HISTORIA DE LA MEDICINA

 

 

Evolución axiológica en la formación de médicos en Cuba a partir de la Reforma Universitaria de 1962

 

Axiological development in medical training in Cuba from the university reformation in 1962

 

 

MsC. Juan L. Columbié Reyes, Dr. Antonio López Gutiérrez, Dra. Berta Salazar Cutido y Dr. Arturo Acevedo Ortiz

Universidad de Ciencias Médicas, Santiago de Cuba, Cuba.

 

 


RESUMEN

Se llevó a cabo un estudio acerca del proceso de educación en valores en la Cuba revolucionaria, dadas las peculiaridades de la actividad pedagógica de las ciencias médicas que, al igual que el fin de la educación cubana, tienen lo axiológico como eje estructurador del proceso formativo, con vistas a destacar cómo el proceso de educación en valores de la nueva universidad cubana de ciencias médicas del siglo XXI contribuye a concretar la unidad latinoamericana de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en el ámbito pedagógico universitario. Finalmente se concluye que la formación de médicos en Cuba --para Cuba, Latinoamérica y el mundo-- tiene en el proceso de educación en valores, el componente axiológico que determina que lo educativo tenga como resultado a un profesional de la salud incondicional para prestar sus servicios en cualquiera de los países que integran dicha comunidad.

Palabras clave: formación de médicos, educación en valores, evolución axiológica, reforma universitaria, Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Cuba.


ABSTRACT

A study on the process of values education in the revolutionary Cuba was conducted, given the peculiarities of the pedagogical activity of medical sciences, which the same as the objective of the Cuban education have the axiological component as structuring core of the training process, in order to stand out how the values education process of the new Cuban medical university of the XXI century, in the pedagogical university environment, contributes to materialize the Latin American unit of the Community of Latin American and Caribbean States. It is concluded that medical training in Cuba --for Cuba, Latin America and the world--has in the values education process the axiological component that determines the educative item will result in a health professional to provide their unconditional service in any of the countries comprising this community.

Key words: medical training, values education, axiological development, university reformation, Latin American and Caribbean Community of States, Cuba.


 

 

INTRODUCCIÓN

Entre las transformaciones revolucionarias de la universidad médica cubana, el proceso de educación en valores éticos y bioéticos ha tenido un salto cualitativo evidente que distingue a la medicina cubana, en la cual la propia salud humana se erige como valor humano esencial y, a su vez, se convierte en una de las conquistas de la Revolución. Esto coloca a la universidad médica cubana revolucionaria, por sus resultados en formar médicos para Cuba y el mundo con alta preparación técnica y elevados valores humanos, en una posición privilegiada, pues apoya así al proyecto de integración regional para las Américas, manifiesta en la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) y más recientemente para la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC). 1

Según refiere Báxter,2 la categoría valor es el resultado de la experiencia individual y de su realización personal, que le da un sentido a la vida y propicia su calidad, así como también constituye una guía general de conducta, tanto para un individuo, un grupo o clase social o para la sociedad en su conjunto; criterios que comparten los autores de este artículo.

Para el presente estudio histórico, los autores tuvieron en cuenta la periodización asumida por Cánovas3 en el 2006, quien refirió que las etapas fundamentales por las que ha atravesado un proceso histórico son muy útiles en la investigación de los diferentes factores determinantes en los cambios que condicionan el paso de una etapa a otra. Lo anterior justifica por qué es necesario analizar también la situación médica en Cuba posterior al triunfo revolucionario de 1959 hasta hoy día (en el siglo XXI); asimismo, estos autores aseveran que resulta siempre un problema complejo la precisión de las etapas históricas de cualquier proceso, tanto por el enfoque que se le pueda dar como por los criterios que se han de tener en cuenta para dicha periodización.

En el caso de la nueva universidad cubana de ciencias médicas, se parte del análisis del estrecho vínculo del desarrollo de esta con el propio desarrollo de la Revolución del 1ro. de enero de 1959 y donde se enmarca a la educación en valores éticos y bioéticos dentro de este proceso al cual se encuentra lógicamente subordinada; sin embargo, esto no quiere decir que deje a un lado las peculiaridades que tiene como proceso sistémico y que permiten particularizar sus etapas históricas en el contexto general del proyecto social cubano.

Se hace imprescindible señalar que en el proceso formativo del profesional de la salud en Cuba existen 2 períodos: momentos "largos" (más de 50 años y cada uno con etapas) y momentos "cortos" (de 20 años como promedio):

  1. Período prerrevolucionario, anterior a 1959: 1726-1958.
    Etapas de la colonia española (1726-1899); de las intervenciones norteamericanas (1899-1902) y de la república mediatizada (1902-1958).
  2. Período revolucionario, a partir del 1ro de enero de 1959: 1959 hasta la actualidad (2011).
     −Etapas: de formación médica descentralizada (1962-1985); de consolidación de la formación médica (1986-1997) y de redimensionamiento de la formación médica
    (1998-2011 actual).

Teniendo en cuenta las consideraciones anteriores, se puede señalar que a lo largo de estos 52 años de revolución socialista son perfectamente identificables 3 etapas históricas o momentos tendenciales en el desarrollo del proceso de educación en valores en la nueva universidad médica cubana, las cuales han sido evaluadas en concordancia con el proceso evolutivo de la nueva educación médica superior cubana.

En el presente artículo se argumentan estos 3 momentos y las características fundamentales que permiten estudiar este proceso axiológico:

  1. Etapa de formación en valores desde la naciente concepción de la medicina socialista: 1962-1985.
  2. Etapa de formación en valores desde el enfoque comunitario de la medicina: 1986-1997.
  3. Etapa de formación en valores desde la educación en el trabajo: 1998 hasta la actualidad (2011).

 

DESARROLLO

Según expresa Delgado,4 la educación médica superior o universitaria tuvo poco desarrollo en Cuba por la falta de atención que le prestaron los gobiernos que se sucedieron durante la colonia española (1515-1899), las intervenciones norteamericanas (1899-1902 y 1906-1909) y la república mediatizada (1902-1958). Así, la carrera de medicina estaba limitada a una pequeña élite de los jóvenes de la alta y media sociedad, mas no cubría ni resolvía las necesidades que demandaba el país.

Antes de 1959 hubo pocas posibilidades en Cuba para la formación de profesionales universitarios en ciencias médicas, pues esto solo era posible en la capital del país y existía una escuela de medicina, una de estomatología -- el Instituto "Carlos Juan Finlay", creado en 1927--, así como 2 hospitales docentes, el "Calixto García" y "Nuestra Señora de las Mercedes", hoy Hospital "Comandante Manuel Fajardo"; asimismo, había ausencia total de elementos de ciencias básicas y la posibilidad real de terminar la carrera sin haber examinado a un enfermo directamente ni realizar un parto. La ética, a pesar de ser curricular, en este momento era el resultado de la lucha entre el sistema de valores imperantes y la acción de ciertos sectores progresistas en que hubo muchas personalidades médicas cubanas que brillaron en la Oficina Sanitaria Internacional.

En esta etapa prerrevolucionaria los valores del médico eran individualistas-elitistas, lo cual estaba en correspondencia con los valores ético-morales de su formación académica universitaria, que aludían fundamentalmente a ganancias económicas personales, o sea, alejado de la sensibilidad humana ante el dolor ajeno. En fin, la profesión médica era una mercancía y el paciente un cliente.

Por otra parte, en este artículo se afirma que los orígenes de la actual salud pública cubana datan del histórico alegato de autodefensa de Fidel "La historia me absolverá", donde quedó delineada la plataforma programática para la salud poblacional de la nueva Cuba revolucionaria. En este enfoque sociopolítico están también los orígenes de la nueva universidad cubana de ciencias médicas y con ella la educación en valores humanos esenciales, o sea, aquellos planteados por Columbié, que son universales y/o nacionales, porque desde edades tempranas del desarrollo de la personalidad son incorporados conscientemente para que en cualquier contexto social sean coherentes e indispensables para vivir con decoro y para mantener relaciones interpersonales adecuadas y flexibles (Columbié Reyes JL. Hacia una periodización del proceso de educación en valores en la Educación Médica Superior Cubana. Jornada Provincial de Medicina Interna, Santiago de Cuba; 2011).

Después del triunfo de la Revolución se acrecienta la lucha ideológica debido al cogobierno entre profesores y estudiantes de medicina. Posteriormente, entre 1960 y 1961 se produce un éxodo de 1 360 médicos hacia Estados Unidos, de un total de 6 406, como parte de una criminal política imperialista contra Cuba. Como solución definitiva a esta problemática, Fidel Castro planteó en 1962 la formación masiva de médicos en La Habana y en Santiago de Cuba, que fueran buenos como profesionales y como patriotas, lo cual coincidió con la reforma universitaria que también se puso en vigor en ese mismo año.5

Estos precedentes históricos permiten concatenar, a partir de 1962, el análisis histórico de la formación ética del médico en las universidades cubanas, bajo los indicadores siguientes:

  1. Influencia del contexto económico y sociopolítico, tanto nacional como internacional, en la formación ético-moral en el desarrollo de la educación, de la asistencia y de la colaboración médica.
  2. Enfoque metodológico de la formación ética en el proceso docente-educativo.

Todos estos indicadores tienen como denominador común --según el criterio pedagógico de Roca Goderich, médico que inició en 1962 la educación médica superior en Santiago de Cuba, segundo escenario para la formación de los galenos cubanos-- el enfoque humanista y formativo de la educación médica como criterio más generalizador (Roca Goderich JR. Instauración de la docencia médica en Santiago de Cuba (conferencia especial). Universidad de Ciencias Médicas de Santiago de Cuba: Editorial Chaguito; 2007).

  1. En correspondencia con estos indicadores, en el presente artículo se declaran 3 etapas o períodos históricos (criterio de periodización) en la evolución de las aspiraciones formativas con respecto a la educación en valores en la universidad médica revolucionaria, las cuales coinciden con el criterio de Horruitinier6 en cuanto a la aplicación de los diferentes planes de estudio que el MES ha puesto en práctica a partir de la Reforma Universitaria de 1962 1. Etapa I. Formación en valores desde la naciente concepción de la medicina socialista (1962-1985) que está subordinada a la etapa de formación médica descentralizada y se parte de la reforma universitaria a principios de 1962, inicio y necesidad de extender la formación de médicos a otras zonas del país fuera de la capital, para contrarrestar la merma de este personal que abandonó el país, alentado por el gobierno imperial norteamericano (1962 -1985): Plan A de estudio e inicio del B, donde la formación de valores ético-morales del médico se centraba en la oposición del carácter mercantilista de la medicina con la naciente concepción socialista de la medicina gratuita y asequible para toda la población.
  2. Etapa II. Formación en valores desde el enfoque comunitario de la medicina (1986-1997), la cual está subordinada a la etapa de consolidación de la formación médica, donde se introducen cambios cualitativos y aparece así una nueva especialización médica con un enfoque sociomédico, la Medicina General Integral (1986- 1999): Planes B y C, en que la formación axiológica del médico se centraba en el enfoque comunitario de la medicina.
  3. Etapa III. Formación en valores desde la educación en el trabajo (1998-2011 actual) la cual está subordinada a la etapa de redimensionamiento de la formación médica. Se crea la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM) y posteriormente el Policlínico Universitario con el que se inicia la municipalización de la carrera de medicina (1988 hasta nuestros días en 2011). Es este el plan D de estudio, donde la formación axiológica del médico se centra en la educación en el trabajo para el logro de habilidades y competencias profesionales desde su propia formación.

La reforma universitaria a partir del curso 1962-1963 y la instauración del servicio social rural, marcan un hito trascendental en la formación ética del médico. La docencia de la nueva etapa social incluía la enseñanza de la Ética Médica como asignatura independiente, la cual fue anexada luego a la disciplina Medicina Legal. En ambas subyace el ideal del médico revolucionario a formar, así como también se expresa y resume el proceso de educación en valores de la educación médica superior cubana.

  1. Con referencia al enfoque sociohumanista y formativo de cada período de la educación médica cubana revolucionaria, en esta investigación puede generalizarse lo siguiente: a) En la primera etapa el alcance es limitado, sin definición precisa y a expensas de acciones con carácter local y segmentario, sin dispensarización y muy precaria proyección internacional del incipiente y revolucionario sistema sanitario cubano. El sistema de valores que se trabaja incluye: la responsabilidad (cumplimiento consciente del compromiso contraído ante sí mismo, la familia, el colectivo estudiantil, la sociedad), la dignidad (respeto a la humanidad) y el patriotismo (lealtad a la historia).
  2. En la segunda se logra una dimensión nacional amplia con la generalización de la atención primaria de salud y con las actividades encaminadas a la prevención de enfermedades (en las comunidades) y a la promoción de la educación sanitaria (a escala internacional). El trabajo metodológico y formativo de la educación médica se define en consonancia con las nuevas aspiraciones sociales, así el sistema de valores que se trabaja incluye los de la etapa anterior más la solidaridad (compromiso con el bienestar de los otros) y la laboriosidad (máximo aprovechamiento de la actividad que se realiza).
  3. La tercera, sin precedentes históricos, se caracteriza por la diversificación internacional del enfoque sociohumanista, con carácter integrador predominantemente regional, y por la definición creciente de la labor metodológica que sustenta el nuevo enfoque del carácter social de la formación médica. El sistema de valores que se trabaja, además de los de las etapas anteriores, incluye también la justicia (respeto a la igualdad social).

Esta última revela, criterio que asumen los autores, el proceso histórico-evolutivo de una formación médica esencialmente humanista que irrevocablemente traspasa las fronteras nacionales y encuentra en la diversidad de los servicios de salud (incluidas la asistencia y la docencia médicas) un proyecto de alcance internacional.

Es importante señalar que el período especial marcó una ruptura dialéctica en la periodización del proceso de educación en valores universitarios éticos y bioéticos y el nuevo modelo pedagógico de las ciencias médicas, pues ambos, según se plantea en este artículo, implican un desarrollo en el proceso de educación en valores en la nueva universidad médica cubana.

Aunque en Cuba se venían formando médicos de muchos países del mundo en las mismas instituciones docentes creadas a los efectos por el gobierno revolucionario, la creación de la ELAM en 1999 marca un hito en la formación y colaboración docente en el campo de la salud. La creación de una institución docente para formar profesionales de la medicina de países tercermundistas, principalmente del continente americano, es un hecho sin precedentes en la historia cubana y universal. Esta escuela de nuevo tipo se ha expandido por varios países de la región. Al mismo tiempo, se funda la Facultad Caribeña de Medicina en Santiago de Cuba para estudiantes de Haití fundamentalmente y a partir del 2002 se incorporan crecientemente estudiantes de países africanos como Mali, Guinea Conacri, D'Jibouti, Sierra Leona, Tanzania y actualmente Jamaica, Guyana, Togo, Perú y Angola.

Como plantea García7 hoy día Cuba es una gran escuela, de manera que los autores la conciben como una gran universidad en la formación masiva gratuita de recursos humanos en salud para Cuba y el mundo, pues se estudian las carreras médicas en 21 facultades de medicina, 21 filiales médicas, 169 sedes municipales, 2 192 sedes universitarias, una escuela latinoamericana de medicina y 16 facultades del nuevo programa de formación de médicos latinoamericanos.

Cuba se encuentra entre los pocos países del mundo con una formación amplia y sistemática de profesionales sanitarios y actualmente más de 34 000 alumnos de 128 naciones están incorporados a la educación médica superior y de ellos 25 000 son del área del Caribe y de Latinoamérica, lo cual evidencia el respaldo a la proyección de integración regional manifiesta en la Alternativa Bolivariana para las Américas. En esta formación médica universitaria, el proceso educativo enfatiza tanto en la formación académica como en la humanista.7

Así, la contradicción fundamental en cuanto a la historicidad del objeto de estudio, encuentra su basamento en la misma contradicción ética general, como proceso gradual de coincidencia del interés personal y del interés social, en su más amplio significado. En dicha historicidad el valor responsabilidad está implícito, ya que en cada etapa de la formación ética en ciencias médicas los estudiantes han tenido que cumplir el compromiso contraído (como estudiante universitario) con la sociedad en cada etapa vivida.

Lo anteriormente señalado permite a los autores argumentar que el proceso de educación en valores en ciencias médicas resume la esencia de la Revolución, lo cual expone el exministro de salud en Cuba Dr. José Ramón Balaguer Cabrera cuando expresó que la salud pública en Cuba no es un simple servicio administrativo del gobierno, sino esencia de la ideología de la Revolución, contenidas en las ideas de Fidel.8 En este artículo científico se añade a la idea anterior que los valores humanos esenciales sirven de base para el modelo del profesional de la salud que se forma en las universidades médicas cubanas.

De ahí que Cuba ha tenido incuestionables logros y avances dentro del sistema de salud (en los niveles de salud de su población, en el desarrollo cientificotécnico de sus centrosasistenciales y docentes, así como en la formación del capital humano) que se ha ido construyendo, de manera que se ha hecho realidad lo declarado en el Alegato de Autodefensa del líder cubano Fidel Castro Ruz.

 

CONCLUSIONES

Después del triunfo revolucionario de 1959, la formación del médico cubano ha dejado de ser elitista e individualista para convertirse en humanista, colaboradora y estimuladora de valores humanos esenciales; asimismo, en el análisis histórico-tendencial del proceso de educación en valores éticos y bioéticos, se pueden determinar 3 etapas, a partir de la reforma universitaria. Por otra parte, en la periodización del proceso de educación en valores éticos y bioéticos en la nueva universidad cubana de ciencias médicas, el "período especial" marcó una ruptura dialéctica y el "nuevo modelo pedagógico de las ciencias médicas" la otra ruptura, pues ambos implican un desarrollo en el proceso de educación en valores. La creación de la ELAM marcó un hito en la formación y colaboración docentes en el campo de la salud, ya que constituye un hecho sin precedentes en la historia cubana y universal.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Ruiz Hernández JR. Cuba, revolución social y salud pública. La Habana: ECIMED; 2008.
  2. Báxter Pérez E. Educar en valores: tarea y reto de la sociedad. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 2007.
  3. Cánovas Fabelo L, Chávez Rodríguez J. Problemas contemporáneos de la pedagogía en América Latina. En: Compendio de Pedagogía. La Habana: Editorial Pueblo y Educación; 2002.
  4. Delgado García G. Historia de la enseñanza superior de la medicina en Cuba. Cuad Hist Salud Pública. 1990; 75.
  5. Garófalo Fernández N, Gómez García AM. La salud pública en la Revolución: cualidades y cronología 1959-2008. La Habana: ECIMED; 2009.
  6. Horruitinier Silva P. La universidad cubana: el modelo de formación. La Habana: Editorial Félix Varela; 2006.
  7. García Salabarría J. La lucha por el mantenimiento y desarrollo de los logros alcanzados (1990-2009). Cuad Hist Salud Pública. 2010;108.
  8. Palabras pronunciadas por el Dr. Juan Carrizo Estévez con motivo de la celebración del X Aniversario de la Escuela Latinoamericana de Medicina. EDUMECENTRO. 2009
    [citado 22 Abr 2012]; (3). Disponible en:http://www.edumecentro.sld.cu/pag/Vol1(3)/docucarrizo.html

 

 

Recibido: 22 de abril de 2013.
Aprobado: 20 de junio de 2013.

 

 

Juan L. Columbié Reyes. Universidad de Ciencias Médicas, avenida de las Américas, entre calles I y E, reparto Sueño, Santiago de Cuba, Cuba.
Correo electrónico:decanot@medired.scu.sld.cu