujanos y personal de todo tipo en las flotas; para1517, llegó de España el primer cirujano que ejerció en Santiago de Cuba, Domingo de Apartiel. Influyó en la construcción del primer hospital en la ciudad, que junto con la catedral, había sido ordenado por el Emperador Carlos V al Obispo Juan de Ubite en 1522. se hacía llamar protomédico. (18)

Para el año 1519 se encontraban en Cuba soldados ignorantes que hacían de cirujano-barberos, dentistas, etc., como Juan Catalán, que santiguaba y embalsamaba heridas; Murcia; Botella, etc.

En 1526, procedente de Santo Domingo, se instaló en Santiago de Cuba Juan de Alcázar, médico y cirujano. En las actas del Cabildo del 26 de febrero de 1569 se recibe como médico y boticario a Gregorio Gamarra. Para 1598, sólo había 2 boticas en la ciudad de La Habana, la de Sebastián Milanés, en la calle Real, y la de López Alfaro, cerca de Desagüe. Antes de 1606 llegó a La Habana Juan Pérez donde ejerció su profesión de cirujano y flebotomiano. Un suceso de trascendental importancia ocurre el 9 de septiembre de 1634; Francisco Muñoz de Rojas, licenciado en Medicina, presentó ante el Cabildo de La Habana la merced que su majestad le ha hecho de Protomédico y Examinador de todos los doctores cirujanos, barberos, boticarios y parteras de la Isla de Cuba. (3)

En el Cabildo de La Habana del 27 de Junio de 1686 se lee la petición de Francisco Guerra de la Vega, para que el convento de Santo Domingo pudiera conferir grados mayores en todas las facultades.

La villa de La Habana contó con 2 cirujanos, Carlos del Rey y Francisco Samy en 1715.En 1721 por carta apostólica del papa Inocencio XIII, se le concede al convento San Juan Letrán, en Cuba, poderes para otorgar títulos de estudios médicos. Constituida la Universidad, el 6 de septiembre de 1728 expide el primer título de médico a favor de Luis Fontayne y al año siguiente José Melquíades Aparicio. El 1 de junio de 1760, el rey de España concedía el título de Cirujano Romancista a José F. Báez Herrera, pardo libre, vecino de La Habana. Se reconoce como el primer mestizo diplomado en toda la historia de la medicina en Cuba. Dentro de los naturales se destacó Félix Pérez Arroyo (1762-1817) quien publicó en 1799 el Tratado de las Operaciones que deben practicarse en la dentadura y método para conservarla en buen estado. (3, 18, 19)

El siglo XVIII concluyó con algunos aspectos de verdadero adelanto de la profesión estomatológica, otros hechos de interés en el país fue la introducción de la imprenta, la fundación del papel periódico, de la Sociedad Económica “Amigos del País”, la Casa de Beneficencia, la eliminación del estanco del tabaco, el incremento de la población cubana, etc. Se inició la influencia de dentistas o cirujanos dentales desde Europa hacia América. (2, 3)

Para 1813 había una marcada diferencia entre el médico, que se le exigía ser graduado de bachiller, en relación con los cirujanos. Entre las ramas quirúrgicas, el dentista podía ser analfabeto.

Fernando VII, el 9 de febrero de 1830 dispuso que en lugar del tribunal del protomedicado, se estableciesen en La Habana 2 juntas superiores, una de medicina y cirugía y otra de farmacia, independientes ambas de las existentes en España. La primera estuvo constituida por los doctores Tomás Romay, José Antonio Romay y Simón Vicente Evia. De 1834 hasta 1842, se recibieron 16 dentistas, el primero fue Ignacio Fantini, y 68 flebotomianos, de estos el primero fue Manuel Cantero. Con la secularización de la Universidad, ésta se convierte en la Real y Literaria Universidad de La Habana. (3)

La primera información del uso de un anestésico en el país se dio el 12 de marzo de 1847; el doctor Vicente Antonio de Castro publicó en el “Diario de La Habana”, un artículo titulado “Modo de operar sin dolor”, donde informó haber hecho en Cuba por primera vez las inspiraciones de éter. (2)

El 19 de mayo de 1861 se fundó la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana.

En 1864, el señor Llanes de Cienfuegos realizó un transplante de varios incisivos de la boca de un negro esclavo de su propiedad, mediante la libertad del mismo.

El 10 de octubre de 1868 se inició la guerra de los “Diez Años”, contra la metrópoli española; con las tropas españolas llegaron barberos, practicantes y flebotomianos.

El 7 de abril de 1875, el doctor J. Gómez de la Maza, graduado de médico y dentista, practicó la desarticulación y resección de la mitad izquierda de la mandíbula por un tumor fibroso de su ángulo; se dice que el curso de la operación fue totalmente favorable. También fue catedrático de la Academia de Florencio Cancio y Zamora, así como Secretario General de la Universidad.(3)

El 4 de junio de 1875 se dictó una real orden, que legalizaba la profesión de cirujano dentista en España y sus colonias. El año 1878 marcó otro hito histórico en el desarrollo de la Estomatología en el país, por primera vez aparecieron centros docentes autorizados por el gobierno, con programas establecidos para la formación de cirujanos dentistas y se constituía la primera sociedad odontológica de América Latina.

Juan García Villarraza estableció en 1879 una academia dental en La Habana. En el 1875 le practicó a una señora la resección de parte del maxilar superior, hecho citado en la revista Crónica Médico Quirúrgica. (2)

El 21 de marzo de 1879 se fundó la Sociedad Odontológica de La Habana con Francisco Justiniani como presidente, esta fue la primera entre los profesionales de la salud. En la época, Ignacio Rojas fue una personalidad destacada; director y propietario del “Colegio de Cirujanos Dentistas de La Habana” y director de la revista La Escuela Médico-Dental donde publicó diversos trabajos. Escribió el libro titulado El Cirujano Dentista, primer texto escrito en Cuba sobre la docencia estomatológica. (3, 20)

Los profesionales cubanos se destacaron también en el extranjero, por ejemplo, Oscar Amoedo Valdés, padre de la estomatología forense, llegó a ser presidente de la Sociedad Odontológica de París; Carlos Díaz Vélez fue director de la Revista Estomatológica de España, Federico Poey se destacó en Suiza por su elevado valor científico. En 1888 hizo un proyecto para la fundación en La Habana de una escuela de cirugía y prótesis dental en el ámbito universitario, lo cuál tuvo feliz término. (3)

El inicio de la Guerra de Independencia, el 24 de febrero de 1895, trastornó momentáneamente el desarrollo progresivo de la ciencia, pues, lograr la patria libre y soberana estaba por encima de cualquiera otra situación para los cubanos; mucha sangre costó la lucha emancipadora, que se vió frustrada por la intervención de los Estados Unidos de Norteamérica.

El 19 de noviembre de 1900, por decreto, se creó la Escuela de Cirugía Dental adscripta a la Facultad de Medicina y Farmacia en el viejo caserón de Zanja y Belascoaín; se inició con tres profesores fundadores: dos titulares, Pedro Calvo Castellanos Y Cirilo Yarini, así como Ponce de León y un profesor auxiliar, Marcelino Weiss y Gramatges. (2)

El 28 de abril de 1903 fue aprobado por la Cámara de Representantes la Secretaría de Sanidad y Beneficencia, que constituyó el primer Ministerio de Salud Pública creado en el mundo.

Del 12 al 16 de diciembre de 1912 se celebró el Primer Congreso Dental Cubano en el “Ateneo”; situado en Prado y Neptuno.

El 17 de junio de 1917, se dictó una ley que modificaba los estudios dentales. Ingresaron en la Escuela de Cirugía Dental como profesores los doctores Orosmán López e Ismael Clark y Mascaró, destacado docente y luchador revolucionario, cuyo nombre lleva hoy la Clínica Estomatológica Docente Provincial de la Facultad de Estomatología de nuestra provincia. Primer profesor de mérito de la facultad de La Habana, de la que fue decano interino. Diseñó el emblema de la estomatología cubana.

En 1927 Crabbs escribió sobre el cáncer de las encías. Rafael Biada Dini, profesor de la Escuela presentó un trabajo sobre el diagnóstico precoz del cáncer bucal. (2, 3)

Los estudiantes de la especialidad se destacaron en la lucha contra el Machadato.

Un hecho trascendental para la odontología cubana fue la celebración del 2 al 8 de septiembre de 1946 del Primer Congreso de Medicina y Odontología Legal, en el que se trataron temas relacionados con la cirugía dental; en este se dedicó un homenaje al gran cirujano dental Oscar Amoedo , recién fallecido en Francia.(3)

El 16 de octubre de 1951, en el hotel Mayflower de Washington D.C. se reunieron 21 dentistas interesados en el estudio de la historia de la odontología y fundaron la Academia Americana de la Historia Dental.

El 10 de marzo de 1952, fecha funesta para la Patria, se produjo el zarpazo al poder, por Fulgencio Batista, derrocando al gobierno de Carlos Prío Socarrás. Se estableció una dictadura que no acabaría hasta el primero de enero de 1959, con la lucha revolucionaria dirigida por Fidel Castro.

La asignatura de Cirugía Oral y Máxilofacial que se había creado, era impartida por el doctor Raúl Mena, tenía carácter opcional y carecía de presupuesto, a pesar de la necesidad demostrada de su oficialización; tan importante disciplina estaba ejercida por algunos privilegiados. En 1953 el consejo universitario facultó para introducir la asignatura como potestativa. (2, 3)

En 1956 en la Escuela de Cirugía Dental se inauguró la Clínica de Cirugía Bucal y Máxilofacial, con una preparación constructiva de buenas condiciones para cumplir las reglas de esterilidad establecidas en el trabajo quirúrgico. (2)

Luego del triunfo Revolucionario, en 1961 se reestructuró el plan de estudios de la Facultad de Odontología con la creación de nuevas asignaturas.

En agosto de 1962 la dirección de la Escuela de Estomatología se encontraba ocupada por el doctor Francisco Fernández Soler que había sido graduado en 1944. En ese año, en el Instituto Nacional de Cirugía y Anestesiología (Hospital”Freyre de Andrade”), se inicia la residencia de la especialidad de Cirugía Maxilofacial, que es la primera que se organiza con un plan de preparación docente, con una duración de 2 años, que posteriormente se elevaría a 3 años (3). En esto tiene un papel destacado el profesor Wenceslao Martínez García, a quien por su destacada trayectoria científica y docente le sería otorgada la categoría de Profesor de Mérito. Fue el primer presidente de la Sociedad Cubana de Cirugía Maxilofacial que se constituyó en ese mismo año; al año siguiente (1963) se presentó copia del Proyecto de Reglamento de la Sociedad y el acta de su constitución (19). Además han sido presidentes de la Sociedad los doctores José Castaño Álvarez, Ney D'uo Asón y José Felipe Basulto Varela.

La especialidad de Cirugía Máxilofacial se consolida en 1969 por la resolución ministerial número 209. En 1971 se descentraliza la formación de especialistas hacia las provincias (2, 19). Profesores como los doctores Julio C. Santana Garay, autor de valiosos textos como el Atlas de Patología del Complejo Bucal (1985) e Infección por el VIH en el Complejo Bucal (2000) y precursor del Programa Nacional de Detección del Cáncer Bucal (1986), y Antonio Fernández Mirabal se han destacado en el campo de la oncología de cabeza y cuello.

En Cuba, la especialidad ha alcanzado un elevado nivel de desarrollo científico, a la altura de los países más desarrollados.

Conclusiones

La historia del surgimiento y evolución de la cirugía data desde la antigüedad, a través de los siglos las ciencias médicas se han especializado; inicialmente todo era cirugía, derivándose luego de esta la cirugía dental con una evolución particular del instrumental, los tratamientos utilizados y el ejercicio profesional; características comunes a las principales civilizaciones. Han estado vinculados al desarrollo de la profesión los aspectos socioeconómicos, culturales y las concepciones ideológicas, que han influido en sus períodos de inicio, estancamiento y florecimiento.

Summary

A bibliographical revision was carried out with the objective of exposing humanity's historical values such as social phenomenon, interactions and struggle in the knowledge of odontological and surgical aspects, related to the socioeconomic and cultural elements that characterized every period in the history of this profession. This principle reveals advances and setbacks that reflect social life. The medical care of the dominant class was the only one guaranteed during slavery. In feudalism dental and surgical activities were separated from the medical ones because of the rejection that existed towards blood and manual labor, which brought about the appearance of barbers. Until the end of this period, the fundamental base of knowledge was empiricism with a great influence of religion. In the modern era the scientific stage of dentistry is developed, and the first dental school arises; being consolidated Maxilofacial Surgery as a specialty.

Key words: SURGERY ORAL/ history

Recibido: 23/5/02 Aprobado:4/7/02

Referencias bibliogrÁficas

(1) Ustrell JM. Historia de la odontología. Barcelona: Editorial UB, 1997: 23-45.

(2) López Sánchez J. Ciencia y Medicina; Historia de la Medicina. Ciudad de la Habana: Editorial Científico-Técnica 1986: 1-30, 176-91.

(3) Campanioni FA. Contribución a la historia de la estomatología cubana. Ciudad de La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 2000:11-162.

(4) Gay Escoda C. Fuentes de la cirugía bucal y máxilofacial y selección bibliográfica.3era ed. Barcelona: Gráficas Signo, 1998:15-109.

(5) Hadgar AJ. Evolución de una ciencia. Acta Odont Venez 1994; 32(2): 41-4.

(6) González Iglesias J. La dentadura del hombre de los hielos. Gac Dent 1997; 8(78): 20-6.

(7) Gay Escaoda C, Berini L. Cirugía bucal. Madrid: Ergon, 1999: 352-8.

(8) Guthrie D. Historia de la medicina. Barcelona: Salvat Editores SA, 1947: 26-9.

(9) Cirugía. 2da ed. T-2. Ciudad de La Habana: Editorial Científico-Técnica, 1967:1-9.

(10) Ramanathan K. Some aspects of dentistry in ancient India. Malayian Dent 1961; 1(2): 20-4.

(11) Chumez Ch. Dos mil años después. Gac Dent 1997; 8(78): 20-6.

(12) Thonvald J. Science and secrets of early medicine. A Helen and Kurt Wolff Book. Hancourt Brace and World. Inc. New York, 1963: 166-73.

(13) Saturno Canelón J. Raíces histórico-sociales de la medicina, la odontología y la curandería. Acta Odontol Venez 1989; 27(1): 16-9.

(14) Inglis B. Historia de la medicina. México: Grijalbo; 1968.

(15) García Ballesteros L. Galeno. Madrid: Ediciones Guadarrama, 1972: 104-28.

(16) Ring ME. Dentistry: an illustrated history. Abradale Press. Hanry N Abrams. New York: Inc Publishers, 1993: 137-46.

(17) Bagur DB. Apuntes de historia de la odontología. El siglo XVII. La medicina y la cirugía. Rev Mus Odontol Buenos Aires 1993; 8(15): 9-14.

(18) González Iglesias J. Historia de la odontoestomatología española. Madrid: Avances, 1994.

(19) Ruiz Millares S, Becerra Troya M. Algunos aspectos de la historia de la estomatología en Cuba. Rev Cubana Estomatol 1989; 26(3): 148-55.

(20) López Espinosa JA. Bosquejo histórico de la bibliografía cubana sobre estomatología. Rev Cubana Estomatol 1999; 36(1): 5-16.

Referencia a este documento:

García-Roco Pérez O, Méndez Martínez MJ. Breve historia de la cirugía bucal y máxilofacial. Rev Hum Med [serial on line] 2002 Ene - Abr; 2 (1).

Índice
Anterior
Siguiente